#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#Entrevista con Marcelo Oyanadel (Premios Escuchar) "Las expectativas siempre han sido altas"


Recientemente, conversamos con Marcelo Oyanadel, músico de la banda Resilience y el principal organizador de los premios escuchar, sobre esto último es que conversamos sobre la segunda edición de esta iniciativa que busca reconocer lo mejor de la escena rock/metal nacional. 

R: Primero que todo, gracias por concedernos la entrevista, antes de hablar del presente, hablemos un poco del pasado ¿Cómo nace la idea de realizar los Premios Escuchar?
M: Hola, en Sudamérica, pero particularmente en Chile sucede algo bastante especial, existe un "under" o movimiento "independiente" bastante grande y consolidado, debido a que no hay un plana de medios de "medio nivel" de audiencia, sino que existen solamente medios masivos y los medios pequeños. Dicha brecha entre los grandes medios, entiéndase grandes tanto a nivel de recursos como de impacto social, y los medios under o independientes, los cuales generalmente tienen un gran alcance a público de nicho pero que no cuentan con recursos, ha permitido que estos pequeños medios tengan un impacto muy potente a la hora de determinar como oriento a la audiencia chilena para escuchar y descubrir nuevas canciones de artistas nacionales. Lamentablemente, y como es de esperarse, estos medios por si solo tienen poca relevancia en el sistema, pero unidos tienen un gran alcance, y logran abarcar a todo el abanico de audiencias para los distintos subgéneros del rock y metal. Solo sumando los medios nacionales independientes como Resistance, PowerMetal, Rockerio, et., en RRSS es posible lograr un alcance de 500.000 seguidores e impresiones web, si a eso se suma el cuartel del metal (un medio independiente peruano), fácilmente se puede llegar a 600.000 seguidores de rock y metal en chile de medios independientes. La publicación orgánica permitiría de publicaciones similares podría llegar incluso al 10% de la población del país.

Existen diferentes mecanismos para dirigir el movimiento cultural de Chile, pero los medios independientes no tienen voz ni voto, entonces era necesario generar acciones que nos permita ponernos en el radar del gobierno, de las empresas y de los medios masivos. Claramente, los Premios Escuchar son una respuesta a la necesidad antes planteada, y yo en mi rol de músico, de editor, y de productor de eventos nacionales, he reafirmado esta y otras falencias. Es así como en octubre del 2015 me surgió la idea, postulé a un FONDART pero me fue mal, no me creyeron, así que el 2017 me la jugué y lo hice por mi cuenta.

Siguiendo en la línea del pasado, hablemos de la primera versión realizada en el 2017 ¿Cómo sientes que resulto todo? ¿Cuáles son las cosas que rescatas de aquella versión?
M: Fue todo de maravilla, muy cercano con los músicos y los medios. Los músicos en particular estuvieron felices de participar y, ganadores o no, me hicieron notar que estuvieron complacidos en que se realizará este tipo de actividad. Los medios por su parte, en general, también se sintieron bastante agradecidos, cobijados, y que demuestra que no estamos solos en esto del rock y el metal, un subgénero que aquí en Chile está muy abandonado y salvo por moda de grandes tiendas o conciertos de leyendas del rock no tiene mayor impacto en la sociedad. Si bien el impacto en la comunidad en general fue bastante bajo, no lo fue así para los actores anteriormente mencionados, por lo que como base para próximas ediciones se convirtió en algo bastante solido. Obviamente hay decenas de cosas que mejorar, pero ahí esta la gracia de esto, sino hubiera desafío para próximas ediciones perdería ese sabor a emprendimiento e innovación que posee.


Hablando de mejoras ¿Cuáles son los principales cambios que se vienen para la versión 2018?
M: Se vienen varios cambios, algunos debidos a falencias detectadas en la primera versión y otros que han sido agregados debido a nuestro trabajo con el Centro de Creación Infante 1415 de la Municipalidad de Providencia y del CNCA. Principalmente hay 4 grandes cambios:

Primero, de cara a la organización interna, cambiamos el mecanismo de votación para volverlo más imparcial, con menos carga para los jurados, con mayor relevancia para los medios independientes que poseen equipos de trabajo más grandes, e incluimos invitados de renombre al listado de jurados para dar más valor a lo realizado por los medios independientes, por lo que esta vez tendremos distintos de actores en la planilla de jurados, desde académicos hasta músicos de trayectoria.

Segundo, a nivel logístico de la ceremonia, se traslado el evento para el centro de eventos de Juventud Providencia de manera tal de poder dar cabida a más asistentes y que a la vez tenga mejor acceso a transporte público.

Tercero, contaremos con una transmisión oficial profesional a cargo de Twitsessions, asegurando así calidad, dinamismo, e impacto en la comunidad.

Cuarto, agregamos nuevas categorías a premiar, por lo que este año también reconoceremos al mejor single del año y mejor del productor. El mejor single va dirigido a todos esos artistas que por distintos motivos publican solo una canción y no un LP o EP, y Mejor Productor, va dirigido a reconocer a todos los profesionales que sin ser parte de la banda le dan vida a una producción fonográfica.

