#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#DeCulto – Wardance: Killing Joke en cinco trabajos fundamentales





 Estamos a solo un par de meses de la primera visita de Killing Joke, la mítica banda inglesa que sentó las bases del Rock industrial e intercaló minimalismo con ambición conceptual, ambos reflejados en su perenne propuesta que, hasta hoy, se mantiene vigente y fresca como desde sus inicios hace cuatro décadas. Por ende, en Resistance hemos realizado una selección de cinco trabajos clave para entender la carrera de una agrupación que, prácticamente, lo hizo todo más allá del movimiento al que se le asocia.


1.- “Killing Joke” (1980): El disco que dio inicio a todo. El sintetizador de Jaz Coleman al comienzo de “Requiem” te descoloca de una y, a la vez, te introduce en un mundo distópico y gris, donde el futuro poco y nada difiere del presente. 35’ de vanguardia con actitud punk, un cuarteto cuyas piezas se unen en torno a un solo objetivo: tocar música bailable pero con sentido combativo y a prueba de toda tendencia mainstream, como proclama la clásica “Wardance”. Además de las piezas mencionadas, destacan “Tomorrow’s World”, “Primitive” y “The Wait”, esta última versionada por Metallica en su EP The $5.98 E.P.: Garage Days Re-Revisited” (1987). Trabajo fundamental para entender la vocación anárquica de toda una generación que, hasta hoy, se resiste a todo tipo de etiquetas cuando la actitud es lo que importa. Por lo tanto, su mejor álbum para muchos, adelantado a su tiempo e influyente hasta hoy.

Como dato: la portada corresponde a una foto tomada por Dan McCullin en julio de 1971 y muestra a unos jóvenes manifestantes en Derry (Irlanda del Norte) escapando de un ataque con gas propinado por el Ejército inglés, en el marco del conflicto interétnico que afectaba a la región desde fines de los ’60.


2.- “Night Time” (1985): Luego de una primera mitad de década fructífera a nivel de trabajos en estudio, Killing Joke da el golpe a la cátedra en 1985 con “Night Time”, su 5to LP y el segundo con el malogrado bajista Paul Raven. Una combinación perfecta entre melodías accesibles y el antagonismo de los trabajos anteriores, más abierto al gran público pero manteniendo la calidad creativa con que los de Notting Hill rompían esquemas dentro y fuera de su círculo, todo en base a su cuota de punk bailable y las visiones apocalípticas de Jaz Coleman, este último un frontman cuya puesta en escena emulaba la locura surrealista de Peter Gabriel pero llevándola a niveles más extremos. Del disco que marcó la cúspide comercial de los ingleses, destacan el hit single “Love Like Blood” –un clásico del Rock europeo y mundial de los ’80- y “Eighties”, cuyo riff fue sospechosamente ¿plagiado? por Nirvana en “Come As You Are”. Trabajo 100% recomendado, tan fresco como el debut homónimo de cinco años atrás.


3.- Pandemonium (1994): Luego de una segunda mitad de los ’80 marcada por el synth-pop y el regreso a sus raíces más crudas de la mano de “Extremities, Dirt & Various Repressed Emotions” (1990), Killing Joke inicia su segundo –y brevísimo- ciclo con Pandemonium, una incursión en el Metal a la usanza de la época y cuyo concepto fue concebido en base a las visiones cósmicas de Jaz Coleman, un tipo cuya mente barre con toda frontera creativa previa. Lo interesante de este trabajo es que, detrás del Metal que arropa el sonido de la banda en esos años, destaca la influencia de la música árabe, denotando un eclecticismo poco común entre sus pares y discípulos. No sería raro afirmar que Fear Factory les debe bastante a los ingleses al momento de afianzar su éxito mediático a partir de “Demanufacture” (1995), tomando en cuenta la universalidad de tamaña influencia. Un recomendado para sus seguidores más cercanos al Metal, aunque el minimalismo de antaño se mantiene incólume ante todo.


4.- “Killing Joke” (2003): Es cierto que “Extremities, Dirt & Various Repressed Emotions” (1990) marcó un hito en la carrera de Killing Joke como referentes de la música industrial y le allanó el camino a toda una generación de artistas durante la década de los ’90, pero no sería hasta poco más de una década cuando los de Notting Hill, en el marco de su segundo retorno a las pistas, editan uno de sus trabajos más sólidos. El segundo disco homónimo, editado en 2003, destaca por la muralla guitarrera con que arrasa con todo a su paso, machacante y supremo en todas sus líneas, dejando en claro que la crudeza de antaño sigue fresca y en su mejor forma. Destaca, además, por ser el único trabajo que cuenta con los bajistas Paul Raven y Youth –integrante de la formación original- en la misma alineación, además de los eternos Jaz Coleman y Geordie Walker.  Por otro lado, el puesto de baterista lo ocupa el entrañable Dave Grohl, fan declarado de los ingleses y quien se despacha un trabajo de antología en los tarros, al cual él mismo se refirió como todo un desafío.


5.- “Pylon” (2015): El trabajo más reciente de los de Notting Hill y el tercero con su formación original tras el regreso definitivo del baterista “Big” Paul Ferguson y el bajista Martin ‘Youth’ Glover, este último retomando el puesto tras la muerte del histórico Paul Raven en 2007. Sin ser 100% innovador respecto a lo hecho en el pasado, “Pylon” denota la perenne capacidad de moverse de manera impredecible, sorprendiendo por lo variado y certero de sus riffs, moviéndose en  los diversos espectros de sus etapas anteriores y rigiéndose bajo sus propias reglas. Así es como “New Cold War” y “War Of Freedom” rememora el equilibrio de “Night Time”, mientras el single “I Am The Virus” te refriega en la cara la vibra punk que se resiste al paso del tiempo. Trabajo recomendado tanto para fans como para quienes se están iniciando en el legado de unas de las agrupaciones más importantes del Rock europeo y mundial desde hace cuatro décadas.


Bonus Track:

“Ha” (1982): Registrado en agosto de 1982 durante la gira promocional del aclamado “Revelations”, “Ha” consiste en un documento obligatorio para los fans, en especial para los seguidores de su primera época. Además de la energía desplegada a través de la música, este registro destaca por enmarcar la importancia del recinto donde fue grabado: Larry’s Hideaway, reconocido por su excelente acústica y la apertura hacia las corrientes punk y New Wave de los albores de la década del ’80.  Como dato: la reedición del 2005 incluye tres bonus track: “Sun Goes Down”, “Birds of a Feather” y “Flock the B-Side”, todos correspondientes al EP titulado “Birds of a Feather”, publicado ese mismo año. Indispensable en toda colección, al igual que los más frescos “...No Way Out but Forward Go” (grabado en 1985 y editado en 2001), “The Peel Sessions 1979–1981” (1995) y “The Gathering 2008” (2009).

Killing Joke se presentará en nuestro país en un concierto a realizarse en el Club Blondie, el próximo jueves 27 de Septiembre a las 20 horas. Entradas a la venta, desde los $25.000.



Escrito por: Claudio Miranda

Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]