#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#Reseña: Max Cavalera - My Bloody Roots



El lunes 16 de Diciembre de 1996, Sepultura ofreció uno de sus mejores shows en vivo en el Brixton Academy, en Londres, el show fue perfecto pero esa perfección escondía un conflicto entre los músicos que llegó a un punto sin retorno y que marcaría el futuro de la banda, ese día sería el último día de Max en Sepultura. 

Max Cavalera: My Bloody Roots, es la biografía de Max pero no es la típica biografía al estilo de un rescate histórico-egocéntrico, sino que es la mejor forma que Max encontró para poder contar “con verdad y precisión” todo lo que sucedió antes, durante y después de su salida de una de las bandas más importantes de la escena metalera internacional y por lejos la más importante a nivel Sudamericano hasta la fecha. Para este libro Max trabajó con el reconocido autor británico Joel McIver, el cual tiene a su haber varios libros sobre música, entre los que destacan la biografía de Dave Eleffson (Megadeth), The Bloody Reign of Slayer(2008), Justice for All(2004) y To Live is To Die(2009) ambos sobre Metallica y sobre el Making of del disco Blood Sugar Sex Magik de la banda Red Jol Chile Peiper como lo diría el senador Alejandro Navarro.

Recuerdo que escribiendo la reseña de un libro de Maximiliano Sánchez se tocaba el tema del perfil afectivo-emocional del metalero y como sensibilidades distintas, historias complejas de vida entre otras hacían que los jóvenes encontraran en el Heavy Metal un lugar seguro donde refugiarse, y si bien Max Cavalera calza muy bien en el perfil de la descripción anterior, no siempre fue así, de hecho entre 1969 – 1981: My Bloody Roots -primer capítulo del libro-, se narra la historia de un niño normal de nombre Massimiliano Cavalera nacido en Belo Horizonte criado en un entorno bueno en todo sentido, emocional, cultural, social y económico. Su padre Graziano de nacionalidad Italiana trabajaba para la embajada de Italia en la ciudad de Sao Paulo, su Madre Vania era modelo de pasarela y de comerciales de TV, su hermano Iggor nació un año y un mes después de él y siempre fueron muy unidos, si bien el libro no entra en el relato profundo y tan cronológico de sus vivencias, si se tocan los necesarios para entender cómo se estaban forjando Max e Iggor en sus primeros años. No es raro decir que uno de los lugares que forjaron a los hermanos en un comienzo fue un estadio de fútbol, el futebol está en la sangre de los brasileiros y si bien el padre no lo era, si era un hincha acérrimo de Palmeiras, ya que este fue fundado por italianos y en el inicio del siglo XX el club se llamaba Palestra Italia lo cual lo conectaba con sus raíces, fue acá donde los hermanos y su padre compartieron felicidad y tristeza, además para Iggor fue doblemente especial ya que dio sus primeros pasos en el mundo de la percusión tocando uno de los bombos de la barra, al final de esta etapa que comprende los años 1969 a 1981 acontece un hecho doloroso que daría un giro en la apacible y cómoda vida de la familia Cavalera.

Imágenes extraídas del libro: de izquierda a derecha: Iggor y Max; Dana, Gloria y Max en la final de la Copa del Mundo USA’94 entre Brasil e Italia.


A continuación nos adentramos en la construcción del “nuevo” perfil de los hermanos Cavalera en especial el de Max y que comprende los años 1981 a 1983. Su postura de rebeldía frente a la vida llevó a que Max fuera expulsado de todos los colegios a los que asistió, inició el camino del Heavy Metal para al poco tiempo formar una banda llamada Sepultura. La banda desde un principio llamó positivamente la atención por su rebeldía, por su fuerza, por su sonido transgresor en relación a otras bandas metaleras del país, esta combinación de rebeldía y cierto éxito prematuro hizo que Max quedara a merced del estilo de vida del Rock and Roll, su hermano Iggor fue mucho más distante de ese estilo de vida y fue quien mantuvo a raya a Max, ya que de haber caído ambos hermanos en ese estilo de vida posiblemente ya estarían muertos según lo dice el propio Iggor, en ese contexto aparece citada por primera vez el nombre de Gloria e Iggor se refiere a ella como un alivio ya que sería alguien que “me ayudase con Max”, Gloria con el paso de los años tomaría un rol protagónico dentro en la historia de Max como también de la banda.

