#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#Especial: Dio - Holy Diver: "El Enano Maldito en su forma final"



Cuando uno se refiere a Ronnie James Dio -dejando de lado su paso previo por Rainbow y Black Sabbath-, es imposible no pensar en un disco que resultaría clave tanto en la carrera del Enano Maldito como de todo el Heavy Metal desde la década de los '80. Y es que, más allá de las preferencias personales, todos los caminos terminan llevándonos a "Holy Diver", un LP debut que, hasta hoy, se mantiene en la cima como una obra imposible de superar. Ese intento de álbum conceptual llamado "Magica" (2000) no logró obtener ni la mitad de la trascendencia que tuvo esta placa. Porque después de tamaño debut en grande, la totalidad de la discografía de DIO tuvo un molde que jamás se vio amenazado/compensado por sus esfuerzos posteriores.

Pero qué hace de "Holy Diver" un disco que se mantiene hasta hoy como una obra maestra. Hay muchas razones válidas, pero hay que partir por lo principal: la historia. Y es necesario remontarnos a 1982, cuando RJD culmina -con polémica, lamentablemente-, lo que sería su primer ciclo en los renovados Black Sabbath post-Ozzy. Si bien la pareja creativa conformada junto a Tony Iommi rindió con los resultados conocidos por decenas de generaciones hasta hoy, las diferencias artísticas y personales entre el riffmaster y el Duende ítalo-americano se hicieron insostenibles, culminando con el despido de este último bajo la acusación de haber alterado las pistas vocales del directo "Live Evil" a espaldas de sus compañeros. Aquella controversia, sumada a la mala relación con su antiguo colega Ritchie Blackmore -lo que determinó su salida de Rainbow en 1978- le llevaron a tomar una decisión trascendental: formar su propia banda, ser su propio líder y conducir el destino de su propia nave, sin tener que lidiar con la egolatría ajena.

  Grabado en los legendarios estudios Sound City de California -Neil Young, Cheap Trick, Tom Petty & the Heartbreakers, Saxon, Slayer, Rage Against The Machine...cuántos nombres inmortalizando su arte en ese lugar, por Dios!-, "Holy Diver" nos presenta un mundo de fantasía que, sin embargo, poco y nada se apartaba del mundo real en cuanto a contenido. Desde la Tierra Media descrita por J.R.R. Tolkien hasta la Inglaterra medieval retratada por Walter Scott en sus novelas históricas, pasando también por la Ciencia-Ficción, los relatos arturianos y los juegos de rol tipo "Calabozos y Dragones". Arte y cultura popular presentes en un trabajo sólido en todas sus líneas y certero en cada uno de sus surcos, donde lo fantástico y lo real generan una vibra de la que es imposible abstraerse y nos sumerge en su hechizo irrompible.

Desde el inicio matador con "Stand Up and Shout" nos queda claro que, a pesar de la naturaleza fantástica que cubre el álbum, "Holy Diver" es una pieza de Heavy Metal en todo su esplendor. Siempre al ataque, motivación a full para cualquier headbanger declarado y con un Ronnie James Dio gritándote en la cara "LEVÁNTATE Y GRITA!", sin rodeos ni palabras rebuscadas. De paso, imposible ignorar el aporte del talentoso Vivian Campbell en las seis cuerdas, un guitarrista inglés de apenas 20 años y dueño de una técnica exquisita cuando se trata de tocar Heavy Metal a la usanza británica/europea y marcando un gran contrapeso al "festivo" sonido americano que reinaba en esos años. Y si acaso muchos pensaban que la elección del mencionado Campbell fue solo coincidencia, es porque jamás le ha puesto atención a uno de los clásicos obligados de todo el catálogo del Enano Maldito: "Holy Diver". Un riff emparentado con el de "Heaven and Hell" de Black Sabbath, pero más constante y marcial, precedida de una intro atmosférica que nos transporta de inmediato a los combates con espada en mano de la Europa Medieval, como podemos apreciar en su recordado videoclip. A nivel musical, además del tremendo desempeño con que Vivian Campbell imprime su marca sonora registrada, la dupla conformada por sus socios de antaño, el bajista Jimmy Bain (Rainbow) y el baterista Vinny Appice (Black Sabbath) aporta con una solidez rítmica de primer nivel, generando un groove simple en apariencia pero que transmite ese sentimiento de emoción y poder con que DIO revolucionó el Heavy Metal que en los '80 formaba parte de la cultura popular en gran parte de planeta.

"Gypsy" y "Caught In a Middle", pese a ser cortes menos afamados que los dos tracks anteriores, reflejan la orientación melódica con que Ronnie James Dio moldeaba sus composiciones, diseñadas tanto para transportarte a otra dimensión como para ser cantadas con puño en alto. Por ende, no debiera extrañar que instituciones tan disímiles como Anthrax, Mötley Crüe y Foreigner (sí, tal cual) se refieran a su (pequeña) figura como referente indiscutido de una era dorada. Y luego de la doble dosis altamente melódica, el dramatismo sombrío de "Don't Talk To Strangers" se encarga de cerrar la cara A del vinilo con la supremacía propia de los clásicos, reafirmando la conexión existente entre un RJD ya entrado en las cuatro décadas -y con harto carrete- y un género que, para esos años, se erigía como un estilo de vida más allá de la música.

La batería machacante del todo-terreno Vinny Appice se encarga de abrir el lado B del disco para dar paso a "Straight Through The Heart", uno de esos tracks criminalmente mirado en menos,  como también ocurre con "Invisible", el cual resume en una mezcla de alta efectividad la psicodelia pesada del Rainbow setentero con los riffs de alto octanaje que rememoran el renacer de Black Sabbath comenzando los '80. Suficiente como para arrodillarnos ante el prodigio creativo con que RJD se ganó el amor de miles y millones, siempre bajo sus propias reglas y enrostrándole a los medios que la calidad no tiene edad. Por ende, en un single como "Rainbow In The Dark", es posible apreciar una combinación de gancho comercial con actitud metalera que pocas bandas dentro del género han sabido aplicar con éxito. Como dato: el mismo RJD odiaba esa canción por encontrarla muy "pop", al punto de que estuvo ad portas de excluirla de la placa y quemar la cinta. Por suerte, sus compañeros se las ingeniaron para persuadir al pequeño líder de tan drástica decisión y muchos estamos agradecidos de aquello hasta hoy. Para el final, la niebla nocturna de "Shame On The Night", una canción arrastrada, pesada y con un RJD al tope de sus capacidades vocales, mientras Vinny Appice en los tambores dibuja una serie de montañas y parajes que recrean un mundo de aventura y peligro al acecho.

Para el recuerdo quedará ese inolvidable concierto en 2006 en el estadio Víctor Jara, con el álbum interpretado en su totalidad, como también se puede apreciar en "Holy Diver Live", uno de los últimos registros en vivo con el Enano Maldito en vida. A 35 años de su lanzamiento, y con una nutrida discografía -contando también sus trabajos como parte de Elf, Rainbow y Sabbath-, el legado de Ronnie James Dio se resume en una placa que, hasta hoy, se mantiene como un obligado dentro del Metal y el Hard Rock, dibujando y dando forma a aquellas fantasías, donde lidiamos con nuestros miedos y la figura de Murray -el ser demoníaco que estrangula con sus cadenas, al corrupto sacerdote, como se aprecia en la portada- nos protege de todo maleficio. Donde quiera que esté, el Enano de la Montaña de Plata sigue presente a través de su música y esas letras que hacen de la fantasía algo tan real como la vida misma.


Escrito por: Claudio Miranda

Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]