Hablando de seleccionados ¿Cómo fue el proceso de pre selección? ¿Cuáles fueron los errores más frecuentes de parte de las bandas a la hora de postular?
M: Uff, fue agotador. ¡Hubo el triple más de postulaciones!. Para que el postulante pueda ser valido como postulante a una categoría primero que todo tenía que enviar correctamente la información, y y esta debía ser válida, por lo que había revisar uno a uno la veracidad de los datos, sobre todo la fecha de la publicación del material. Hay un notable problema de lectura y de compresión de las reglas publicadas en el sitio web, por ejemplo, hubo postulaciones de discos del 2016, o de discos que aún ni han sido publicados! El error más frecuente de los postulantes era más que nada apresurarse por tratar de que fueran incluidos en el proceso y enviaban material en que no cumplía con las reglas publicadas, sobre todo con la fecha de publicación. Este problema nos impacto mucho, debido a que nos obligo a ser mas rigurosos con la revisión de los datos enviados y por lo tanto gastamos más HH de lo presupuestado en esta actividad.

Aparte de las categorías ya anunciadas y que se encuentran siendo evaluadas por el jurado, ¿habrá más reconocimientos?
M: Desde que partió la idea de los premios sentíamos que era necesario dar un espacio para reconocer a distintas iniciativas que empujan a que todo el millar de artistas del under se hicieran notar, por lo mismo este año también tendremos espacio para reconocimientos, pero a diferencia de la vez pasada mantendremos esto en secreto hasta el día del evento. A la vez separamos este reconocimiento en 2, de manera tal de premiar a los que difunden a la música chilena y a la industria nacional, plataformas que se han vuelto muy necesarias para dar valides al material generado en Chile.

¿Cuáles son tus expectativas como organizador para la edición 2018 de los premios?
M: Las expectativas internamente siempre son altas, pero es mejor ir paso a paso, ojala salga todo bien para que a futuro se cuente con recursos que puedan asegurar la continuidad del evento.
Por ahora pienso que tendrá un impacto mucho mayor al de la vez anterior debido a que también se cuenta con mayores recursos para poder obrar una ceremonia de alto nivel. Del mismo modo, que podamos hacer esta segunda versión es una prueba de fuego para poder salir en busca de más sponsors que quieran participar de este evento de manera tal de potenciar el circuito y la producción de material chileno.

Por último y para ir cerrando, ¿Qué desafíos a grandes rasgos quedan para la escena chilena según tu experiencia?
M: Mira, si bien hay un montón de opinión de toda la gente que está en esto argumentando sobre que hay que apoyar la escena, que los locales invitan a puros tributos, que los músicos deben ir a las tocatas a devolver la mano, etc., pero creo que la falencia está en 4 grandes aspectos:

Primero, hay pocas posibilidades de difusión, si bien los nuevos artistas o independientes suenan o se hacen notar primero en los medios pequeños, quizás más de alguno pensará que X sitio web es un medio grande, pero un sitio, si lo podemos medir, con menos de 100.000 seguidores en rrss en realidad tiene poco impacto en un universo de tantos oyentes como en Chile, imagínate a nivel Sudamérica o global. Pero bueno, gran parte de estos pequeños medios vuelcan más del 50% de su contenido en material nacional, lo cual está muy bien, pero sigue siendo poco frente a la promoción o cobertura de bandas extranjeras. Hay números medios, sobre todos los que quieran llegar a más gente que se nublan con la idea de cubrir eventos internacionales y dejan de lado el núcleo de lo que mantiene la escena viva en el país: los artistas nacionales.

Segundo, lo he visto en otros países, incluso en Argentina donde se sabe del gran circuito de música nacional que recorre el país, tanto show extranjero está ahogando a los artistas nacionales. Se debe entender que la industria musical opera en un ecosistema, donde interactúan diferentes actores, cada uno realiza su trabajo correspondiente y el sistema se fortalece, pero en Chile este ecosistema está desequilibrado, se necesitan acciones de las empresas, gremios, colectivos y el gobierno que impulse y levante a los componentes de este ecosistema que no puede hacer competencia a tanta oferta de realmente buenos conciertos sean bandas locales o internacionales.

Tercero, a muchos no le gusta esta opinión, pero supongamos que podemos entregar la música chilena por toneladas a diferentes audiencias del país, ocurrirá que en muchos la gente de todas manera no irá a los shows, y esto porque existe un alto de porcentaje de producciones chilenas o que suenan mal, que tienen una producción pésima, o que netamente hace una propuesta musical mala, ya sea porque es copia, porque el vocalista canta mal, o lo que sea. Se que existe el discurso de que no hay música mala, pero la música, actualmente lo quieras o no, es una industria, una industria de mucho dinero y que es capaz de dar de vivir a muchas personas. Si sólo quieres hacer música, sea o lo que sea, entonces no hay que reclamar. Si reclamas porque no hay espacios entonces es porque quieres ser parte de la industria, y para ser parte de la industria debes ofrecer un producto de calidad, porque hay miles de productos mejor o igual que el tuyo.

Por último, y como cuarto punto, en Chile es muy difícil hacer circuitos, primero porque geográficamente queda todo lejos, segundo porque los locales no tienen infraestructura adecuada o normalizada, y tercero, no existen plataformas de difusión suficientes para dar cabida a tanta oferta y con presencia en tantas ciudades distintas.

Por último, este espacio es tuyo, puedes enviar Saludos, dedicar palabras o decir lo que quieras
M: Premios Escuchar se desarrollará el próximo 23 de junio en Providencia y sera transmitido para todo Chile vía Streaming, así que atentos. ¡Saludos a la resistencia!

Encuentra más información sobre los Escuchar en:

Post A Comment
  • Blogger Comment using Blogger
  • Facebook Comment using Facebook
  • Disqus Comment using Disqus

1 comentario :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]