Imágenes extraídas del libro: de izquierda a derecha: Max y Gloria; Max en la final de la Copa del Mundo USA’94 entre Brasil e Italia.

De 1984 hasta 1996 nos adentramos de lleno a Sepultura aunque sin dejar historias que ayudan a armarse el mapa mental completo de esta historia, vemos como se va consolidando la banda, la recepción del público en los show que van haciendo en vivo por distintas ciudades de Brasil en una primera instancia, leemos como se gestó el contrato con Roadrunner, el proceso creativo, los estudios y productores que trabajaron en los discos Bestial Devastation(1985), Morbid Visions (1986), Schizophenia(1987), Beneath The Remains(1989), Arise(1991), Chaos A.D.(1993) y Roots(1996), como se gestó la llegada de Andreas Kisser a la banda, las giras internacionales llenas de anécdotas buenas y malas con personajes iconos como Lemmy Kilmister, Ozzy Osbourne, Eddie Vedder, como olvidar el rol que cumple Gloria en la vida de Max y de la banda ya que esta pasa a ser la Manager de Sepultura. El detalle de todo lo anterior sólo muestra el impacto y el crecimiento de la banda, cada nuevo show es mejor que el anterior, cada disco es mejor que el anterior -no todos piensan igual de esto último-, todo lo anterior tiene directa relación con el crecimiento y profesionalismo que va adquiriendo Max con el tiempo aunque no hay que dejar de lado el aporte que significó Andreas que como el mismo Max define “Andreas era un guitarrista increíble”. No cabe duda que Sepultura apunta a grande, Shannon Osbourne opinaba que para ella Sepultura sería el próximo Metallica. Todo bien hasta ahora aunque ya cercanos al final del capítulo llegamos a un nuevo quiebre en este cuento de hadas.

Imágenes extraídas del libro: de izquierda a derecha: Sepultura en el Hammersmith Odeon, en Londres; Max e Iggor pintados para la sesión con los Xavantes.

1996: Tragedia y traición es el nombre del capítulo donde llegamos al clímax de la historia, Sepultura estaba simplemente a otro nivel y esto es importante de destacar y el libro lo deja claro -aunque ya lo sabíamos- ya que si la tragedia y principalmente la traición hubiesen ocurrido en un momento distinto del que estaba viviendo Sepultura posiblemente el resultado hubiera sido otro, aunque Monte Conner quien trabajaba para Roadrunner decía “Yo venía oyendo rumores de una tensión creciente en el tour europeo por Borijov Krgin-también trabajaba para Roadrunner-, que mantenía contacto constante con Iggor y su mujer, Monika”. Fue en la presentación del 16 de Diciembre de 1996, en el Brixtom Academy que la tensión no dio para más y Max recibió un ultimátum por parte de los demás miembros de la banda, Max tenía que elegir entre la Manager de la banda -Gloria- o Sepultura, la decisión de Max fue quedarse con ella.

