#LiveReview - Austral y NSD - "Corazón ancestral latente"



Ambiente extraño. No hay mucho qué decir sobre la ambientación: una SCD muy profesional, butacas de primer nivel tan cómodas como las de un cine, y un público que no solía tener el fervor de un show de metal. No hubo mosh, no hubo saltos, ni tampoco muchos gritos. Sin embargo, algo hubo. Hubo química. Una química rica en conocimiento y sabiduría ancestral por parte de dos bandas que hoy marcan pauta: NSD y Austral, una que acaba de causar fervor en todo el país con su nuevo single "Mawiza ñi Piwke" y otra que se aprontaba a lanzar y mostrar parte de su nuevo trabajo.

Cerca de las 21 horas sería el turno de NSD. Nunca Seremos Dichosos llegaba a esta jornada con el cartel de la banda chilena del momento. No es exagerado decirlo. Los medios especializados y los que no, hablan de NSD. Y es que hace un par de semanas, tras el lanzamiento del mencionado corte compuesto en lengua Mapuche, los músicos pegaron fuerte.



Sin una gran variación en cuanto a lo que mostraron en el último ciclo ancestral, Awka iniciaba la tertulia invitando a los asistentes a disfrutar "Las Venas Abiertas". En el bajo, el desplante de Zigurat siempre es de otro nivel. Cabe hacer la mención honrosa hacia el encargado de las cuatro cuerdas, ya que es un tipo que posee un  desplante único, sin opacar nunca el trabajo en conjunto de la banda.




"Eternidad" y "Revolución" también fueron parte de este set. Pese a no ser un ambiente del todo familiar para el público del metal, la agrupación no escatimó en nada y salió a demoler todo a su paso como en cada una de sus presentaciones. Los músicos incluso se dan el tiempo de llamar a sus antepasados, en quienes, según palabras del mismo Awka, ellos creen fervientemente, lo que le da un tinte aún más especial a la velada.




Contundente. Preciso. Quizás algo corto, pero satisfactorio para quienes presenciaron el show. Turno de "Mawiza Ñi Piwke", el actual regalón del metal chileno del cual hasta en 24 horas se ha hablado. Recepción más que cálida para un corte que, al parecer, vino a marcar un antes y un después en la forma en cómo se compone metal en Chile. Bandas con mensajes potentes, hay muchas. Bandas con mensajes claros, directos y que además palpan y sienten su discurso como propio, no se ven todos los días. Hay que destacar, por sobre todas las cosas, la consecuencia de los músicos y su fiato como agrupación sobre el escenario. Incluso junto a un nuevo integrante, quien pareciera que siempre hubiera formado parte de.



Cerca de las 22 horas se vendría el turno de Austral, banda que, al igual que NSD, rescata toda la tradición indígena ancestral. Con Nico Araya al frente, los músicos se pueden jactar de tener un frontman de primer nivel y un cuarteto de músicos que lo acompañan cada uno con su característica versatilidad, mezclando un conjunto de instrumentos poco comunes en lo que al metal respecta. Aún así, siguen siendo metal; siguen sonando potentes, frontales y contestatarios, porque mal que mal, Austral es una banda que rompe los esquemas tradicionales y las imposiciones casi religiosas de quienes ven al metal como una secta.



Con cortes como "Cacería" y "Newen" el quinteto se echó al público al bolsillo. El ambiente se volvió especial tras las muestras gráficas en una pantalla gigante que convirtió al recinto completo en una especie de ritual. Momento preciso para  dar a conocer en vivo "Tierra Prometida", nuevo track de la banda y que, tal cual "Mawiza ñi Piwke" debería estar pronto marcando pauta en los medios. 



La jornada contó con un par de detalles técnicos. Sin embargo, el ambiente ameno no daba para molestias. Todo lo contrario: el show íntimo y distinto, convirtió la fecha en una presentación llena de emociones y una espiritualidad viva. Espiritualidad de la que hoy tanto NSD como Austral, se están haciendo cargo con total responsabilidad. 



Escrito por: Bastián Gómez
Fotos por: Antonia Cárdenas



COMMENTS