Recomendados

#DeCulto: El atemporal y experimental legado de Uriah Heep


A veces la historia es un poco injusta y es que siempre se escribe desde la popularidad, "los ganadores escriben la historia" es una frase que siempre resuena, pero para un conjunto que nunca perdió es raro que se hable tan poco de Uriah Heep y es que los británicos fueron unos adelantados a su tiempo, influenciando gran parte del rock de su país.

Sí, son palabras mayores y tengo hartos caracteres para poder expresar este sentir y es que Uriah Heep no sólo se queda en una extensa discografía, sino que son una banda que exportó músicos a montón. Esto puede que haya sido uno de los factores detrás de su persistencia en el underground, pero hablemos más a detalle.

Desde Londres aparecieron en 1969, justo con el boom del heavy metal británico cuando disco como Black Sabbath, Led Zeppelin III y Deep Purple in Rock comenzaban a acaparar el mercado un año después. Por su parte, los liderados por Mick Box estremecieron a las radioemisoras con su disco ... Very 'Eavy... Very 'Umble. Este LP irrumpe con fuerza en el auditor con su clásico "Gypsy" y ahí es donde comienza toda esta idea.


Uriah Heep es un conjunto que tiene sus cimientos en el rock de los 60's y con mucha fuerza del blues, su sonido buscaba mantener esa esencia de Cream y MC5, pero también potenciada con la locura de otras agrupaciones como King Crimson y la época de Syd Barret en Pink Floyd. Eran en extremo pesados y distorsionados, pero al mismo tiempo se mantenían en una senda tétrica o enigmática (muy parecido a Blue Öyster Cult en Estados Unidos). Entonces cuando se les trató de agrupar con otros conjuntos sonaba medio extraño, recordemos que en ese entonces Black Sabbath aún seguía probando cosas en su sonido.

Incluso, con su segundo LP, Salisbury de 1971, el conjunto fue más allá con el rock progresivo (y por eso muchos fans de ese nicho los sienten cercanos). Hicieron una producción de lujo y que contaba con clásicos como "Lady In Black" o la épica "Salisbury" de 16 minutos. 


Se volvieron difíciles de seguir, porque cada trabajo era más rupturista que el anterior, entonces del rock progresivo, podían pasar a melodías más pop o incluso heavys. Nadie entendía nada, sólo Uriah Heep sabía cuál era su curso y su destino, siendo uno de los peak de su popularidad el clásico Demons & Wizards de 1972 que logró ponerlos en todos los rankings musicales.

Parte de este caos dentro de la banda, también venía por la gran cantidad de integrantes que formaron sus filas, debido a que el conjunto cambió constantemente de formaciones. No obstante, es bueno aclarar que muchas veces se debió a intereses de los músicos de colaborar o crear cosas distintas.

Es tanto el impacto de Uriah Heep en el mercado del rock en Inglaterra que sus músicos vinieron o terminaron tocando con: Eton John, Blackfoot, Supertramp, Ozzy Osbourne, Tempest, Asia, David Bowie, King Crimson... Sólo por nombrar algunos.

El constante recambio que había en Uriah Heep ayudaba a que la banda implementara nuevos elementos, su música siempre era diferente, pero nunca perdía al rock de su foco principal. Sin embargo, esos constantes cambios lo fueron sacando del mainstream. Año tras año, la prensa tení que lidiar con cambios de formaciones casi completas, y si ya era difícil seguirle el ritmo a las formaciones de Deep Purple y todo el caos de los 80's con músicos que entraban y salían, esto era demasiado.

Uriah Heep por mantener su esencia y su sonido único, sacrificó popularidad. Y es que claro, mientras Black Sabbath, Deep Purple o Led Zeppelin ascendían, ellos se quedaron en sus influencias, experimentaron con su música y fueron ingresado a ritmo más lento entre fanáticos que iban descubriendo el virtuoso catálogo de músicos que los británicos iban tomando en sus filas.

Ojo, con esto no digo que Uriah Heep sea una banda desconocida, al contrario, se hicieron una banda de culto y que poco a poco fue ganando seguidores. No por nada tienen más de 20 discos en vivo (su discografía es gigante), por lo que el no contar con la primera plana de las portadas de las revistas no era prioridad, debido a que en la cancha demostraban su talento.

Mick Box quedó como el único miembro original del conjunto y supo mantener la formula protegida. El rock y el sonido de Uriah Heep siempre está presente, por lo que cada vez que ganaban un fan, era difícil que este se sintiera "traicionado" por un cambio de sonido.

Ese estilo único y que se conservó por años ha dado sus frutos. Y es que con el pasar del reloj y las hojas del calendario la banda demostró ser una institución del rock que es inamovible al implacable paso del tiempo. Festival tras festival no es raro ver a Uriah Heep, puede cambiar el segmento que les den, pero siempre gozan de una gran cantidad de público. Todos han escuchado en algún momento de los británicos y por eso se les considera leyendas y una de las agrupaciones más populares del país, pese a que no será la primera que nombrarás cuando te pregunten por heavy metal.

Los años les dieron la razón, se consolidaron con los fanáticos. A veces con shows más progresivos y otras con el heavy más puro y crudo que te puedas encontrar. Ese es Uriah Heep y esa es la leyenda que está a punto de visitar nuestro país el próximo 7 de noviembre.

 





Publicar un comentario

0 Comentarios