#LiveReview: Spider Inferno Fest - “...y valió la pena la espera”


Con motivo del Spider Inferno Fest y su Final Ceremony, que viene a coronar un año redondo y lleno de Blasfemia, en Resistance volvimos a ir a la ya icónica Blondie para ser partícipes de este triple debut. Ésta vez le tocaba el turno a las bestias del Death Metal sueco, Unleashed, que vino a saldar cuentas pendientes y a arrasar por completo el recinto para cerrar el año por fuera, de la mejor manera.

La jornada se abre con los locales Soulburner que en unos 20 minutos repasaron su discografía tocando su Death Metal con tintes melódicos ante la escasa gente que había llegado aún, cosa que no mermó el ánimo de los penquistas que nos lanzaron temazos como “The Fear Illusion”, “Morbid Perversions” o “Seals of Inquity” pusieron a cabecear a los pocos presentes que se empezaban a instalar al frente.


Despondent Chants a pesar de tener un tiempo on stage similar al de los nacionales, pareció más acotado principalmente al tener temas más largos por lo que los tres que tocaron dejaron con gusto a poco a quienes se entusiasmaron con los peruanos, a pesar de tener ya bastante más público que los locales, seguía siendo un porcentaje muy menor, sin embargo “Atonement” y “Forgotten Roses on my Grave” dejó un profundo impacto en los que atentos seguían el ritmo letárgico y pesaroso del Doom de los peruanos, quienes se despiden muy agradecidos de la audiencia.


Abysmal Dawn partió mal, “Inanimate” iniciaba su presentación y empezaron con una pifia de entrada, miradas de dudas por parte de la banda y del público tratando de entender qué pasaba, la cosa se repite al terminar el puente de la canción aumentando más las dudas en los presentes, pasado el impás la banda no dejó de machacar cabezas entre los asistentes que ya empezaban a hacer más bultoso el centro del recinto, temas como “Perfecting Slavery”, “Human Obsolescence” y “Grotesque Modern Art” que fueron tocados ya sin mayor problema y cabeceadaos (e incluso coreados) por un público ya más participativo.


Carach Angren ya tenían bastante más gente a sus pies y un fanaticada bastante más pronunciada y se instalan rápidamente. Se sitúa el teclado de Ardek y un misterioso maniquí cubierto por una túnica, en la oscuridad, Ardek hace sonar un ruido pesado que acompañó toda la presentación, una especie música de tensión de película de terror que estuvo de fondo durante toda su presentación. “Charly” abre su set y Seregor se toma el escenario por asalto, atrás quedaron los días donde tocaba guitarra y hacía ademanes como podía sin descuidar su labor en tan acotada banda, pero ahora tenían a un calvo guitarrista por lo que podía expresarse como quería y vaya que lo hizo. “general Nightmare” y “Spectral Infantry Battalions” nos deleitaron con el Black Metal épico y majestuoso de los neerlandeses ,pero que también tenía secciones muy grooveras, que hicieron cabecear ya mucho más enérgicamente a los asistentes. “In de Naam van de Duivel” presentó una falla en el micrófono que mantuvo al vocalista mirando a todos lados mientras parecía  cantando enmudecido hasta que en un momento grita AAAAAAAH fuera de todo contexto para ver si el micrófono estaba listo, y vaya que lo estaba. Para “Blood Queen” Seregor nos pregunta si estábamos listos para la sangre y el sexo, y de respuesta recibió un grito al unísono que el frontman tomó de forma positiva, por lo que se dirigió a quitar la túnica que cubría la silueta femenina en el escenario y revelar un maniquí bastante maltratado, con cortes y la cara pintada, que procedió a degollar con un cuchillo de un tamaño respetable mientras salpicaba un montón de sangre al piso, todo esto cuidadosamente sincronizado con el audio de fondo para darle un toque más dramático a una interpretación maníaca, blandiendo el cuchillo vigorosamente mientras cantaba para el deleite de la audiencia. Inmediatamente después el frontman se retira para volver con una corona para interpretar “pitch Black Box”. Ya en la recta final “The Funeral Dirge of a Violinist” vuelve a convulsionar a la gente que ya se había entregado completamente. para terminar Seregor nos dice ‘Santiago, you’re fucking amazing’ y nos despide con “Bloodstain on the Captain’s Log”

Lo de Carach Angren fue notable, cumplieron con las expectativas con creces, sin embargo la deuda de Unleashed con Chile era histórica y eso se sentía en el ambiente, la gente rápidamente se empezaba a posicionarse y a ocupar espaciosamente el recinto. ya cuando llegan Johnny Hedlund y compañía y el cuarteto se comienza a posicionar la presión (en el buen sentido) podía sentirse y sin palabra alguna “Blood of Lies” abre el set de los suecos seguida inmediatamente por “Dead Forever” y la de su último álbum del presente año “Lead Us Into War” donde el solo de Fredrik Folkare se escucha fuerte y claro, tocado con precisión. “Black Horizon” y “The Long Ships Are Coming” nos dan el aviso que sería ésto sería un popurrí de canciones de todas las épocas de la banda, como si fuera poco “They Came to Die” prende aún más a una audiencia posesa ante el ritmo frenético de los suecos donde se puede ver un considerable mosh en el que incluso había gente a guata pelá blandiendo sus poleras, en la expresión máxima de la vieja escuela del Death Metal que estábamos presenciando. ya más suelto Johnny se da el tiempo para agradecer a la audiencia, nos habla de la experiencia de estar por primera vez acá en Chile, nos presenta a la banda, que lleva más de 20 años intacta y dar pie a “Stand Your Ground”, seguida de “Hammer Batallion Unleashed” donde la gente vuelve a armar un mosh de proporciones a la vez que coreó con fuerza el estribillo, tanto así que al finalizar Jhonny nos dice “you are Unleashed” en un juego de palabras que pierde toda la gracia si se traduce.

“The Dark One” y “I Have Sworn Allegiance” nos confirman que éste es un show que repasa toda su extensa discografía, en éste último incluso se alargan un poco śolo para hacer participar al público. el tema que titula el último álbum junto a “Into Glory Ride” donde nuevamente el mosh toma un tamaño considerable, Johnny se retira un momento para volver con un cacho de cerveza que bebe luego de un breve brindis y le arroja el resto a los presentes más adelantados. luego de ese momento solemne… nos vuelven a hacer cabecear, cantar y gritar con el himno, no solo de la banda sino que de todo el subgénero con “Death Metal Victory” que también fue alargada para hacer participar a un público que estaba demasiado participativo. Lamentablemente todo lo bueno, tiene un final, y luego de las infaltables promesas de volver “Before the Creation” cierra un espectáculo impecable.

Pese a lo sólido y variado del cartel, era muy notorio que el grueso de la gente iba a ver solamente a Unleashed, para saldar esa deuda pendiente de los vikingos con su público chileno, guardando las proporciones tanto del recinto como del volumen de gente, hace mucho tiempo que no veía tanta gente vistiendo la polera de la banda que iba a ver, y es que donde mirara veía por lo menos una polera de Unleashed, eso nos podía decir algo. Sin desmerecer en lo más mínimo a Carach Angren ni al resto de bandas de soporte que hicieron un sólido trabajo sobre el escenario, la noche del viernes fue una noche vikinga, donde el Death Metal fue el victorioso indiscutido y quienes estuvimos ahí pudimos sacarnos esa espina y decir tranquilamente que valió la pena la espera.


Escrito por: Pablo Madrid
Fotos por: Antonia Bisso

COMMENTS

BLOGGER: 1
Loading...