#DeCulto: "We're Not Gonna Take It" el canto a la rebeldía de Dee Snider


Es inevitable pasar por la música de los 80's y no encontrar a Twisted Sister, este grupo de inadaptados vestidos de la forma más extravagante posible y que te hacían rockear con sus canciones.

Una de las bandas claves en la historia del rock y que dejan en su haber un gran legado musical con "Burn In Hell", "Under The Blade", I Wanna Rock", "The Price" o "The Kids Are Back".

Tantas canciones son las que ha dejado el conjunto liderado por Dee Snider, pero hay una canción que dejó una huella tan grande, que hasta el día de hoy es polémica. "We're Not Gonna Take". Una sencillo único y conocidos por todos como "huevos con aceite", pero más allá de la humorada, es una pista que se volvió más que una simple canción.

"We're Not Gonna Take It" forma parte del tercer disco de la banda, Stay Hungry, publicado en 1984 y llegando a gran parte de las listas mundiales, no en el primer lugar, pero dejando en alto el nombre de la banda.  Dicha canción fue el primer single de este trabajo, con una letra escrita a puño por Snider que habla sobre la rebeldía y el luchar por lo que uno cree.

Un mensaje positivo, y que a veces, mucha falta hace ante una sociedad que se vuelve más distante con la tecnología. El frontman, logró crear un himno que permitía a todos creer en algo, darles un coro que gritar en la ocasión que ellos creyeran justa y necesaria. Un sencillo que celebraba un acto tan simple como negarse a algo, porque no crees en ello.

Esa simpleza y pureza en la letra de Twisted Sister, fue el dolor de cabeza más grande para la extinta PMRC en los 80's, quienes buscaron censurar la canción incluyéndola en los filthy fifteen por su temática "violenta".

Si bien la acusación era absurda, y se fundamento principalmente en el reclamo de la esposa del presidente Al Gore, fue la representación de una población más conservadora que quería conservar el status quo cueste lo que cueste. 

Siempre leal a su estilo, Snider lucho por lo que creía justo, y como dice su canción no acepto la censura que buscaban imponerle. 

Snider se volvió el superhéroe que el rock necesitaba en la trinchera política, cosa que fue defendida por él. Y el single tomó más fuerza que nunca, volviéndose el himno de todo rockero para oponerse a lo que la sociedad busca imponerle. 

Si bien lo acusaron de violento, el acto de defender un derecho legítimo no es algo de temer, la censura que busca silenciar las voces de otros es lo realmente violento y Snider alzó la voz cuando debió hacerlo. No permitió que sele callara, sino que con palabras y música, defendió lo que creía correcto, por el derecho de todos de no aceptar las reglas que otros quisieron aceptar por su cuenta.

"We're Not Gonna Take It" sigue siendo un himno hasta el día de hoy y Twisted Sister no sería lo mismo sin esta canción o "I Wanna Rock". Canciones que son tan nuestras, como de ellos, que están en todos lados, como sus cameos en la serie animada de Bob Esponja.

Si bien el lema del single lo conocemos, Dee con los años no ha cambiado su perecer, y un ejemplo de ello son Obama y Trump

Ambos mandatarios de los Estados Unidos han usado de una forma u otra la canción de Twisted Sister ¿De se opuso a alguno? No. El motivo, pues cada candidato está buscando ser un rebelde e ir en contra del sistema de su época. Pueden ser distinto, pero la actitud sigue siendo la misma bajo esas letras que Snider escribió allá en 1984.

Por Felipe Pino Guerrero



Recuerda que Dee Snider estará en Chile presentándose junto a Exxocet este 24 de marzo en el Club Blondie desde las 20:00hrs. Las entradas ya están disponibles a través del sistema Eventrid.


Precios:
$33.000 Preventa 2
$35.000 General


COMMENTS