#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#CDReview: Judas Priest-Firepower (2018)



Hace poco más de una década, Rob Halford afirmaba públicamente que superar la furia bestial de "Painkiller" implicaba recurrir a un registro cercano al Death Metal, dejando entrever que la placa del '90 era el pináculo de un catálogo repleto de fundamentales dentro del desarrollo y la identidad del Heavy Metal durante casi medio siglo. Aquella afirmación, pese a la aceptación por parte de los fans, derivaría, indirectamente en la irregularidad mostrada en la última década: luego del regreso de su emblemático cantante y la publicación del excelente "Angel of Retribution" (2005), Judas Priest nos sorprendería con el conceptual "Nostradamus" (2008), un trabajo tan ambicioso como extraño respecto a lo que, hasta entonces, era su marca registrada. El desastre se tradujo en la interpretación de apenas dos de las canciones de un diisco hecho en formato doble y, por qué no, para ser interpretado en su totalidad. La partida de K.K. Downing y el anuncio de la gira de despedida Epitaph parecía ser el último capítulo en la historia de los de Birmingham, pero sería precisamente su reemplazante, un jovencísimo Richie Faulkner, quien terminaría impregnándole a Priest la dosis de inspiración y juventud necesaria para continuar en la carretera pavimentada por el quinteto desde sus inicios en 1969. De esta manera, "Redeemer of Souls" (2014) marcaba la alerta sobre el regreso de los Dioses del Metal a su mejor forma, pese a la pobre producción, lo que tanto a los fans como a la propia banda dejó con ganas de un siguiente álbum, uno que, sin necesidad de pedirlo, pareciera que se ganó el título de 'clásico inmediato', por muy cliché que pueda sonar.

Producido en conjunto por el brillante productor Andy Sneap y el histórico Tom Allom -gran responsable del dominio absoluto de los Metalgods durante los años '80-, "Firepower" es una llamarada sonora que lo hace arder todo a su paso. Partiendo por la excelente portada a cargo del destacado ilustrador chileno Claudio Bergamin -reconocido por sus colaboraciones para Criminal, Rata Blanca, Nocturnal Rites, Battle Beast...casi nada!-, la cual recrea las míticas portadas de su era dorada, tomando como modelo el trabajo del histórico Doug Johnson y adaptando el arte a los tiempos actuales para reflejar la fuerza flameante e inagotable de una agrupación que, pese al paso de los años -y a los problemas de salud del uno de sus componentes fundamentales-, se mantiene en pie encarnando los valores de un género incólume a todo aquello que pretenda relegarlo a un segundo plano.

  Desde el estallido inicial con el track que titula la placa, no nos queda otra opción que resignarnos ante la paliza sónica que se nos viene en un abrir y cerrar de ojos. Un Rob Halford a quien la afinación medio tono más abajo le permite explotar todos sus recursos vocales, al punto de estremecerte las tripas. Algo similar ocurre con la dupla compuesta por el mencionado Richie Faulkner y el incombustible Glenn Tipton, quien, pese al Parkinson diagnosticado hace poco más de una década, nos da una cátedra de actitud y sentimiento como exponente supremo de las seis cuerdas en el Heavy Metal desde los oscuros años '70. Y qué decir de la sociedad rítmica formada por el siempre sobrio pero fundamental bajista Ian Hill -un bajo perfil compensado por un trabajo que combina solidez y profundidad, el albañil a cargo de la muralla sónica de Priest- y el baterista Scott Travis -responsable, desde su debut en el supremo "Painkiller", de mantener intacto el groove asesino con que los británicos han sabido mantener intacta la única Fe que importa-, rindiendo con una calidad a prueba de todo tipo de limitaciones, tomando en cuenta la frescura con que estos veteranos se atreven a desafiar los designios del reloj biológico.

 Desde la marcialidad épica de "Lightning Strikes", hasta la melancolía sangrante de "Sea of Red", pasando por la mala leche de "Evil Never Dies" -, la motivación que transmite "Rising From Ruins", esta última precedida de una conmovedora pieza instrumental de piano y guitarra titulada "Guardians". Imposible encontrar fisura alguna en una placa que reúne lo mejor de cinco décadas de Heavy Metal con una vitalidad que muchas bandas jóvenes quisieran. A sus 66 años, Rob Halford  nos recuerda la importancia del presente, mientras la dupla Tipton-Faulkner canaliza el sentimiento incendiario que hace de "Firepower" una colección de himnos destinados a permanecer en la categoría de 'imprescindibles', prácticamente de manera inmediata. Y he ahí la gran virtud de esta placa respecto a sus antecesores más recientes: después de haberlo hecho todo, la lógica es que estos veteranos de mil batallas nos entregaran una placa que pudiera defenderse por sí misma. "Firepower" genera mucho más que eso: no es un disco que se defiende, sino que ataca y resuelve en todos sus flancos. No hay fanatismo ni crítica que valga ante tamaña muestra de calidad y actitud.

 Si bien la placa mantiene una línea que emula el poder aplastante de "Defenders of The Faith" y la metralla implacable del mencionado "Painkiller", un track de la talla de "Never the Heroes" perfectamente podría encajar en el recordado "Turbo" (1986), aunque con una letra que da cuenta del compromiso con la realidad en estos días respecto a los dorados -y locos- años '80. La guerra y las víctimas que cobra -sí, esa gente que muere en el campo de batalla y llamamos "héroes" para aliviar el dolor de sus deudos-, es una temática quizás nada de novedosa dentro del género, pero necesaria de abordar de vez en cuando, sobretodo en estos tiempos cada vez más difíciles a nivel global, sensación presente también en "Children of the Sun". Por otro lado, y ya que mencionábamos el disco del '84, las referencias a esos trabajos están presentes en "Necromancer" y "Flame Thrower", ambas concebidas en la tradición de las clásicas "Jawbreaker" y "The Sentinel". Priest al 100%, con Rob Halford desplegando su inspiración en los comics y la Ciencia-Ficción, todo aquello plasmado en la placa con una fluidez, hasta hoy, sin parangón alguno. Por supuesto, la labor en las perillas de los señores Sneap y Allom fue vital en todo sentido.

   En conclusión, las cosas por su nombre: el disco más bestial de Judas Priest desde "Painkiller", aquel trabajo con que, en palabras del propio Glenn Tipton, "degollaron al mundo". Casi tres décadas después, parece repetirse la historia y, lo mejor de todo, cuando todo un planeta daba por asumido que se había hecho todo y no era necesario nada más. Eso es, en el fondo, Firepower: una placa concebida con el alma y la fuerza del Heavy Metal, un género que, insistimos, sobrepasa todas las fronteras existentes y por haber. De pronto se nos viene la interrogante: ¿qué pasará con Priest después de esto? Ante toda una infinidad de posibilidades y las recientes declaraciones de Rob Halford sobre la permanencia de Glenn Tipton -Andy Sneap tomará su gira en los escenarios, pero el veterano guitarrista continúa como titular, al menos en la composición-, una cosa es segura: si este fuera el último álbum de los de Birmingham, sería una despedida con vuelta olímpica y goleada histórica. A lo grande y consagrando, nuevamente, un sello grabado a fuego. THE PRIEST IS BACK!

CALIFICACIÓN: 


Tracklist:
01. Firepower
02. Lightning Strike
03. Evil Never Dies
04. Never The Heroes
05. Necromancer
06. Children of the Sun
07. Guardians
08. Rising From Ruins
09. Flame Thrower
10. Spectre
11. Traitors Gate
12. No Surrender
13. Lone Wolf
14. Sea of Red

Escrito por: Claudio Miranda

Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]