#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#LiveReview: Cosquin Rock Chile "Ganó, Gustó y Goleó"



Desde el inicio CosquinRock Chile prometía para bueno. Grandes y consolidadas bandas de estilos tan variados como el Punk, el Rock, el Ska, la Cumbia o el Reggae se dieron cita en el Movistar Arena este 6 y 7 de octubre para deleitar a los más melómanos. Esos que perfectamente disfrutan un día de Cannibal Corpse, y al otro selevantan escuchando a Juan Gabriel. 

Primer Día: Choque de Culturas 

Los cumbieros de Tomo Como Rey fueron los encargados de dar puntapie inicial a la jornada en el recinto central. Sorprendentemente desde un inicio el coliseo del Parque O'higgins se vio colmado de gente. A diferencia de otros shows, en donde los fanáticos de dejan caer por lo general cuando tocan "los platos fuertes". Bien por Tomo Como Rey que logró hacer bailar y saltar a un Movistar Arena repleto de gente que no fue a nada más que a pasarlo bien.

A eso de las 16:15 tal como estaba programado, los punkis de Los Peores de Chile comenzaron su presentación en el escenario sur del recinto. El punk literalmente se tomó la tarde y al ritmo de los clásicos de la banda comenzó con los primeros incesantes pits que, pese a la calurosa tarde, animaron aún más la jornada.

En el espacio se dejaron ver todo tipo de generaciones: niños, adultos, jóvenes e incluso adultos mayores, quienes sorprendieron más aún al momento de entrar al mosh que a esas alturas no constaba de sólo un par de sujetos girando al ritmo de la ronda de san miguel, sino que se trataba de un mosh de proporciones, digno de cualquier banda de death metal que se presenta en la capital. 

Dentro del set escogido por los contestatarios punkis destacaron temas como "Mal Boy"  y "Chicholina". Fue en este último corte en donde los asistentes se dieron y no consejos al ritmo de lo más destacado de la escena local del punk


Puntuales a las 17:00 don Rorro y su pandilla subieron al escenario central del Movistar Arena para deleitar a los fanáticos del singular metal pájaro que sólo ellos suelen tocar. Un estilo que no deja ajeno a ninguno, ya que tiene una mezcla de metal, punk, ska, rap y una enorme mezcla de ritmos que derivan en lo que Sinergia compone. 

"Mujer Robusta" fue el corte que dio inicio a la presentación de Sinergia. Luego una extraña mezcla de clásicos de la Sonora Malecón, entre otras bandas de cumbia, culminaron los primeros 20 minutos de show con una singular y cómica presentación del DJ Humita.


La siguiente media hora fue lo máspotente del show. Los nacionales deleitaron a las cerca de diez mil personas con sus clásicos "Mi señora", "Sopaipillas con Mostaza", "Amor de Gamers" y "Toy Chato", momento en el que aprovecharon de mandar sus contestatarios y potentes mensajes al gobierno de turno. 

Acompañados de una bandera  Mapuche, don rorro y cía se retiraron agradecidos del público que disfrutó, coreó y mosheó todo lo que Sinergia entregó sobre el escenario.



Más tarde los Uruguayos de  La Vela Puerca fueron los encargados de prender el escenario principal y mantener la senda por la que Sinergia anduvo circulando: la senda del éxito y cautivar a la audiencia.

Tan puntuales como sus predecesores, salen a escena la dupla de Sebastianes (Teysera y Cebreiro, apodados el enano y cebolla respectivamente) con su mezcla de Ska Rock que los catapultó a la fama.
La banda en general gozó de buenos pasajes ya que dentro de quienes estaban en lasprimeras filas, había fanáticos acérrimos, quienes incluso con banderas y lienzos vibraron junto a la banda, tal cual lo hace un fanático de algún club de fútbol cuando ve sus partidos. 

En cerca de una hora de show, con cortes como "El Viejo", "El Profeta" y "Va a escapar", La Vela Puerca logró en gran medida echarse al bolsillo al público. Quizá el único punto que les desfavoreció respecto de Sinergia, fue la cantidad de gente que se agolpó a verlos.



Paralelamente a la Vela, los argentinos de Boom Boom Kid salieron a brindar su espectáculo en el escenario lateral sur, mismo escenario donde horas atrás Los Peores de Chile habían causado furor. Los Trasandinos lograron mantener el fervor en dicho sector donde los fanáticos del punk se agolparon a ver a estasdos agrupaciones sudamericanas líderes del género. Enérgico show por parte de Boom Boom Kid.


