Recomendados

#LiveReview: Underoath en Chile "Definiendo una línea en una nueva mentalidad"

 


Ya habían transcurrido casi 12 años de la última visita de Underoath en nuestro país,  la cual fue en el año 2012 en  un tour por Latinoamérica, acompañados con Protest the Hero y Escape the Fate. Desde esa fecha hasta la actualidad,  muchos acontecimientos sucedieron, tales como su separación en el 2013, hasta que en el 2015 volvieron a reunirse, y de paso Aaron Gillespie, baterista, segunda voz y miembro fundador regresaría nuevamente a formar parte del equipo. En el 2018, volvieron al estudio para trabajar en un nuevo album  el cual se titulo "Erase Me", explorando un enfoque mas cercano al rock alternativo, mas alejado del metalcore que nos tenían acostumbrados. Y en el 2022, dio a luz "Voyeurist", un disco mucho mas agresivo que su antecesor, y experimentado sonidos como el Mathcore.

El reencuentro con Chile estaba pactado para el día 25 de enero en el Teatro Teletón, como se comentó anteriormente la ansiedad que existía por volver a ver a los estadounidenses era enorme, no es para menos, muchos fueron adolescentes en sus dos anteriores visitas, ahora el panorama estaba más rodeado de adultos jóvenes, que añoraban tener una velada cargada de nostalgia. Las luces del recinto se apagaban y un sonido de una respiración agitada se oía de fondo, los ánimos aumentaron aún más al ver a cada uno de los integrantes montarse arriba del escenario, una vez que ya todos tomaron sus roles, la primera pieza en sonar fue "Take a Breath", a pesar de lo más reciente en su repertorio, eso destacó la fidelidad de la fanaticada que no solo venía por los clásicos.

La batería de Aaron Gillespie tomó el protagonismo por unos segundos y comenzó a recitar la mágica palabra "Maaaaybee", eso solo quería decir una cosa, el arribo de "Writing on the Walls", fue la tajada de torta perfecta que la fanaticada estaba gozando, Spencer cumpliendo muy bien su papel de frontman, realizando de manera muy sincronizada la interacción con su audiencia, dándoles el poder de seguir a la par los coros que remecían el Teatro Teletón. Tengo que confesar que me dejó perplejo la performance que se montó Spencer al inicio de "Hallelujah", fue como estar presente en una especie de culto religioso que invocaba a un dios del más allá, generando una vibra bastante mística, personalmente me agradó bastante el enfoque que se le dio a esta pieza. Un breve descanso se tomaron los estadounidenses antes de proseguir su show, luego Spencer se dirigía a su público para agradecer la asistencia y la larga espera que tomó este regreso, estos doce largos años de espera estaban siendo compensados, el característico riff agudo de guitarra detonaba la ejecución de "It's Dangerous Business Walking Out Your Front Door", una canción que no envejeció mal, más fresca con el pasar del tiempo, hay que comentar que sí se sintió como estar en una misa religiosa escuchar a todo el público recitar el coro "Drowning in my sleep I'm drowning in my sleep".

Otro puente fuerte y de alta participación con los asistentes, fueron las palmas que se escuchaban a todo dar con "Too Bright to See, Too Loud to Hear", uno de los temas más pacíficos del setlist, siendo el pretexto perfecto para santificar este viaje astral que cada vez se volvía más envolvente y grato de presenciar. No puedo dejar de mencionar lo magistral que fue escuchar "Reinventing Your Exit", un himno que llenó cada gota de nostalgia en esos corazones de adolescentes. Es increíble, como es el impacto de componer música, golpea y marca toda una generación, más aún si fue una de las más depresivas de los 2000s y que además fuera el empujón que necesitaban en sus vidas.

La tensión y la incomodidad también estuvieron presentes, los fanáticos querían a toda costa "When The Sun Sleeps", la cual no estaba pactada en la gira, Spencer comentó que no estaba en su poder hacer esto posible ya que solo era el vocalista y era una decisión grupal llegar a este acuerdo, dando como premio de consuelo solo parte de los primeros riffs de dicho tema, aún así se sintió la amargura del público por no hacer realidad este deseo. El show debía continuar y la pegajosa "Down, Set, Go", trató de apaciguar los ánimos densos que estaban en el ambiente. Nuevamente, Spencer se dirige a su público para comentar que solo quedan dos canciones para cerrar el show, siendo estas dos últimas "A Moment Suspended in Time" y "A Boy Brushed Red Living in Black and White". Los ánimos ya estaban medios apagados a esta altura, la banda se retira del escenario, sin antes agradecer la pasión que se vivió durante el show.

Como conclusión, puedo argumentar que Underoath se desarrolló a un alto potencial de performance en sus shows, ya es visible que son una banda certificada de importantes festivales y no es para menos los años de trayectoria que llevan en el hombro, la reinvención es una palabra clave en cada disco que componen. Si bien no hubo "When The Sun Sleeps", eso no quita a mérito, que el desempeño en cada canción del repertorio tuvo un papel clave en esta noche de alta nostalgia.

Setlist:

Take a Breath

Writing on the Walls

In Regards to Myself

Hallelujah

It's Dangerous Business Walking Out Your Front Door

Breathing in a New Mentality

Illuminator

Too Bright to See, Too Loud to Hear

Reinventing Your Exit

You're Ever So Inviting

Let Go

Damn Excuses

(With 'When The Sun Sleeps' and 'The Last' snippets)

Down, Set, Go

A Moment Suspended in Time

A Boy Brushed Red Living in Black and White

Ver Galería

                                                                                                                    Escrito por: Michael Jimenez

Fotos por: Mario Miranda

Publicar un comentario

0 Comentarios