#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#LiveReview: Glenn Hughes "Grabado a Fuego Purpura"



Todo amante de la saga iniciada en 1968 debe reconocer sin excusas la trascendencia de Deep Purple como una institución del Rock duro más allá de los 'grandes éxitos' - inevitable la confusión con 'clásicos' en cualquier caso-, donde tanto sus integrantes actuales como quienes siguen activos luego de formar parte activa de sus respectivas 'formaciones doradas' han sabido mantener vigente un legado hasta hoy a prueba de todo. Glenn Hughes debe ser, por lejos, el ejemplo más representativo de cómo el legado de los máximos referentes del Hard Rock y el posterior Heavy Metal se ha preservado con tamaña frescura, al punto de recrear en vivo un repertorio mítico e inmortalizado en una serie de registros trascendentes tanto para fans púrpuras como amantes del género en su faceta más primal. Y la tercera visita del bajista/cantante inglés a nuestro país -por tercer año consecutivo-, esta vez tuvo ingredientes especiales, tanto a nivel de setlist como de puesta escénica.


Un Club Chocolate repleto fue el lugar escogido para las siguientes 2 horas de Deep Purple clásico, el de la era 1973-76, favorita de quienes realmente llevan el color púrpura en el ADN, grabado a fuego en la piel. Una celebración de la historia y la calidad que, pasadas las 22:15 horas, y con una intro compuesta por samples de canciones de la legendaria banda -incluyendo el audio de Jon Lord presentando a Glenn, extraído del mítico California Jam '74-, comenzaría con el martillazo sónico de "Stormbringer". Si con la aparición del ex-Trapeze y sus músicos la recepción del público fue incendiaria, con el riff inicial del track que titula el álbum editado a fines de 1974 el recinto se vino abajo por completo hasta transformarse en un mar de cuerpos saltando y cabeceando, todos entregados a la magia del fuego sonoro de los ingleses en manos de su guardián.

Una alineación de lujo atacando con todo y denotando una solidez escalofriante. Es cierto, con 70 años en el cuerpo y más de 50 de carrera artística, Glenn Hughes se mantiene en excelente forma a nivel vocal, al igual que su maestría el bajo. Un todoterreno que no tiene empacho en compartir protagonismo con sus compañeros de ruta, en especial el chileno Fer Escobedo, de quien hablaremos con mayor profundidad más adelante. Porque luego del explosivo inicio, "Might Just Take Your Life" y "Sail Away" -ambas extraídas del insuperable "Burn (1974)", erigen como protagonista a Jay Boe Hansen, un tecladista que recrea el clásico sonido Hammond con una soltura impresionante, a la vez que el sintetizador Minimoog pareciera formar una tormenta de sonido que nos envuelve en fuego y pasión. Algo similar podemos afirmar de Soren Andersen, un guitarrista cuya estampa recuerda al bueno de Ritchie Blackmore, al igual que su tremendo desempeño con la Fender Stratocaster, como se puede apreciar en ese blues desgarrador llamado "Mistreated", con el público cantando a 'cogote atravesado' y Glenn dictando cátedra de interpretación al borde de la sangre y las lágrimas. Desbordar pasión a destajo, sufrimiento y belleza en un mismo sonido, eso era Deep Purple a mediados de los '70 y Hughes, acompañado de músicos seleccionados personalmente por él, recrea esa atmósfera al punto de hacer del glorioso pasado un presente inmortal.


Para la 'crítica especializada', puede que apelar a la historia sea un pecado mortal, pero cuando se trata de alguien que participó y forjó esa historia, aquellos juicios quedan en eso y nada más. Por lo mismo es imposible no estremecerse cuando el propio Glenn hace mención al recordado California Jam '74 al momento de presentar ese monstruo llamado "You Fool No One", una jam que no para de crecer en tamaño y genialidad -Glenn autografiando el vinilo de un fan desde el escenario antes de unirse al ensamble sonoro sus compañeros...cuánta grandeza en ese momento, por Dios!-, con Fer Escobedo liderando la caballería con una maestría abismal. Con 25 años, el talentoso baterista nacional despliega su tarea con la fuerza de los titanes, dejando en cada golpe la vida. El 'drumming' machacante del supremo Ian Paice, el ardor 'latino' de Mike Shrieve -baterista de la alineación clásica de Santana- y la locura inflamable de Keith Moon...características que explican el porqué el veterano músico inglés lo eligió para su gira mundial durante los próximos dos años. Y mientras Fer aporrea los tarros como si invocara a las divinidades del universo, Glenn lo mira alborozado, como un padre a su hijo. Es su chico, su baterista, como lo afirma ante un público que veía en el joven músico el orgullo del talento local -bandera chilena en mano y visiblemente emocionado ante lo que estaba viviendo, para enmarcarlo en el recuerdo-, un representante de la sangre latinoamericana reforzando las líneas de la 'división negra' de la saga púrpura. De paso, la grandeza de "You Fool No One" permite apreciar las virtudes guitarrísticas de Soren Andersen, un tipo que emula los momentos más explosivos de Ritchie Blackmore en esos solos con que se incendia el lugar, quizás no tan impredecible como 'The Man In Black', pero con ese sentimiento que te impulsa a cerrar los ojos y viajar cuatro décadas atrás en cuestión de segundos. El poder del Rock en su estado más puro.


