#CdReview - Target: "Deep Water Flames"


  Hace alrededor de una década, Target se presentaba en sociedad como revelación local del Death Metal Técnico, exponiendo todas sus credenciales en su excelente LP debut "Knot Of Centipedes" (2011), trabajo de alta factura a nivel técnico y creativo. 8 años más tarde, el regreso al estudio se hizo realidad, pero la mentalidad y el objetivo son distintos, apuntando a dar el gran salto hacia algo más grande que la etiqueta con que se les emparenta desde sus inicios. Al menos así se puede definir de primera lo que contiene y proyecta "Deep Water Flames", segundo largaduración en el catálogo de los chilenos y muestra irrefutable de expectativas superadas, sobretodo para sus propios creadores.

  El concepto del álbum es tan simple en su concepción como real respecto a lo que ocurre en el diario vivir: un viaje a través de las profundidades del océano -metafóricamente hablando-, con nuestro protagonista explorando territorios antes ignotos para su conocimiento. Durante este viaje, debe sortear una serie de obstáculos y peligrosos que se presentan con frecuencia, muchas veces poniendo a prueba sus espíritu de lucha, al punto de dejar atrás todo que creyó ser suyo. Un relato en que el instinto de supervivencia y la integridad humana resultarán fundamentales durante esta lucha contra el más complicado de los enemigos: él mismo.

    El punto de vista cinematográfico con que Target estampa su firma creativa se hace sentir en cada uno de los tracks que componen la placa, marcando la diferencia con un sentido de anarquía absoluta, en la cual no hay estructuras definidas en el desarrollo de la música. Por ende, nos encontramos con una banda que, respecto a sus inicios, apostó por la humanidad como el motor de una propuesta tan rica en matices como fiel a la integridad artística con que el Metal se erige como canal de expresión en un mundo cada vez más adverso. Efectivamente, la música emula el curso de una naturaleza indómita, con su protagonista jugándose hasta la vida en su viaje, incluso con la voluntad de vivir desvaneciéndose por algunos instantes, cuando se da todo por perdido.

  En poco más de 50' minutos de música, podemos notar de entrada un cambio respecto a hace poco más de un lustro, el que refiere a la concepción de un sonido que tuvo que dejar una cosa para lograr otra. La brutalidad primigenia de "Knots Of Centipedes" disminuye su presencia en favor de la exploración y la formación de una identidad propia; honestidad a la altura de los objetivos traducidos en un trabajo de primer nivel. Si el LP debut daba indicios de una energía complicada de contener para cualquier clasificación, "Deep Water Flames" equivale a esa misma energía desatada hasta los confines de nuestro universo. Un estallido cuya onda expansiva trae consigo el nacimiento de una nueva era galáctica.

   Desde el mantra inicial de "Immerse" podemos notar la orientación hacia un estilo más ligado al progresivo como actitud y el estallido de "Inverted Gloaming" como una muestra inmediata de unos Target renovados y dispuestos a barrer con todas las fronteras impuestas por el ser humano desde el inicio de los tiempos. El Death Metal y los sonidos ligados a la psicodelia conviven con una naturalidad impresionante, desarrollando una hermandad que mantiene firme su lazo en medio de la tormenta. De similar forma "No Solace Arises" continúa el viaje y se levanta como una bestia que arrasa con todo a su paso, al mismo tiempo que abre un vórtice hacia un mundo ignoto y fascinante. Rutilante, humano, la carne misma al desnudo.

  Un pasaje como "Oceangrave" define la naturaleza progresiva con que Target se mueve en su propio terreno, con la generación de atmósferas submarinas como la constante en un trabajo tan sólido en su groove como versátil en su propuesta. Por otro lado, la vibra floydiana con que "Surge Drift Motion" traza su ruta, se transmuta en un encandilante destello de belleza infinita, todo en medio de la tempestad con la que nuestro protagonista batalla sin cesar.

   Luego del interludio "Submerged" -vaya título para un corte que te hace sentir en el fondo, literal y mentalmente hablando- nos encontramos con el groove rocoso de "Drowned in an Everlasting Mantra", un corte que, pese a la calidez inicial, prioriza la bestialidad del Death Metal sin descuidar la independencia artística con que Target se erige como entidad a prueba de cualquier calificativo que provenga de afuera. Crudo, demoledor, echando fuego en lo profundo de un territorio indómito para la vida humana, con la siguiente "Blackwaters" y su estela de peligro latente. Y he ahí la gran virtud de Target como creadores e intérpretes: la capacidad de construir murallas de sonido en base a riffs monolíticos, una línea incólume a cualquier muestra de individualidad y suprema evidencia de la cohesión con que "Deep Water Flames" se erige como una obra total.

   Llegando a la recta final, la pieza más extensa del álbum, "Random Waves" y sus 9 minutos y medio de psicodelia y Metal Extremo en una amalgama de poder infinito. Deconstruir la música y construirla nuevamente, es la tónica de una agrupación que no se contenta hasta llegar al último rincón. El azar, contra todo pronóstico, adquiere la condición de "orden natural" y es en medio de aquel "caos sistemático" en que el protagonista de esta historia libra su prueba final, la más complicada y determinante para salir airoso de su incursión. Tras la metralla implacable de "Random Waves", el cierre con la instrumental "Emerge", con el protagonista logrando salir a la superficie y obteniendo lo más preciado a lo que podemos -y debemos- aspirar en la vida: la libertad. Para alcanzarla, debemos pagar un alto costo, pero tiene tanto sentido como la música concebida desde la premisa de la vida cotidiana.

  "Deep Water Flames" marca un regreso triunfal como prueba contundente de la infinidad de posibilidades para una agrupación que se encuentra en camino de forjar su propio sello. La metralla letal del disco debut da paso a una nurva ruta, tan compleja como la naturaleza humana, donde prima el espíritu de superación y la independencia se presenta como lo que realmente es: una responsabilidad que conlleva a lidiar con pros y contras de todo tipo en favor del equilibrio y la libertad del individuo y los suyos. Buceando en fogosas aguas profundas, Target define su propósito a través de un relato cuyo final abierto nos augura un futuro esplendor.


Escrito por: Claudio Miranda

COMMENTS