#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#Columna: Los matices de Helloween


Cuando nos acercamos a los anhelados shows de Helloween, shows especiales, ya que se enmarcan en la reunión de la banda con Michael Kiske y Kai Hansen, los que se realizarán el viernes 03 y el domingo 05 de Noviembre en el Teatro Caupolican (shows que por cierto, se encuentran totalmente agotados desde el día en que salieron a la venta) repasamos los diferentes matices de este cameleon llamado helloween

En el inicio, Dios creó el cielo, la tierra y a Helloween. Quizás la banda que menos anticuerpos genera dentro de este mundo tan dispar como lo es el metal, pero al mismo la banda que recibe las opiniones más extremas dependiendo de que época de la banda te refieras.

En algunos días más recibiremos la visita de la calabaza a nuestro país y es por eso que conmemorando ese hecho, es que escribimos este artículo. Y nos enfocaremos específicamente en 3 personas, Andi Deris, Kai Hansen y Michael Kiske.

Todos dando su propio sello y estilo a canciones que hoy en día son emblemas dentro de la música, la controversia se provoca en el sonido y en interpretación de cada uno en lo que, para oídos de fans, debería sonar Helloween. Aunque eso es más una aseveración personal que objetiva.

Entre las opiniones que más se escuchan a través de los años con respecto a sus frontman es la disparidad y extremo en ellas, desde "Deris salvó a Helloween de una muerte segura" hasta "Helloween murió en los Keepers". Y otras menos extremistas que dan cuenta más que nada de la diversidad de opiniones que genera un mismo hecho.

Pero en esta eterna discusión, siempre hubo alguien que salió ileso y sin rasguño alguno, y ese es Kai Hansen. De hecho, la baja que sufrió la calabaza a principios de los 90 coincide con la salida de Hansen, el inicio de Gamma Ray y que Weikath en su afán de explorar y Kiske tomando el control de las ideas compositivas, hicieron que mucho del éxito logrado con Walls Of Jericho y los Keepers, se perdiera.

Entre las "malas canciones" (que a mí no me lo parecen en absoluto), de Pink Bubbles y Chameleon, mucha de la fanaticada comenzó a escuchar Gamma Ray, que en esa misma época tenía los discazos Heading For Tomorrow y Sigh No More. Kai estaba haciendo el trabajo de oro.
Si bien, Hansen solo cantó en un disco, fue suficiente para demostrarle al mundo que había nacido un nuevo género de Metal, el Speed Metal, con las guitarras crudas de Hansen y Weikath y la desgarradora voz de Kai llenando de rabia y realidad canciones insignes como "How Many Tears", "Starlight" y "Ride The Sky", por mencionar algunas.

Pero todos sabemos que la influencia de Hansen siguió más vigente pero esa vez en las voces del, en ese entonces, joven Michael Kiske, quienes nos regalaban, quizás, los discos más trascendentales en la historia del Power Metal, Keepers Of The Seven Keys 1 y 2, y canciones como "Future World", "Dr. Stein", "Halloween", "A Little Time", "Eagle Fly Free", "Rise And Fall" o "Twilight Of The Gods", pasarían a convertirse en himnos al mando de una de las mejores voces que conocía la humanidad.

Cuando todo parecía ir viento en popa, con el mundo a sus pies, y con una inesperada fama mundial, comenzaron las diferencias, que quizás, simples en su momento, pero que terminaron cobrando una real importancia en un momento clave de la banda, en 1989, y durante la gira del Keepers 2, Kai Hansen deja la banda apelando diferencias musicales. En ese momento, las diferencias musicales eran, el curso que tomaría la banda en su siguiente disco, Kai quería seguir haciendo Heavy Metal, pero los Michael querían variar su sonido y realizar otro estilo. Para ese momento, la fuerte alianza de los Michael hizo que juntos se pusieran en campaña donde ellos serían las principales cabezas pensantes en lo que sería Helloween en su nueva faceta.
Aquí precisamente en la historia comienza un periodo que lo llamaremos "transición". En esta época Helloween comienza recibir algo que a lo largo de su carrera no habían recibido jamás, críticas negativas. Eso sumado también a las fricciones que comenzaron a crearse en la pareja creativa, todo iba de mal en peor.
Finalmente todos sabemos el resultado, Kiske deja la banda y Weikath con ganas de volver al glorioso happy happy Helloween. Ya sin opciones de traer de vuelta a Hansen y con la obligación de darle vida o matar definitivamente a la calabaza, es donde quizás se tomó una de las mejores o peores decisiones para su nueva voz, el cantante Andi Deris.

