#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#Especial: Among The Living...Anthrax en su mejor forma


Ya nos encontramos a menos de una semana de nueva visita de Anthrax a tierras chilenas, precisamente la banda se presentará el 12 de noviembre en el Teatro Caupolican junto a Assasin y Forahneo (más detalles al final de la nota), es por ello que en el especial de hoy destacamos un clásico inmortal, hablamos de "Among The Living"

Hace tres décadas, a mediados de los años '80, un movimiento musical de origen subterráneo tomaba los mejores elementos de la artillería pesada del Heavy Metal -Judas Priest, Iron Maiden, Motörhead- para combinarlos con la velocidad desbocada -y la actitud callejera, sobretodo- del Hardcore-Punk, marcando la reinvención de un género que no tardaría en tomar tintes revolucionarios. Con Metallica y Slayer al frente de esta nueva oleada de bandas, el Metal daba un paso hacia adelante a nivel de velocidad, volumen, letras y, sobretodo, actitud escénica. A diferencia de la postura prefabricada con que Mötley Crüe, Ratt, Bon Jovi y Poison lograban posicionarse como estrellas exitosas gracias a la plataforma proporcionada por medios como MTV, el aspecto intimidante de bandas como Metallica, Slayer, Exodus, Nuclear Assault, Dark Angel Kreator y Testament. Jóvenes malcarados, borrachos y malhumorados. Pantalones con rodillas peladas, zapatillas y camisetas roñosas. Es cuestión de ver las imágenes de Metallica en la contraportada del angular Kill 'Em All, donde la mirada desafiante y pendenciera de cada uno de sus integrantes dejaba en claro que esta especie de Heavy Metal renovado tenía como objetivo arrasar con todo y con todos.


Desde New York, surgiría la banda que marcaría una excepción a la regla dentro del género. Para el joven guitarrista Scott Ian, fan acérrimo de Kiss y a quien los primeros dos discos de Iron Maiden los deslumbraron de entrada, Anthrax de alguna manera debía marcar la diferencia respecto a lo que ocurría en su entorno. Si bien la banda, desde un inicio, compartía con los de Los Angeles el objetivo/deseo de devastar todo a su paso, el distintivo a nivel de imagen y sonido se haría sentir tras el debut con Fistful Of Metal. La llegada del cantante Joey Belladona -en reemplazo del saliente Neil Turbin-, marcaría un hito a nivel de sonido y Spreading The Disease (1985) se encargaría de reflejar una propuesta que priorizaba las melodías certeras y el groove de corte más 'bailable' por sobre la crudeza incendiaria con que sus colegas se hacían un nombre en la escena. Pero los neoyorkinos, todos músicos autodidactas y dotados de una versatilidad que les permitiría abrir caminos años más tarde, no tardaron en forjar definitivamente lo que sería su marca registrada, ya sea para gusto o disgusto de los seguidores de un género que, a diferencia de sus enemigos del glam, sí se tomaba en serio el asunto del Metal, no como una forma de hacer dinero, sino más bien una vía de expresión con la cual podías gritarlo y patearlo todo.

Editado en 1987, Among The Living develaba un universo creativo que intercalaba crítica social, referencias a personajes de comics, humor negro y sentidos homenajes a leyendas de culto contemporáneas cuyas vidas sucumbían de manera trágica. La producción a cargo del prestigioso ingeniero Eddie Kramer -reconocido por su trabajo con Jimi Hendrix a fines de los '60 y, más tarde, hombre clave en el éxito obtenido por Kiss durante la década siguiente- le otorgó a la joven banda neoyorkina una identidad que, pese a asomar con fuerza irrefrenable en el álbum del '85, encontraría en su tercera placa la consolidación. Guitarras filosas y, a la vez, retorcidas como la mente de un asesino desquiciado, todo aquello reflejado en el soberbio trabajo desempeñado por el propio Scott Ian y el pequeño Dan Spitz, un guitarrista cuya baja estatura era inversamente proporcional a sus prodigiosa maestría en las seis cuerdas. Una base rítmica que hace y deshace a gusto sin decaer la intensidad de su groove un solo ápice. Y lo que hace Joey Belladonna en el álbum, simplemente te deja sin habla. Un cantante cuyo fanatismo por bandas como Journey, pese a los prejuicios comunes del género, le valió una importancia desequilibrante en el andamiaje sónico de una agrupación que, al menos sobre el escenario, encarnaba ese sentimiento de fiesta -Scott Ian y su fanatismo por Kiss, era que no- con que el Thrash Metal dejaba de lado los dogmas y podía ser algo mucho más que caras enojadas y agresividad 'mala leche'.


