#DeCulto - La demencia revolucionaria de Meshuggah


   A Meshuggah me costó digerirlos un buen lustro, desde que un compañero de curso me mostró el "Chaosphere" (1998), el disco que les valió la consagración como referentes del Metal Extremo de los años '90. Según los medios especializados de la época, los suecos se eregían como "la respuesta sueca a Pantera", pero también rondaba alrededor de ellos la etiqueta "Nu-Metal". Razones habían de sobra, puesto que, tras el debut con "Contradictions Collapse" (1991) -muy en la línea de los Metallica del "...And Justice For All"-, Meshuggah se la jugó por desligarse del Thrash Metal inicial para enfocarse en la infinidad de posibilidades con que "None" (1994, EP), "Destroy Erase Improve" (1995) y el mencionado "Chaosphere", le daban al género en cuestión un aire de revolución que pocos se atrevieron a adoptar.

 De alguna forma, el riesgo es una constante de los inicios de la mítica banda sueca, a fines de los '80. La sorpresa provocada con la aparición de "Contradictions Collapse", en el amanecer de la década siguiente, alcanzó toda latitud y atrajo todas las miradas de un planeta que, al menos en esos años, pensaba que todo estaba hecho. Por otro lado, la "similitud" con Metallica -su influencia más prominente en los primeros años- y el inminente ocaso del Thrash Metal obligaron a tomar un camino que poco y nada tuvieran que ver con las corrientes surgidas en su natal Suecia y el resto del mundo. Rescatando el despliegue técnico con que la bestia del '91 irrumpía cuando menos se esperaba, el EP "None" marcó la transición entre las raíces y el caos divino con que la música forjaría su propio sello. Una firma que, comenzando el 2000, llamaría la poderosamente la atención de Steven Wilson, quien los mencionaría como inspiración para el sonido que adoptaría Porcupine Tree en el densísimo "In Absentia" (2002)

 Por eso y más, y ad portas de su próxima visita, comparto con ustedes una selección con a mi juicio, los cinco trabajos fundamentales en la carrera de Meshuggah y que nos permite entender la personalidad de una agrupación que se atrevió a introducirse en uno de los vórtices que abrió, hace medio siglo, una de sus máximas influencias como lo es King Crimson

1.- Destroy Erase Improve (1995): El arranque con "Future Breed Machine" conforma la estampa sónica de una agrupación que asume el rol de líder de una revolución que buscar trascender hasta más allá de lo imposible. De lleno en la década del '90, la locura irrefrenable de Meshuggah queda de manifiesto en lo que, para muchos, debe ser su trabajo definitivo por pavimentar la nueva ruta a seguir luego de alejarse de sus raíces Thrash. Refrescante, certero, innovador en todas sus líneas, vanguardia sin pretender serlo. Las comparaciones con Pantera en esos años eran más producto de la ceguera auditiva ante tamaña revelación que otra cosa y el título del disco ya hablaba por sí solo. Destruir, borrar y mejorar. La tradición y la nostalgia no tienen cabida. 



2.- "Nothing" (2002): El mismo año que Porcupine Tree /Steven Wilson le agradecía a Meshuggah por su influencia en la concepción de "In Absentia", los compatriotas de Opeth toaron el liderazgo de la Primera División mundial con "Nothing". Si "Chaosphere" fue un golazo, "Nothing" llegaba con un delay de 4 años para barrer con toda señal de coincidencia, llevando al extremo la gigantezca guía con que los suecos daban vida a sus creaciones. Oculto, aberrante, enigmático, a prueba de cualquier lógica convencional, enfermizo hasta la médula. Una cosa es el sonido como distintivo, otra bien distinta es cuando el trabajo compositivo denota la insana imaginación con que el orden natural se desmorona para reducir todo a polvo. Como dato: la versión regrabada en 2006, incluye guitarras regrabadas y una pista de batería reprogramada con Drumkit From Hell, el mismo software utilizado en "Catch 33" (2005), así como la duración de "Obsidian", el doble respecto a su versión original. 




3.- "The Violent Sleep Of Reason" (2016): Si "ObZen" (2008) terminó por consagrar a Meshuggah a nivel de popularidad y "Koloss" (2012) le hizo honor a su nombre con un trabajo de altísima factura, su placa más reciente consiste en un auténtico trabajo de orfebrería, sin acusar desgaste alguno. Cada track es una pesadilla real, cuya banda sonora se manifiesta inmisericorde con la mente humana, una paliza de aquellas a la que sucumben el pensamiento y los sentidos. Puede que para los críticos esté todo dicho (?), pero lo cierto es que el poder incendiario con que la música causa estragos en quienes no están preparados para semejante despliegue de energía descomunal. 





 Bonus Track: 


"Catch 33" (2005): El disco que marca la línea divisoria entre el Meshuggah de la primera etapa (1991-2004) y el del aún fructífero segundo ciclo (el que vio su primer triunfo en el devastador "ObZen"). Un trabajo conceptual cuyo título se refiere a la confusión del ser humano ante una situación imposible de solucionar o responder. Avant-Garde elevado a un nivel de riesgo que en su momento, pudo significar el salto al precipicio. 



"Alive" (2010): Lo más cercano al "Live After Death" de Iron Maiden, debido al caracter testimonial con que el registro inmortaliza la vibra desquiciada de Meshuggah en vivo y ante un público que no distingue a los fans de los críticos. Grabado durante la gira del exitoso "ObZen", "Alive" nos presenta a los suecos en su mejor forma, desatando toda su metralla con la maestría que los elevó a una categoría a prueba de etiquetas. Puede que el siguiente "The Ophidian Trek" (2014) sea unos cuantos kilos superior a nivel de producción audiovisual, pero el primero es un obligatorio para quienes desean iniciarse en el universo meshuggero antes de enfrentar al imponente coloso del segundo.


"Koloss" (2012): A todo lo mencionado anteriormente, sólo agregar que fue el momento escogido para su debut en suelo local, en noviembre de 2013 y con un Caupolicán abarrotado en su totalidad.


Recuerda que Meshuggah se presenta este viernes 26 y sábado 27 de abril, en el Teatro Coliseo de la capital, junto a los chilenos de All Tomorrows. ¡Puedes adquirir tus tickets acá!

Escrito por: Claudio Miranda

COMMENTS