#DeCulto - El Kalevala: Amorphis y la epopeya de los mil lagos fineses


Finlandia es un país situado al noreste de Europa. Con una población de 5,5 millones de habitantes en un área de 338 145 km², es el sexto país más extenso del continente y, a la vez, el que presenta menos densidad de población en toda la Unión Europea. Hasta 1809, formó parte del imperio sueco y recién en 1917 obtuvo su independencia como República. Su lengua materna es el finés, una de las pocas sin ascendencia indoeuropea, al menos dentro de la UE. 

  En el plano musical, el Rock local empezó a trascender fuera de sus fronteras de la mano de Hanoi Rocks, nombre puntal en el Hard Rock de los '80 (su cantante Michael Monroe llegó a colaborar con Guns N' Roses, y su baterista Razzle falleció en un trágico accidente de tránsito que involucró a Vince Neil de Mötley Crüe). Pero no sería hasta la década siguiente cuando el Metal estallaría como fenómeno local y global, exportando nombres de la talla de Stratovarius, Children Of Bodom, Nightwish, Wintersun y Finntroll, por nombrar solo unos cuantos ejemplos de toda una legión que se expandí por todo el orbe. 

Entre esos nombres destaca uno muy en particular. Amorphis, desde sus inicios, ha resaltado por su singular propuesta, donde el Death Metal y el Doom convergen en una fórmula repleta de psicodelia y experimentación, complementado con una orientación netamente conceptual. A través de toda su discografía podemos apreciar la vigencia de un estilo marcado por la evolución, el rescate de las raíces y una variedad sonora que poco y nada merma su identidad. Pero por sobretodo, al guitarrista y fundador Esa Holopainen le interesaba, desde los inicios de su carrera, explorar los secretos del la epopeya nacional de su país: el Kalevala, un emblema cultural de Finlandia -y el norte de Europa- hasta hoy. 




El Kalevala debe ser, por lejos, la epopeya literaria más importante de Finlandia, como lo son La Ilíada (Grecia) y el Cantar del Mio Cid (España). Su trascendencia abarca todos los aspectos sociales, incluyendo el arte y la política, puesto que su contenido permite comprender y asimilar un pasado nebuloso y fascinante. Es en la madrugada de los tiempos donde podemos encontrar el óvulo de la identidad colectiva de todo un país. Una Finlandia precristiana, donde conviven seres fantásticos de todo tipo y tanto la naturaleza como la magia lidian de igual a igual. Desde héroes como el bardo y mago Väunämöinen, hasta anti-héroes como Kullervo, ambos poseedores de un destino regido por la voluntad de los dioses y con la misma naturaleza encarnada como un personaje de vital de importancia.



   Exactamente, el Kalevala es una compilación de relatos folclóricos, originalmente cantados y recolectados por el médico rural y lingüista Elias Lönnrot (1802-1884). La primera edición de la que se tiene conocimiento, fue publicada el 28 de Febrero de 1835 y consiste en una colección de 12 cantos, titulada como "Kalevala o viejos poemas de Karelia sobre los tiempos remotos del pueblo finlandés". Por ende, cada 28 de Febrero se conmemora El Día del Kalevala, debido al hito cultural que significa para el pueblo finés hasta hoy, el día del "invierno negro".




  Para llevar a cabo tamaña empresa, Elias Lönnrot plasmó en el papel lo aprendido de sus viajes por Finlandia y Karelia, este último un lugar de vital importancia para entender las raíces del Karevala en su forma más pura. En 1849, una segunda edición ve la luz y le da a Lönnrot la consagración definitiva como referente máximo de las letras locales y fundador de la cátedra de Lengua y Literatura de la Universidad de Helsinki. Todo fruto del amor que el antiguo médico rural sentía por la lengua de sus ancestros en su esencia, logrando construir una epopeya que bebía del folklore finés en cada rincón.



  Los cantos conforman la materia prima del Kalevala. Un modo de canto que surgió entre los siglos X y V A.C., sin estrofa ni rima a la usanza convencional. Una poesía popular que se remonta al comienzo de la humanidad y la cultura universal e interpretada por un líder espiritual que emprende un viaje de iniciación hacia el corazón de las tierras ancestrales. Un viaje a través de los mares y los parajes más remotos de la tierra, implicando en la fusión mental con los héroes de sus relatos y encarnando las misma vivencias y desventuras. El encanto producto de esta experiencia colorea con su magia la vida cotidiana, y acontecimientos como una fiesta, un banquete de cacería o un matrimonio se impregnan del poder proferido por la poesía ritual. Será hasta la Reforma cristiana de Martín Lutero en el siglo XVI, cuando esta tradición perdure.


  En el Kalevala -palabra que significa "Tierra de Héroes"- se enlazan la poesía, el mito y la leyenda, todo en un mundo poblado por héroes con rasgos humanos. Incluso bajo el alero de los poderes divinos, es común encontrarse con personajes que, pese a su condición de elegidos, son propensos a las extravagancias y vicisitudes propias de la humanidad como tal. Bien podemos notarlo en el protagonista Väinämöinen, un anciano mago y cantor de runas a quién se le atribuye la invención del kantele -el instrumento nacional de Finlandia-, y considerado como el más sabio de los mortales. Sin embargo, sus desventuras amorosas y la eterna rivalidad con Joukahainen determinan la construcción de un personaje complejo y fascinante a la vez.

  

 Lemminkainen es otro de los protagonistas, con la venganza como su motor de impulso. Pese a su notable atractivo, debe lidiar con la infidelidad de una esposa que lo rechaza desde un principio y, con la Doncella de Pohjola en su corazón, se somete a los mandatos de la madre de ésta, cumpliendo todas las tareas encargadas. Pero un antiguo rival le quita la vida, justo ad portas de matar al cisne que nada en el Río de la Muerte. Su madre recoge los restos de su desgraciado hijo y lo resucita mediante bálsamos mágicos, pero tras enterarse de que la Doncella de Pohjola contrajo matrimonio con otro héroe, Lemminkainen inicia un ciclo de venganzas que culmina cuando une fuerzas con Väunämoinen para apropiarse del Sampo, el legendario molino que produce grano, sal y oro.



  Un lugar a destacar dentro de la epopeya finesa es Tuonela, el reino de los muertos. La tierra a la cual viaja Väinämöinen para obtener un conocimiento real de la muerte, no sin pasar por una serie de peripecias que culminarán en la capacidad de nuestro héroe para maldecir a quienes intenten, en vida, penetrar en los dominios de la parca. Las similitudes que guarda con el purgatorio de la mitología cristiana y el inframundo de la griega son evidentes: de alguna forma, Tuonela es una de las interpretaciones oficiales del descanso de los muertos antes del Juicio Final.

   El autoexilio de Väinämöinen en sus últimos días y la llegada simbólica del cristianismo marcan el final de una saga que, pese a su origen pagano, se erige hasta nuestros días como el máximo patrimonio cultural de un país que revela sus infinitos secretos al mundo sin corromper su esencia. Y en la mente de Esa Holopainen, los misterios de los mil lagos se preservan con la brisa propia de un género musical que se expande más allá de lo imaginable.

Recuerda que Amorphis se presenta en nuestro país este Jueves 18 de Abril, en el club Blondie de la capital. ¡Puedes adquirir tus tickets acá!




Escrito por: Claudio Miranda

COMMENTS