#DeCulto: Nikki Sixx y el auge del descontrol en "Girls, Girls Girls"


Mötley Crüe es un grupo que, hoy en día, es conocido por todos y es que con el filme "The Dirt" los excesos de la California son de conocimiento público. Sin embargo, años atrás no había un Netflix que te contara la historia.

De hecho, las historias se contaban en canciones y que mejor letrista para ello que el mismísimo Nikki Sixx. El bajista del conjunto es el principal letrista y una de sus puntos de mayor creatividad y mejor narrativa es el clásico "Girl, Girls, Girls".

El trabajo de 1987 es de primer nivel y, más allá de lograr posicionarse muy bien en los rankings musicales, logró ser la banda sonora del Sunset Strip, lugar que dio vida al movimiento Glam ochentero.

Y es que si comienzas a adentrarte en las letras que Sixx va entregando, comienzas a entender de donde viene ese "Wild Side". Los Angeles era un mundo alocado y los músicos lo vivían de esa forma, como una fiesta sin control. Una locura que los llevó a lo más alto y a lo más bajo.

Este LP dejó a un lado la seriedad que se logró a momentos con "Theatre of Pain" y se concentró mucho más en la noche y su vida. Así el disco recorre los clubs de striptease como es en "Girls, Girls, Girls".

Sin embargo no todo queda ahí, y es que la vida del conjunto era la de chicos malos, que estaban para vivir y protagonizar los excesos. "Bad Boys Boogie" y "Five Years Dead" dan cuenta de como se movían en este mundo, junto con el poco temor que tenían a la ilegalidad que había en las cosas que pasaban en la ciudad.

Los excesos siempre acompañaron al glam y obviamente a Mötley Crüe, pero como explican en "Dancing on Glass", la cosa ya supera cualquier ficción. Más adelante, Sixx sufrirá el punto culmine, previo a escribir "Kickstart My Heart", pero sorprende como inconscientemente él fue capaz de lograr tan precisa radiografía a este movimiento.

A tal punto llegó la imagen que tomó el bajista que canciones como "Nona" y "You're All I Need" muestran como esta vida los consume y los hizo ignorar cosas básicas. La primera dedicada ala muerte de su abuela y la segunda aludiendo a el amor enfermizo por los celos y las drogas.

Si bien para muchos "The Dirt" o los libros que los músicos han escrito son un buen análisis de como fue su vida, la mejor fotografía la lograron con este disco. Donde, de forma ingenua, escribieron de sus vivencias, sin saber que esta fiesta llegaría a su fin y que con ella llegaría su declive como banda.


Por Felipe Pino Guerrero

COMMENTS