  El inicio oscuro y peligroso del corte que titula la placa se siente intimidante, pendenciero, con ganas de meternos en problemas y buscar camorra con quien se pare en el camino. Y casi cerca del minuto y medio, la velocidad y la agresividad aumentan. Charlie Benante y su doble pedal provocando un movimiento telúrico, al borde del cataclismo, mientras Frank Bello no solo lo secunda en la base rítmica, sino además refuerza el peso con que los neoyorkinos salen a matar o morir. "Follow me or die", no hay más opciones. La letra encarnando el sentimiento de infección con proporciones apocalípticas, más aún inspiradas en la novela The Stand, del eminente Stephen King...¿Qué más Anthrax que tamaña influencia a nivel de letras? Por cierto, el coro hacia el final, inevitable levantar el puño y bramar con furia, como un grito de guerra.

  La siguiente "Caught In A Mosh", debe ser, por lejos, EL reflejo de lo que significa Anthrax en vivo y en estudio. Sí, por igual, un llamado al mosh, estés solo o acompañado. Tienes que ser muy amargado y grave como para no reaccionar ante tamaña muestra de velocidad, melodía y sentimiento al borde de la infección. Para quienes no entienden lo que provoca la música, quedar atrapados en un mosh debe ser una pesadilla, algo molesto. A la gente seria y grave le horroriza tamaño ritual, incluso dentro del mismo género. Pero para quienes saben que el mosh es sinónimo de diversión metalera y, al mismo tiempo, un desafío al status quo, es un momento irrepetible y obligatorio en cada concierto de Anthrax.


  Dijimos que en Among The Living, las referencias al mundo del comic estaban presentes y un corte como "I Am The Law" simboliza ese espíritu adolescente que pocas veces es tomado tan en serio come en realidad debiese ser. El corte inspirado en el famoso comic "Judge Dredd" -personaje a quien Stallone terminara destrozando con su actuación en la película del mismo nombre, estrenada durante mediados de los '90-, ha permanecido de manera estable en los set en vivo y no es para menos. Desde el riff inicial que te prepara para la dura realidad hasta ese groove acechante del cual es imposible escapar por muy lejos que corras. Recuerdo haber escuchado a un amigo hace muchos años  decir que no le gustaba Anthrax -refiriéndose especialmente a este disco- por ser una banda "pa'l carrete".  Yo al menos no pondría  "I Am The Law" para amenizar alguna fiesta en casa, pero sí recuerdo las veces que puse el cassette en mi walkman y al llegar al track mencionado me creía invencible, nada más placentero que pararte frente a los demás con esa rudeza que solo el mejor Metal del mundo te puede dar de manera siempre honesta y natural. Eran tiempos de adolescencia, pero también se puede aplicar en la vida adulta. ¿Quién dijo que esto del Metal es solo una "etapa"? Ni hablar del coro, plantarte frente a tu enemigo y decirle a la cara "YO SOY LA LEY!". Parece cliché, pero decirle eso en la cara a alguno de nuestros "amigos" de verde...simplemente épico. Agresividad e inteligencia, la actitud del Metal.

  La referencia al legendario actor y comediante John Belushi -muerto por sobredosis en 1982- se hace presente en "Efilnikufesin (N.F.L)", uno de los mejores ejemplos de cómo, además de diversión, locura y agresividad, se podía respirar esa sensación de dramatismo con inyección de adrenalina con que Anthrax pasó a ser sinónimo de Speed Metal hasta la médula. Guitarras retorcidas, un Joey Belladonna que nos relata una historia de éxito y excesos, siempre dejando en claro que el homenajeado, pese a su trágica partida, está todavía con nosotros, pues mirarlo actuar era divertido, como reza la letra. Terminando el lado A del vinilo/cassette, la muralla inexpugnable de "A Skeleton In The Closet" resume de manera magistral las virtudes expuestas por el quinteto, en especial de Frank Bello, un 'todo terreno' en las bajas frecuencias, quizás no un genio a la altura de contemporáneos como Cliff Burton, pero sí una pieza fundamental en el sonido de los neoyorkinos, compacto, directo y versátil en todas sus líneas.