Con la incorporación de su nuevo frontman, se evalúan y toman algunas decisiones que cambiarían el curso de la calabaza para siempre, las tonalidades de las nuevas canciones, el estilo menos "happy" (a pesar que su música lo sigue siendo), el adaptar todo al registro de su nuevo cantante, y decidir sonar así desde ese entonces, fue lo que que logró la separación definitiva entre los que aún esperaban al Helloween de los Keepers y los que se re encantaban con la banda alemana. Deris dando su propio sello y coronando canciones que a la postre se volverían emblemas, como "Power", "Escalation 666", "Falling Higher" o "If I Could Fly", por mencionar algunas.

Prácticamente todos tenemos una época favorita de Helloween, donde ciertas canciones o interpretaciones las sentimos como propias. Algunos pasajes amados, otros odiados, otros tal vez sin llamar mayormente la atención. Pero lo único cierto acá, es que Helloween nunca pasa desapercibido para nadie que ame el metal.

Si tuviera que dar mi opinión personal sobre que época me gusta más, siempre he sido claro en lo mismo, los Keepers son mis discos de cabecera, mi amor definitivo por el metal melódico fue gracias a ellos, pero cuando tengo que componer yo una canción, trato que suene más como un Walls Of Jericho e incluso un Better Than Raw. Las contradicciones en gustos que sólo Helloween podría regalarnos.

Escrito por: Fernando Molinet

La gran noticia del año para los fans del power metal es una realidad: la reunión de los integrantes históricos de Helloween llegará a Chile el viernes 03 y el domingo 5 de noviembre (ambas fechas agotadas) en el Teatro Caupolicán de Santiago, poniendo fin a muchos años de espera para ver de vuelta al vocalista Michael Kiske y al guitarrista y cantante Kai Hansen en la banda que definió el estilo a nivel mundial.

La legendaria formación clásica de Helloween revive además junto a sus compañeros Michael Weikath (guitarra) y Markus Grosskopf (bajo). Esta alineación fue la que dejó para la historia los discos «Keeper of the seven keys» en sus dos partes, indispensables en la colección de cualquier fanático del heavy metal que se precie.

La fiesta se ha denominado «Pumpkins United» (Calabazas Unidas) y a ella se suma también la banda completa que ha seguido manteniendo en alto el nombre de Helloween en todos estos últimos años: el cantante Andi Deris, el guitarrista Sascha Gerstner y el baterista Dani Löble. Es decir, compartirán sobre un mismo escenario todos los cantantes que ha tenido Helloween en su historia: Hansen, Kiske y Deris. Con tres guitarras, las de Weikath, Gerstner y el mismo Hansen. Y con la arrolladora base rítmica de Grosskopf y Löble.

Un show de casi tres horas, que tendrá sus primeras fechas en Sudamérica antes de partir a Europa, Asia y Estados Unidos, así que seremos de los primeros en el mundo en ver este sueño hecho realidad. Kai Hansen anticipa: «Ya vivimos grandes momentos en el Hellish Tour 1 y 2, pero en esta ocasión vamos a superarlo». Markus Grosskopf agrega: «Interpretaremos temas que hace mucho no tocamos, incluso habrá canciones que no hemos tocado nunca en vivo». Y Andi Deris remata: «Estoy realmente emocionado ante la oportunidad de interpetar junto a Michael (Kiske) canciones de ambos en un mismo escenario. ¡Va a ser absolutamente excepcional!».

¿Algo más que agregar? Solamente un poco de historia: Helloween nace en 1983 en Alemania y desde sus primeras grabaciones empiezan a configurar lo que hasta hoy se conoce como power metal, un estilo que fue más allá del heavy metal tradicional y lo llevó a otro nivel. En esos primeros años, Kai Hansen cumplió los roles de vocalista y guitarrista. En 1987, con la entrada de Michael Kiske a la voz, el grupo asumió la personalidad necesaria para convertirse en fenómeno en la escena mundial. Tras editarse los dos gloriosos «Keeper of the seven keys», Kai Hansen se marchó y formó su propia banda Gamma Ray, poniendo fin a esa época dorada. Michael Kiske hizo lo propio en 1993, y desde entonces el grupo inició una nueva etapa con Andi Deris como vocalista. Hoy el power metal es un estilo consolidado con millones de seguidores en todo el mundo y cientos de bandas que siguen los fundamentos establecidos por Helloween al plantar esas primeras semillas.

Quince discos, más de 8 millones de copias vendidas, y algunos hitos en vivo como su actuación en el Monsters of Rock de Donington en 1988 ante 100 mil personas; el Woodstock de Polonia en 2011, como cabeza de cartel, ante 500 mil personas; festivales como Rock In Rio y Wacken Open Air de Alemania; y sus giras con nombres de la talla de Iron Maiden, Black Sabbath, Dio, Slayer y Ozzy Osbourne, dan cuenta de la importancia de esta entidad. Ahora es momento de honrar su historia con las formaciones de ayer y hoy juntas en el escenario del Teatro Caupolicán, una jornada de la que no puede ausentarse nadie que alguna vez haya disfrutado las canciones de la banda.


Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]