#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#LiveReview: Flogging Molly “La mejor resaca de tu vida”


La premisa era clara, Flogging Molly por primera vez en Chile, una jornada que prometía ser inolvidable y que tuvo a los fanáticos hasta tarde a la espera de una jornada llena de música multicultural.

Pero para comenzar hay que ver a los elegidos por la productora para abrir la jornada y ellos eran La Fiesta del Diablo. Cuando uno ve una banda en el escenario que sea y en las condiciones que haya, lo de estos chicos es lo que se espera. Simplemente notables, donde a punta de euforia y desenfreno maravillaron a todos con su “ruido multicultural”, incluido Flogging Molly que los celebró en más de una vez durante su show.
Comenzando con “Queremos Brindar” la idea estaba clara, la banda ponía los colegas, la barra y a Satán en un show que no decayó y que sólo fue integrando a los fanáticos que desde temprano empezaron a bailar y aplaudir al conjunto. “Manifiesto” y “Resaca de Ciudad” mantuvieron enérgicos a los fanáticos, e incluso, las sorpresas que llevaron maravillaron a los presentes  como fue su intro ejecutada en Gaita o el estreno de su single “Así Me Convertí en Diablo”.

A poco más de la mitad de su show los locales tenían al público en sus manos y los seguían en cada locura, siendo el punto más alto “No Existe el Fracaso” que termina con una merecida ovación y que siguió hasta el corrido “Juan Charrasqueado” (que tuvo gorro mexicano incluido).
Lo de La Fiesta del Diablo fue el ejemplo perfecto de cómo aprovechar una oportunidad, donde se comieron el escenario, e incluso les faltó escenario para seguir con su fiesta. Un sonido que fue mejorando a medida que se desarrolló el show, pero que deja el precedente de una banda que tiene hambre de más y que pronto no se sorprendan de ver en uno que otro festival.
Además hay que destacar el mensaje que deja el conjunto para su amigo Álvaro de Los Capitán Morgan, quien está en coma y han estado dando su apoyo durante todo este tiempo

Luego del show de los nacionales venía el plato fuerte, uno que se hizo esperar unos minutos, pero que la verdad no opacó para nada el resto de su presentación, donde los estadounidenses salieron a dejarlo todo en escena.
Comenzando con los canticos de los fanáticos junto a “There’s Nothing Left Pt 1”, la banda tomó posición en escena y entraron con la dupleta de “(No More) Paddy’s Lament” y “The Hand of John L. Sullivan”, sencillos que hicieron saltar y aplaudir a los fanáticos en todo momento que se sumaron rápidamente al desenfreno que traían por primera vez a Chile.

Dave King toma el micrófono para hablar con el público por primera vez, donde agradece la presencia de los fanáticos y donde también da gracias por esperar con cervezas, desatando las risas de muchos y dando el primer salud de la noche junto al ritmo de “Drunken Lullabies”.
Los fanáticos caen rendidos ante la espera de la banda y su propuesta en vivo, “The Likes Of You Again” y “Swagger” siguieron juntas no dando respiro a los fanáticos, ni a la banda, donde King le robó un beso a su bajista Nathen Maxwell, quien luego cantaría “The Days We’ve Yet To Meet”.
Requiem for a Dying Song”  mantuvo la euforia de los fanáticos ante la locura de los norteamericanos, que nunca dio luces de flaquear, incluso en “Life In a Tenement Square”  donde Bridget Regan se lució con el uso del whistle. “Float” dedicada a su equipo musical, fue un agradecimiento la otra parte de la banda, quienes no habían descansado mucho con esta gira y que King acaba sutilmente con un “¡ahora vuelvan a trabajar!”

Dedicada a sus antepasados, más exactamente a su padre y abuelo, “The Spoken Wheel” entró en escena con el acompañamiento de las palmas de los fanáticos, que no decaen ante nada y ovacionan cada chiste o comentario serie de King. Luego fue el paso a “Black Friday Rule”, con n pequeño extracto de “It’s A Long Way to Tippenary”, que mantuvo a todos bailando y dio el espacio a un demoledor momento instrumental entre Dennis Cassey en guitarra y Mike Alonso en batería.
Para ser equitativos, la segunda dedicatoria viene de King a su madre con “Life Is Good”, donde el público se muestra respetuoso pero alegre para celebrar este homenaje a la familia y celebración a la vida que sigue de forma continua hasta “Rebels Of The Sacred Heart”.

Con Bridget se retoma el whistle para “Devil’s Dance Floor” que retoma con más fuerza el salto , el baile y el mosh en el público, así como el crowdsurfing  realizado por los más osado y que fue aplaudido por los músicos de la banda. Baile que cesó sólo a momentos para dar paso al momento musical de “If I Ever Leaves This World Alive” y “What’s Left Of The Flag”.
El primer cierre se dio junto a “Seven Deadly Sins”, pero siendo honestos, ni Flogging Molly quería bajar del escenario, por lo que se tomaron lo que quedaba de cerveza y arriba de nuevo. Todo para ofrecer un remate con “Crushed”, que dio espacio para “Respect” de Aretha Franklin y “We Will Rock You” de Queen, y el cierre definitivo a manos de “Salty Dog”

El resumen de la noche fue una jornada llena de música, bailes y cerveza. Un espectáculo producido por Furia Prod y que tuvo a dos excelentes bandas que dejaron el alma en el escenario, no necesariamente tenían un Sold Out, pero daba igual, estaban los justos y necesarios para disfrutar de un show de primer nivel donde ambas bandas sorprendieron a los fanáticos.
Ahora sólo queda esperar la promesa de King, quien ante la euforia de los fans prometió que haría esto al menos uno vez al año. Por nuestra parte tenemos un año para reponernos de la mejor resaca de nuestras vidas junto al show multicultural que se despacharon estos dos grandes.

Por Felipe Pino Guerrero
Fotos por: Diego Pino
La Fiesta Del Diablo














Flogging Molly






















Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]