Chancho en Piedra con un par de minutos de retraso simplemente logró su propósito; demostrar porqué son la gran banda funk de Chile. Intepretando "Condor" desde el inicio, los Chanchos 
lograron de entrada despertar a la fanaticada porcina. Pese a que durante el show hubo un parde errores técnicos en el sonido, eso no mermó en lo más mínimo la presentación.

Los Juanitos (cerditos con los que habitualmente los fans alientan a los chanchos) se dejaron ver por montones. Con clàsicos como "Volantín", "Eligiendo una Reina" y "Wachiperry" en cerca de una hora de show mantuvieron el fervor con el que, hasta ese minuto, se estaba desarrollando el Cosquín Rock.



22:15 y era el turno de uno de los dos platos fuertes de la noche. Ska-p sale a escena con los potentísimos cortes "Estampida" y "El Gato Lopez". El Ska Punk se había tomado la noche y nadie iba a detener a los españoles. 

Cortes como "Niño Soldado" y "Cannabis", hechos para ser coreados en arenas y estadios por multitudes, se dejaron sentir con más fuerza que nunca en el Movistar Arena. Los cerca de quincemil fanáticos no dejaron de corear en ningún momento los nombrados himnos de la banda que dieron vida a casi toda una generación durante la década pasada.


Ya casi al cierre y con cerca de una hora de incesantes mosh y bailes de Ska al ritmo del "sikiropa!", vino el turno de clásicos como "Casposos", "Tío Sam" y el himno más reconocido de la banda "El Vals del Obrero". Pese a que los asistentes ya llevaban cerca de 8 horas disfrutando de potentísimas agrupaciones como Los Peores de Chile o Sinergia, nada importó. La gente sólo quería disfrutar y pareció que cansancio simplemente no hubo. Bien por Ska-P, que pese a estar en la parte final del cartel, logró demostrar porqué eran considerados como uno de los puntos más altos para este show.



Pasada la media noche sería el turno de Los Auténticos Decadentes para poner el broche de oro a la primera jornada de Cosquín. Los argentinos salieron con todo al escenario, y si ya con Ska-P se había podido notar un enorme fervor, con los Auténticos la cosa no fue menor, pese a que cerca de mil asistentes abandonaron el recinto luego de la presentación de los españoles. 

Al igual que su presentación en Viña del Mar (o en cualquier escenario que se hayan presentado en Chile) los Auténticos fueron la real guinda de la torta. Con clásicos como "Vení Raquel", "Cómo te voy a Olvidar" y "Loco (tu forma de ser)", la primera de las fechas de Cosquín en Chile culminaba de la mejor forma: con una mezcla de algarabía, rock, cumbia y una combinación entre goce, baile y headbang.



Segundo día: Conciencia Latina


El Reggae con crítica social de la artista argentina Alika dio inicio a la segunda jornada de Cosquín Rock. Con cortes como "No le des Razón a Babylon" o "No te Pongas Triste", puso a bailar a los pocos asistentes que llegaron al Movistar a eso de las 15hrs. Pese a que el marco de público no era el esperado, no fue impedimento para que la cantante y sus músicos dieran lo mejor de sí sobre el escenario e hicieran bailar a todos quienes presenciaron su show.


En el escenario nombrado como la casita del Blues, paralelo al show central, se presentaba a eso de las 15:45 Thiago Lyra, cantante brasileño que partio su carrera musical en Chile tocando en las micros. El músico ha tenido una sorprendente remontada artística en nuestro país, lo que lo ha catapultado a posicionarse como uno de los grandes músicos emergentes. El sólo hecho de partir en las micros y llegar a Cosquín ya nos dice mucho.


De vuelta en el escenario central era el turno de los argentinos Ciro y Los Persas. Los argentinos tienen una onda similar a La Vela Puerca: una mezcla de Ska y Rock. Música que sirve para disfrutar a cualquier hora acompañado de una buena cerveza. Así lo hicieron quienes disfrutaron de su show. Con cortes como "Pistolas" o "Quizá no sea el Vino", los trasandinos brindaron un correcto espectáculo.


Fuera del recinto principal, se presentaban a esa hora Cigarboxman, banda que además de su puesta en escena, trae al mundo un potente mensaje de conciencia. El instrumento principal de los jóvenes músicos es una especie de caja de cigarros que fue transformada en una suerte de guitarra. Raro. Pero funciona. Y funciona bien, que es lo mejor. A partir de un elemento tan básico como una caja, Cigarboxman se para ante el público como diciendo "Hey. Toma conciencia y disfruta la música". Cigarboxman es de esas bandas que no necesita de chascas largas ni chaquetas de cuero para demostrar que el Rock lo sienten como un estilo de vida.


