#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#LiveReview: Lanzamiento de Catoni: “7 Cómo hacer rock y no morir en el intento”


 Las tres bandas consagradas en la escena metal local se presentaron en el Espacio San Diego, sitio que cada vez toma más fuerza para realizar eventos de esta envergadura. Esta vez los protagonistas de la fría noche fueron el trío de Power Rock santiaguino, Catoni, quienes celebraban el lanzamiento de su segundo larga duración titulado Cómo Hacer Rock y No Morir en el Intento. Cabe señalar que el show sufrió un pequeño retraso, cosa que no apagó el ánimo de los cerca de cien asistentes, quienes vibraron y disfrutaron de una potente jornada de rock y metal chileno.



Los jóvenes y talentosos Sobernot fueron los primeros en saltar al escenario. El cuarteto de Groove que cada vez comienza a ganar más espacio en los escenarios locales, logró a cabalidad encender los ánimos de un público que pese al frío y a la hora, se mantuvo estoico y respetuoso esperando a los artistas.
Con los poderosos “Cowards” y “Vermis”, César Vigouroux enciende el recinto completo y obtiene una excelente respuesta del público. Incluso en ciertos momentos, los espectadores tomaban el micrófono para entonar los coros junto a la banda. “Cold Bitch”, “Dead Space” y “The Second Coming” temas pertenecientes al EP Aurt (2015) continuaron con la limpia presentación de los músicos. Hubo momentos en los que el fuerte volumen causó alguna molestia, sin embargo dichos detalles se solucionaban en el mismo instante.
Luego fue el turno de presentar un tema perteneciente al nuevo trabajo de Sobernot que está pronto a estrenarse. La canción se titula “Nowhere to Run” y deja en claro todo el poderío de la guitarra, bajo  y tarros de Pablo La´Ronde, Joaquín Quezada y Felipe Sobarzo respectivamente. “Let Them Starve” puso el broche de oro a la impecable presentación de los cuatro músicos. No sería extraño verlos pronto en escenarios más grandes. Ser banda soporte para ellos ya no es suficiente.
Pequeño break de entre diez y quince minutos antes de la presentación de DamaJuana. Los asistentes se dan el tiempo de beber una cerveza o un vino, y disfrutar de los videos que se proyectan en las murallas del recinto.




Damajuana sube al escenario a seguir calentando los ánimos para el plato de fondo. No con la locura y euforia que desata Sobernot, pero con un Rock bien potente que evoca sonidos bluseros de vez en cuando. Clásicos de la banda como “Tonta” y el tema que suena frecuentemente en Radio Futuro, “Margarita a Los Cerdos” fueron parte del repertorio escogido por la banda liderada por Pancho Rojas, quien junto a su voz y su guitarra lograron ser un complemento exacto para una banda como Catoni. Para el cierre dejaron una sorpresa. “Corazones Rojos” sufrió una transformación que fue bien recibida por los asistentes. Un sonido muy diferente a la original de Los Prisioneros, pero que no deja de transmitir tremendas sensaciones tal como lo hizo el trío sanmiguelino durante los 80s y 90s.
Nuevamente volvemos al break. Cabe mencionar estos momentos, porque a diferencia de la tediosa espera que se da en otros recintos, acá el ambiente era notoriamente distinto. El bajo precio de las cervezas y la buena onda de los músicos quienes se paseaban entre los espectadores, hicieron que la jornada fuera no tan sólo disfrutar de la música, sino que también compartir con los protagonistas de la velada y consumir las preciadas e infaltables birras a un precio mucho más razonable para el público rockero.



Catoni subió al escenario pasadas las 1 de la madrugada. Cerca de las dos, incluso. No obstante, nadie quiso moverse del lugar. Muchas veces durante los poco concurridos shows de bandas locales, los asistentes deciden abandonar los recintos por temas horarios o por simple intolerancia. Esta vez fue la excepción, e incluso, se notó un leve incremento en el volumen de público que hubo entre el show de inicio y el show final.
“Misión Stereo”, “Hecho de Fuego” y “No Eres Real” fueron parte del set que ofreció Catoni. Cargado de historias y emociones que ha vivido una banda que (en parte) gracias a sus seguidores y al enorme esfuerzo que han hecho (al igual que la mayoría de los músicos en Chile), han logrado posicionarse también en lo alto de la escena local. Las vivencias que han tenido Carlos Catoni y sus compañeros, son plasmadas en sus trabajos musicales, que si bien no tienen esa agresividad directa que poseen muchas veces los rockeros, van casi en forma de poesía a cada una de sus canciones, con harto ritmo de balada que transmite enormes emociones. Bien por Catoni que rompe los esquemas del rock tradicional. No todo son patadas, muerte y pestilencia. No. Si necesitas darle un giro a lo que concibes por música, rock o simplemente actitud, no cabe duda que Catoni debe ser parte del set al que debes poner oreja para quitarte esa idea.
A mitad del show la armónica se tomó el escenario. Ya Damajuana nos había preparado en parte para una noche medianamente blusera, y Sobernot nos había volado la cabeza con sus líricas y su puesta en escena. Catoni fusionó todo eso y logró deleitar oídos y alocar el ambiente. “Migajas” y “La Vida Es Rock” daban cuenta de la excelente parada que toma el trío de músicos a la hora de pararse en el escenario.
Llegando casi al final suenan dos de sus máximos hits. “Luna” y “Lobo” fueron coreadas por los asistentes, quienes recibían el agradecimiento constante por parte de los artistas, quienes sorprendidos interactuaban constantemente con su fiel fanaticada.
Faltando cerca de 5 canciones por tocar, Catoni simula despedirse del escenario. Sin embargo el público continúa pidiendo más canciones, pese a que se acercaban las cuatro de la madrugada. La gente quería vacilar buen rock, y eso un artista siempre lo agradece. Al menos los artistas con humildad, y eso es precisamente Catoni, una banda que a punta de humildad y trabajo ha surgido como (lamentablemente) pocas.
Luego de una jornada de casi 4 horas de Rock, Catoni pone el broche de oro al show e interpreta el clásico “Ace Of Spades” de los legendarios Motörhead. Sólo 5 segundos del distorsionado bajo y voz de Rainer Hemmelmann lograron desatar la euforia de los espectadores. No importaba nada. Ni que fueran las 4, ni que el show tuviera un pequeño retraso. Nada. Estaba sonando “Ace Of Spades” y Catoni sabe perfectamente cómo se debe tocar un clásico de esta categoría. Luego para rematar, “Should I Stay or Should I Go” cierra la jornada de rock n roll puro que tuvo simplemente de todo.

Sin duda alguna, Catoni y sus invitados supieron cómo hacer de esta fría noche, una jornada calurosa y llena de euforia. Catoni sabe perfectamente lo que es hacer rock y efectivamente, no morir en el intento.

Escrito por: Bastián Gomez
Fotos: Cortesía de Blast!
Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]