Lo que resta del libro -que no es poco- parte en 1997 y termina en 2013, recorremos las emociones, dudas y certezas con las que Max tuvo que lidiar luego de su salida de Sepultura, pasado esos difíciles momentos viene la redención de Max en la formación de una nueva banda, Soulfly, y con Soulfly pasarán varios años de relatos, contándonos la visión musical, los procesos creativos, las personas que colaboraron y formaron la banda, los discos Soulfly(1998), Primitive(1999), 3(2002), Prophecy(2004), Dark Ages(2005), Conquer(2008), Omen(2010), Enslaved(2012) y Savages(2013), los tours, etc. Hay una anécdota sobre el tour correspondiente al disco Dark Ages que a Max le espantó y posiblemente también espante al lector, Max recuerda “También tuvimos algunos dramas, es claro. Recuerdo que estábamos listos para tomar un tren de Rusia a Polonia y Gloria intentó encontrar un traductor y alguien de seguridad para que nos acompañara hasta el otro lado de la frontera, pero nadie quería aceptar el trabajo. Hallamos extraño”, Max continua “Lo que no nos dijeron fue que atravesaríamos Bielorrusia, que aún es un país comunista”…, ahí está por que nadie quería aceptar el trabajo de traductor y de seguridad, para sanidad mental es mejor no seguir con esta escalofriante historia. En paralelo a todo lo anterior hay espacio para abordar el tema de la salida de Max de Sepultura. Max sigue dolido por un tiempo, dedica algunas líneas de sus canciones de Soulfly a Sepultura, los fans piden que vuelva a Sepultura, Max habla con Andreas para un posible retorno, nada de eso ocurre y quien lo tenía claro era Monte Conner “Para Roadrunner, ver a su mayor atracción separarse era una gran pérdida, pero yo sabía que aquello era irreconciliable. No en tanto ahora teníamos dos bandas, en vez de una”. 2006 hay un hito, después de 10 años Max vuelve a hablar con Iggor y se produce la reconciliación, “Siempre sentí la falta de Max. No pude soportar más, entonces paré de hacer música. Dejé Sepultura y di inicio a mi proyecto electrónico”, la reconciliación trajo también el nacimiento de Cavalera Conspiracy. 2013 da fin al libro con una retrospectiva personal de Max y palabras finales de algunos que son parte de la vida de Max.

Imágenes extraídas del libro: de arriba a abajo: La primera formación de Soulfly - Max, Lucio Maia, Marcello Diaz e Roy Mayorga; La nueva formación en el Big Day Out en Australia – Max, Makey Doling, Roy Mayorga e Marcelo Diaz.

Hay dos cosas para apuntar sobre la vida de Max, una es el rol de su madre y la otra es la religión, ambas van de la mano, y es tal la influencia de ambas que se deja ver con claridad a lo largo del libro, de hecho en lo que respecta a la religión el libro parte con “Este libro es dedicado a Dios. Gracias por siempre estar conmigo y escuchar mis rezos y por iluminar mi carrera” pero también la religión se refleja en su trabajo, el ejemplo más evidente es el primer disco de Soulfly que está dedicado a DIOS, esto último le trajo problemas ya que no pocos fans gritaron a los cuatro vientos “VENDIDO!”.

Imagen extraída del libro: Antes de cada show, Max dedica un momento para recordar a aquellos que se fueron y a aquellos que aun siguen aquí.

En general se puede decir que el libro es accesible de leer, además la historia de Sepultura en términos generales es bien sabida por lo que se nos hace más cercano el relato, nos embebemos en las historias con mayor facilidad y propiedad. Lo que queda en el aire y me deja con una sensación extraña es eso que dice Max al comienzo del libro de que llegó la hora de contar su historia con “verdad y precisión” ya que eso no se cumple a cabalidad, quedan muchos cabos sueltos si nos ponemos algo quisquillosos sobre su salida de Sepultura, pero lo entiendo como lo que es, su verdad y en ese sentido no la cuestiono mayormente -Rashomon(1950) de Akira Kurosawa, "pone en tela de juicio la fiabilidad del testimonio subjetivo y las limitaciones de una concepción del mundo limitada a un único punto de vista", Filmish-, el libro funciona igual y por lo mismo si tienen la posibilidad de leerlo no lo duden ni un segundo, les aseguro que pasaran un muy buen rato.

El libro es del 2013 y está escrito por el inglés Joel McIver, aunque he leído para salir del paso la versión en portugués, imagino que la editorial no es la misma para la versión en inglés como para la versión en español si es que esta última existe. Para la versión en portugués la editorial es Agir y la traducción de inglés a portugués estuvo a cargo de Roberto Muggiati, el prologo corrió por cuenta de Dave Grohl (Nirvana, Foo Fighters). 




Escrito por: Exequiel Cifuentes R.

Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]