#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#Livereview Red Fang: “Actitud de Rock”





A menos de un año del debut del cuarteto de Portland en Chile, Red Fang vuelve a nuestro país, aún presentando su más reciente álbum “Only Ghosts” (2016), que traería más de alguna sorpresa. En Resistance entonces nos pusimos nuestras armaduras  de latas de cerveza y fuimos al  Espacio San Diego a esperar la horda de zombies cerveceros para presenciar la segunda mordida del colmillo rojo.

            Ésta vez, de teloneros teníamos a los los locales de Wild Parade, quienes en poco más de media hora fueron capaces de encender a los presentes con su Rock puro y duro, propuesta muy inspirada en lo mejor de Hard Rock de los noventas con guitarras contundentes, un bajo energético y un ritmo más bien acelerado, llegando también a coquetear con el Thrash Metal, regalándonos incluso algunos riffs de la inmortal "Peace Sells" de Megadeth. Los Chilenos repasaron todo su material discográfico y temas como “Suicide Politics” y “Line Of Control” fueron cantados por más de un entusiasta, mientras el bajista no dejaba de moverse como un maníaco y pedir la participación del público vez que podía dando un espectáculo intenso y con carácter.


            Ya eran las pasadas las 20:30 y los de Oregon se toman el escenario con cautela, instalando sus equipos y hablando con el staff, realizando las pruebas de sonido pertinentes. Lo  que parecía el trámite de rigor, nivelar micrófonos e instrumentos, terminó siendo bastante largo, aunque fue amenizado por los integrantes que no dejaban de hacer participar al público de tanto en tanto, mención aparte para David Sullivan, que siempre estuvo cercano con la gente. Tocan un par de riffs y Aaron explica que “eso no era parte de set”. Pasados unos de unos 20 minutos Bryan pareció cabrearse y se va con Aaron también, sumándose luego el resto de la banda. La tensión bajo el stage crecía y luego de un par de minutos el grupo vuelve, juntan manos, se arengan y se posicionan.


            “Blood Like Cream” abre (finalmente) el repertorio de los estadounidenses con un sonido más bien desbalanceado pero que no mermó la energía del respetable, que coreó  “cut it up, cut it up, cut it up” a todo pulmón, “Malverde” continúa casi sin respiro, el público de a poco empezaba a animarse y ya para “Crows In Swine” era el recinto completo el que cantaba a coro. Luego de unas palabras de saludos más formales, Aaron sigue cachureando el amplificador de su bajo y “Not For You” continúa  calentando a los presentes, y es que tiene uno de los riffs más poderosos de la discografía de Red Fang, “No Air” e “Into The Eye” fueron tocadas con tanta energía que a la mitad de ésta última Aaron rompe la cuerda de su bajo, rápidamente hace gestos a su equipo que de forma expedita le dejan una cuerda a mano, por lo que tuvo que improvisar el termino de la canción con un resultado extraño, sin arruinar la misma.


            Mientras Aaron se tomaba su tiempo cambiando la cuerda de su Bajo, Bryan Giles se pone a contar chistes, que fueron rematados por el clásico “Badum-Tss!” hecho en batería por Sherman, la distracción fue suficiente y luego de que Aaron vuelve a tomar la palabra para decir lo increíble que había sido la recepción del público, nos lanzan una sorpresa “Antidote” canción nueva que seguramente será parte de su próximo álbum y que ya nos habían adelantado el año pasado. “Wires” es uno de los temas emblemáticos del cuarteto y lo saben, eso se nota en el juego previo de Sullivan en guitarra previo al riff principal, nuevamente el público cantaba dejando el corazón en el Domo. “Sharks” nos lleva a su primer disco con una potencia muy superior a la placa grabada diez años atrás, a estas alturas los problemas de audio ya estaban solucionados y el grupo estaba en su punto. De su última placa nos entregan juntos la fiestera “Cut It Short” y la más introspectiva del set: “The Smell Of Sound” que nos sumergió en aguas profundas con su ritmo hipnótico.




            Luego de unas palabras donde Aaron nos contaba anécdotas de la visita pasada a Santiago, nos dice que quedaban tres canciones más, “Dirt Wizzard” abre esta etapa del set nuevamente subiendo la energía y el publico que saltaba y armaba un pequeño mosh en la parte central de la pista. “Flies” también fué vitoreada y el ritmo seguido con los infaltables “eh eh eh”. “Prehistoric Dogs” es la carta de presentación de Red Fang y el Espacio San Diego casi se vino abajo, ¡qué energía es la que tiene esa canción! La banda se toma un par de fotos y procede a retirarse, sin embargo bajo el escenario nadie siquiera parecía querer moverse de sus puestos, y era sólo cosa de tiempo para que volvieran. Aaron toma la palabra nuevamente y dice que no sabe qué más decir aparte de “gracias”, toma su bajo y “Hank Is Dead” vuelve a mover cervicales, cosa que se repite de forma más enérgica en “Throw Up” que cierra finalmente el repertorio de Red Fang.

            Más allá de los problemas técnicos que podrían atribuirse a una falta de prueba de sonido previa a su ingreso al escenario, es meritorio lo de los norteamericanos, ya que habían llegado esa misma tarde a nuestro país  y tenían que irse en la madrugada, poco faltó para que la banda llegara en paracaidas directo del avión al recinto (cosa que en el universo videográfico de Red Fang podría ser totalmente probable) , sin embargo, perdonándoles algunas fallas técnicas que no son de su exclusiva responsabilidad, lograron montar un show muy superior al del año pasado, con más canciones y más cercanía con la gente, demostrando así que los más de 10 años de carretera que tienen no son en vano, y que su rock es más que su música, su rock es su actitud.

Escrito por: Pablo Madrid
Fotos por: Tay Martinez
















Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]