  De la cita con la historia pasamos a los homenajes, en especial el que le rinde Glenn al eterno Jon Lord con una sentida versión de "This Time Around", acompañado en el piano/teclado por Jay Boe Hansen, un instrumentista que emula con personalidad propia el sonido del desaparecido fundador de Deep Purple. La mención a su ex compañero de correrías David Coverdale al presentar la siguiente "Holy Man", a su vez, perfectamente podría ser la razón esencial de porqué Glenn Hughes es considerado el guardián legítimo del legado setentero de los británicos y es sobre el escenario donde todas las respuestas quedan a la luz respecto a su incuestionable título. Para rematar en lo alto, una mastodóntica "Gettin' Tighter" que se extendió hasta los confines de la galaxia, con el propio Hughes recordándonos que no solo es un maestro como cantante, sino también un bajista superclase. Un momento esperado y disfrutado a concho por quienes alguna vez alucinamos con registros de la talla de "This Time Around: Live In Japan" y "Live At Long Beach 1976", ambos los únicos registros en vivo oficiales con el talentoso guitarrista Tommy Bolin -una sobredosis se lo llevó de este mundo a los 25 años, a finales de ese fatídico '76, poco después de culminado el primer ciclo de los ingleses-, a quien el propio Glenn saluda y declara su amor "donde quiera que esté". Integridad artística y humana en su máxima definición, por donde se le mire.


Para el cierre del set, nuevamente nos remontamos a 1975-76 con una cruda versión del megaclásico "Smoke On The Water" pegada al final con "Georgia On My Mind" -versionada también por íconos de la talla de Ray Charles-, tal como en los directos mencionados en el párrafo anterior. Un viaje en el tiempo que culmina en lo más profundo del alma con "You Keep On Moving", por lejos el clásico más representativo del Deep Purple modelo 1975-76, aquel que con el distinto pero potente "Come Taste The Band" (1975) dejó en claro lo necesaria que es la evolución tratándose de un conjunto de músicos que se resistieron a permanecer en la línea de confort, aún si para ello hubiera que realizar cambios en el equipo, una constante en la carrera de los de Hertford desde el debut en 1968. En el caso del propio Hughes, cuánto pesó su preferencia por el soul y el funk al momento de ingresar a la agrupación allá por 1973, cuando se pensaba que ya lo habían hecho todo. Y quienes se negaron a aceptar ese cambio, jamás podrán entender lo que realmente significa Deep Purple más allá de un par de etiquetas que poco y nada tienen que ver con lo que realmente significó para el Rock más heavy y virtuoso desde sus inicios.


Para el final, luego del contundente repaso por los mejores momentos de la historia del Rock -reducir el legado de Deep Purple a la devoción de sus fans es ningunear su aporte al género en una era de revoluciones artísticas y amplificadores a todo volumen-, un par de bombazos de Hard Rock, hasta hoy fundamentales en el playlist de cualquier 'rocker' declarado. Primero una poderosa "Highway Star" casi calcada a su versión original en estudio, con Glenn tomando el micrófono y moverse sobre el escenario con la soltura del más avezado de los frontmen. Y para el remate, luego de un breve solo de batería por parte del explosivo Fer Escobedo -entre los "chileno!" del público, con el 'ceacheí' incluido, y el trueno generado en cada golpe...imposible describir con palabras tamaña muestra de grandeza y pasión-, el estallido nuclear de "Burn", un clásico tan incombustible como la discografía completa de los ingleses luego de 50 años azotando escenarios y creando paisajes en base a distorsión, peso e imaginación. Broche glorioso para una jornada en que el peso de una época fue tan protagonista como el presente que ratifica su influencia, hasta hoy tan invaluable como omnipresente. Deep Purple y su legado histórico seguirán reventando parlantes mientras Glenn Hughes siga ejerciendo su merecido papel de guardián y embajador supremo. El fuego púrpura sigue intacto y flameando más fuerte que nunca. Sí, el mismo fuego con el que llevamos grabado a fuego un estilo de vida que nos hace arder con el mejor Rock de todos los tiempos.

Escrito por: Claudio Miranda
Fotos por: Diego Pino
































Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]