Yendo al escenario sur, era el momento para que los BBS Paranoicos salieran a escena. Miles de personas se agolparon a presenciar el show de los BBS, banda que cuenta con una basta trayectoria y que, humildemente desde un principio, se dio el lujo de tirar la talla llamando a uno de los asistentes como"el caeza e pico". Vaya a saber usted a quien habrán saludado de esa forma. 

Con cortes como "En las Venas" y "La Victoria del Perdedor" lograron que los mosh se desataran con furia. Los mensajes claros y concisos no los entregaron sólo a través de su música, sino que fueron directos y fuertes al dedicar unas palabras a Alejandro Castro, el pescador dirigente de Quintero quien se presume que fue asesinado.  

Ya casi al final los BBS dieron paso a los clásicos de ayer y hoy. "La Rabia" y "Mentiras" fueron parte de un redondo set que logró cautivar a los fanáticos. Los BBS estuvieron a la altura de lo que son: una de las bandas más reconocidas de la escena Punk Rock Local.


Volviendo al escenario central era el turno de Chico Trujillo. Los pachangueros redujeron la velocidad del show pero pusieron a bailar a más de diez mil almas al ritmo de "Gran Pecador" y "Tus besos Son", cortes que en esta época son obligatorios en todas las celebraciones familiares, al nivel de La Peineta de Tommy Rey o cualquier clásico de La Sonora Malecón. 

Luego sería turno para los clásicos de la banda, tales como "Loca", "La Medallita" y "La Escoba" momento que todos aprovechan para dejar lo que la canción indica. Chico Trujillo calzó perfecto en Cosquín. Hizo bailar auna fanaticada completa y dejó el ambiente más que prendido para que los mexicanos de Molotov posteriormente lo arrasaran. 


A eso de las 20:15 tal como estaba programado, los mexicanos Molotov salieron a disparar. "Noko" y "Amateur" fueron los dos primeros cortes con que Tito, Micky y los suyos salieron a deleitar a su fanaticada local. 

Era de esperar que Molotov viniera con algún mensaje directo para su gobernante. Y es que este ha sido duramente criticado por la sociedad mexicana dadas las negligencias que se han dado durante su gobierno, y los grandes escándalos de corrupción en los que Enrique Peña Nieto se ha visto envuelto. Es por eso que en "Hit Me" tema intepretado junto a Anita Tijoux (quien se aprontaba para presentarse en escenario paralelo) mostraron imágenes de protestas y revueltas hechas en México en contra del mandatario.

Ya para el final se dio espacio para los clásicos "Gimme Tha Power", "Frijolero"y "Puto". Este último en particular se disfrutó con enorme fervor, siendo hasta ese entonces el momento más álgido de la noche.


Como si la variedad de estilos que pasaron por Cosquín fuera poca, aún faltaba la real vedette del asunto. Los raperos de Cypress Hill, banda connotadísima dentro de su género y que cuenta con una enorme fanaticada en nuestro país, sería la encargada de poner el broche de oro a este festival. 

"Tusko" y "I Wanna Get High" fueron dos de los cortes interpretados por los raperos. Por más que durante la tarde todos hayan mosheado y bailado junto a distintas agrupaciones, a la hora de la presentación de los californianos todos eran raperos. Todos movían sus manos de arriba hacia abajo emulando a los grandes exponentes del género. 

Más de una hora de show y baile al más puro estilo norteamericano, llegaba el turno de los reales clásicos de la banda. "How Could I Just Killed a Man" e "Insane in The Brain" deben ser de esas canciones que quedan en el inconciente colectivo por siempre. Al nivel de cualquier clásico del pop o, porqué no, alguna canción de The Beatles. Si alguien declara que le gusta la música y mínimo no conoce Insane in The Brain, es porque algo falla.


Cosquín Rock fue un espectáculo perfecto. Perfecto en organización, en puntualidad, en todo. Cada una de las agrupaciones parecieron haber sido escogidas con pinzas. Si bien pocos podían entender la mezcla de estilos que se darían cita durante el fin de semana, quienes asistieron podrán contarle a sus cercanos que que la música es para disfrutarse y va más allá de con qué estilo o artista nos identficamos. 

Cosquín Rock llegó, definitivamente, para quedarse durante un buen rato.

Escrito por: Bastian Gomez
Fotos por: Felipe Pino
Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]