#LiveReview: Haken "Progresivas excelencias"

Son las 19:10 horas y aun espero en la salida de San Martín de la estación del metro Santa Ana a mi acompañante para este gran evento. La entrada del Teatro Teletón, estaba tranquila, muy poca gente aguardaba en las inmediaciones. La promoción de última hora de parte de la producción me hizo pensar que posiblemente el evento no estaría a desbordar.
Afuera los 36 grados que aún golpeaban eran lapidarios, pero en el interior todo era calmo, y con aire acondicionado. De a poco el Teletón se comenzó a llenar y los asientos fueron ocupados. Sí, leíste bien: ASIENTOS. Qué decisión menos acertada de parte de la producción, para un recital de Haken. Pero bueno, los asientos eran ocupados por asistentes ansiosos por escuchar, ver, y porque no, rendirse a los pies de los inmensos Haken.
Con una puntualidad inglesa salió al escenario Claudio Cordero y su grupo, quien en una confidencia durante el show nos cuenta que tienen nuevo nombre y son “PLASMA”. Qué manera de sonar bien Claudio Cordero y compañía:  nitidez desde el primer acorde y una fuerza que en los primeros asientos hacía sentir cada nota de los instrumentos. Es así, que pude deleitarme con grandes canciones como Outatime,  Zenith, Viaje Astral, 7 días. Presentaron el nuevo tema Letting Go y cerraron de gran manera con Quasar. En resumen soberbia presentación de los nacionales dejando el escenario preparado para el plato de fondo.
El momento que estaba esperando se acercaba a pasos agigantados. La intro de William Tell abriendo paso a que la banda se posicionara en el escenario, colocaba los pelos de punta. Con los primeros acordes de Clear y Good Doctor se desataba la locura, ¡chao sillas y asientos! Al menos yo no aguanté y quedé parado al frente del escenario.  Qué mejor ubicación para rendirme a los acordes y el magnetismo que produjo Haken en mí; y puedo afirmar que en todos los presentes se desarrolló una conexión casi hipnótica con la banda. El  vínculo que desarrollaban los integrantes con el público fue notable. Mención especial para el gran frontman Ross Jennings como canal de conexión entre el público y la banda. Pero en particular, destaco la cercanía que Charles Griffths, guitarrista, desarrolló con el sector en donde yo estaba. Fue notable: constantemente se acercaba, nos señalaba y entendía el disfrute del cual éramos participes.
Haken nos deleitaba con Falling Back To Earth, Cockroach King, Nil By Mouth, la tremenda 1985 y Veil. Ya a esta altura todo era éxtasis, público y banda en plena conexión; headbanging al por mayor. Ya daba lo mismo si existía o no aire acondicionado y el constante “cabeceo” era el son que acompañaba cada riff.  Haken hace un pequeño break y al volver al escenario se despachan una trilogía notable The Architect, Crystallised y Celestial Elixir, dando cierre a una noche notable. Fueron más de dos horas de puro Metal Progresivo del bueno, de ese en el que la perfección no se busca en un riff enmarañado, y no de ese en donde una canción se vuelve una ecuación matemática. Acá existe sentimiento, un perfecto equilibrio entre virtuosismo y pasión, que quedó plasmado en la piel de todos los que asistimos y llenamos el Teatro Teletón. Porque, sí, el Teletón se repletó de fans y del mejor metal progresivo de los últimos años.

Escrito por: Mario González 
Fotos por: Antonia Bisso




COMMENTS