#LiveReview Vuur + Delain: "Mujeres Contra todo Pronóstico"



Ni el frío ni la jornada dominical fueron impedimento de nada. Mucho menos el final de la aclamada serie Game of Thrones. Anneke, Charlotte y Caterina pudieron más que la dinastía Stark, reuniendo a miles de fans en el Teatro Cariola para un evento que tendría como principal atracción el segundo concierto del último proyecto musical de Annie. Vuur, tal cual el año pasado junto a Epica, volvió a jugar de local. 

7:30 casi en punto y Caterina Nix sube a escena junto a sus músicos. Un despliegue de metal bien duro para calentar motores y también el cuerpo. Es 19 de mayo pero el invierno ya está aquí. Tal cual lo proclaman los fans de Game of Thrones, el frío anoche se dejó sentir. Una máxima de 10°C a esa hora caló más que hondo, por lo que disfrutar del talento de la chilena al interior del recinto (que estaba más calientito que el consultorio de la pobla en invierno) vino más que de perillas.




Poco más de media hora de presentación fueron suficiente. Una precisa dosis de energía que caracteriza a la cantante, más el ímpetu y el desplante de los músicos que la acompañaron, bastaron para que la fanaticada se mostrara más que gratamente sorprendida. La chilena logró tocar ante un buen marco de público, lo que contributyó de cierta forma a la calidez del espectáculo.


El turno siguiente sería para la primera banda holandesa de la noche. Delain y su carismática frontwoman Charlotte Wessels salieron a escena con todo. "Go Away", "Sukerpunch", "The Glory and The Scum" y "Get the Devil Out of Me". Poderoso inicio con cuatro temas casi de corrido, previo a que la cantante interactuara unos minutos con el público. 





Los asistentes tuvieron una cálida recepción con la banda, incluso en quienes se notaba no iban principalmente por Delain. Las caras de asombro y goce al incio de la presentación fueron parte de la tónica. "Hans of Gold" y "Sing to me" fueron dos de los temas que tuvieron buena recepción. En general los primeros 40 minutos de show fueron planos. No para mal necesariamente, sino que no hubo puntos más altos que otros. 




El set estuvo compuesto por un repaso entero a toda su discografía. Esta vez no había promoción alguna de alguna placa, por lo que la banda se dio el lujo de repasar lo mejor de lo mejor. Eso colaboró en que el show mantuviese una sola línea; la del éxito. Luego con "Pristine", Mother Machine" y "We are the Others" la cosa cambió. La algarabía fue de menos a más y la presentación entró en su climax. Sobre los músicos nada que criticar. Martijn Westerholt es un tipo serio y se nota. Se nota en la calidad de los músicos que forman parte de su proyecto. No tan solo en Charlotte, sino que también en los guitarras Timo Somers y Meret Bechtold, el bajista Otto Schimmelpennick y Joey de Boer en los tarros. 

Ya para el final los europeos dejaron dos de sus sandías caladas. "Hunter's Moon" y "The Gathering" dejaron al público más que prendido y también agradecido. Luego de recibir banderas chilenas y aplausos de parte de todo el respetable, el asunto se cimentaba para un nuevo show de Anneke, quien a estas alturas forma parte del elenco de músicos extranjeros que ya parece que fueran tan chilenos como nosotros. 

Cerca de las 22:00 horas tras el breve receso luego del show de Delain, sería el turno de Vuur. Este último nuevo proyecto de Anneke Van Giersbergen que hasta el momento cuenta con un trabajo de estudio, pero con hartas giras y presentaciones en su haber.  



Casi calcado al show del año pasado, "Time" fue el tema escogido para dar inicio al show. Un corte que deja relucir todo el prog que la banda tiene para entregar, además del poderío y energía que este transmite. Luego con "On Most Surfaces" (cover a The Gathering) y "My Champion", Annie y los suyos culminaron la primera parte del show sin sorpresas en cuanto al set. 

Luego sería el turno para "Days go By" y "The Martyr and the Saint". Pese a la buena recepción del público y la calidez a la que la holandesa nos tiene acostumbrados fueron parte de la tónica del show, no hubo tanta variación en cuanto a la presentación de Vuur el 3 de marzo del año pasado en el Caupolicán. Tampoco variaron los covers. Eso deja sensación de gusto a poco, y las críticas se hacen más fuertes ya que existe un precedente de un show de iguales características que incluso pudo o no estar mejor. Eso ya queda a criterio personal. Según quien les escribe, este fue más intenso, pero menos sorpresivo. 



Para el cierre: lo mismo. "Sail Away"  y la canción dedicada a nuestra capital, los "I love you" de los fans hacia Annie, y las retribuciones de esta hacia el público. Las muestras de cariño siempre se hacen presente en los shows de Anneke venga con quien venga. Pero insisto, si Vuur no saca un trabajo pronto, y vuelven con este mismo show al país, será complejo llenar un recinto como el Teatro Cariola. 



De lo más grato y que siempre pega "Strange Machines" (clásico de The Gathering) y "Fallout", corte de Anneke junto a Devin Townsend. Lo demás fue más de lo mismo. Insisto en que "lo mismo" no significa "malo", ni "aburrido". Para nada. Vuur es dueño de una calidad y puesta en escena envidiables. Eso les da autoridad para hacer y deshacer y logran jactarse de ello. Sin embargo, lo que uno espera son casi siempre cosas nuevas, por lo que, ojala, el fuego de los holandeses no deje de arder tan pronto como ha ocurrido con tantos otros potenciales proyectos. 

Puedes ver la galería completa aquí.



Fotos por: Diego Pino
Escrito por: Bastián Gómez



COMMENTS