La cara B del álbum no puede comenzar de la mejor manera. Una batería ejecutando un ritmo tribal, guitarras en plan 'paralelas' para mutar en un estallido de Speed Thrash Metal químicamente puro, con el bajo omnipresente. "Indians" debe ser, por paliza, EL himno de los neoyorkinos. Lo tiene todo. Una letra comprometida con la causa indígena -perfectamente aplicable acá en nuestro país, específicamente en la Araucanía-, un coro que, por la misma razón, TIENE QUE ser entonado levantando el puño -a veces no hay que ser una banda de estadios para componer algo así, tan grande y épico a la vez-, una estructura musical digna de analizar, un aire combativo que invita a enfrentar a todo tipo de autoridad establecida. Y lo mejor de todo: el momento de la danza de la guerra...WAR DANCE!!! Hay canciones que son para cabecear, otras para el mosh y el baile. Pero desde que Frank Bello y el propio Scott Ian se despachan ese salvaje grito de combate al unísono, queda claro que no hay vuelta atrás. 'Matar o morir' es la consigna en Among The Living -y en toda la discografía de Anthrax, incluyendo los trabajos editados con el impecable John Bush allá en los '90- e "Indians" es la prueba irrefutable de cómo el Thrash Metal pasó de ser un movimiento underground a una revolución sociocultural en todo sentido.

   Luego de tamaña descarga de adrenalina, la placa llegaría a su recta final, de la mano de una tripleta de bombazos que, pese a no alcanzar la notoriedad del resto de la placa, mantiene la atmósfera 'zombiezca' de la placa hasta el final. Primero tenemos "One World" y sus coros escupidos con furia desbocada, casi gritándote a la cara. ¡Qué manera de escupir versos y coros, por Dios! Luego seguimos con "A.D.I. - Horror of It All", cuya intro de corte árabe muta de inmediato en una ráfaga de aire fresco que no cesa por un solo instante. Y como broche de oro, "Imitation Of Life" se alza como  el final perfecto para un disco de Speed Thrash que se precie como tal: con el pedal del acelerador hasta el fondo y disminuir la velocidad solo para dar rienda suelta a sus pasiones psicóticas, con Dan Spitz imponiendo su sello característico en sus solos.


   Siempre estará la discusión entre los fans respecto a cuál es el mejor disco de Anthrax, al menos si nos remitimos a su 'era dorada'. Además de Among The Living, Spreading The Disease y el más oscuro y serio Persistence Of Time parecen inamovibles en el podio, incluso con el disco del '90 erigiéndose como la placa que marcaría el rumbo a tomar durante la década siguiente, aunque para ello sería necesaria la partida de Joey Belladonna y la llegada de John Bush para lograr la sorprendente evolución con que los neoyorkinos darían que hablar, incluso entre quienes jamás pensaron que había algo más que un cliché. De todas maneras, y a tres décadas de su lanzamiento, Among The Living se mantiene vigente, un manual de cómo ver el mundo en medio del infierno que nos envuelve a diario. Y por cierto, nunca antes ni después Anthrax estuvo en su mejor forma como hace treinta años exactos.

Escrito por: Claudio Miranda


Este 12 de noviembre Anthrax vuelve a Chile, en un Teatro Caupolicán que promete, ya que la preventa ya se encuentra totalmente agotada.Es preciso recordar que Anthrax es una de las bandas más importantes de la historia del metal mundial. En esta ocasión vienen presentando su último disco For all kings (2016), el que ha tenido un gran éxito. Además contaremos con la presencia del grupo alemán Assassin, que se suma al concierto de Anthrax en Chile, el próximo domingo 12 de noviembre en el Teatro Caupolicán.

Los germanos de Assasin son parte importante de la escena del thrash metal europeo de los años 80, ya que han dejado una marca en el público con sus discos The upcoming terror (1987) e Interstellar experience (1988), que hoy considerados clásicos del género. Volvieron a la escena musical y su último disco es Combat Cathedral (2016). Su actual formación es liderada por el guitarrista histórico Jürgen “Scholli” Scholz y en este último año sumaron a un referente del thrash mundial, el guitarrista Frank Blackfire, ex integrante de bandas como Kreator y Sodom, en los mejores años de estos respectivos grupos, lo que aporta un ingrediente especial a esta visita.

La jornada incluye a los nacionales Forahneo, una banda que en poco tiempo se ha dado a conocer y se ha hecho un espacio con el material de su disco debut Perfidy (2015), con el que han compartido escenario con importantes grupos internacionales.

ENTRADAS

A la venta en Ticketek.cl,  tiendas Falabella y Centro Ticketek (Antonio Bellet 230, Providencia). Callcenter 2 2690 2000.  Venta sin cargo por servicio  y sólo en efectivo en tiendas The Knife, Eurocentro y Rockmusic, Portal Lyon.

Link directo: https://goo.gl/i3K9g2

Preventa*
Cancha $29.000 / AGOTADA
Platea: $29.000 / AGOTADA

Venta Normal
Cancha: $33.000
Platea: $33.000


Día Del Show

Cancha: $39.000

Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]