#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#Especial Bruce Dickinson "El Secreto Del Alquimista"


No hay nada que no se haya dicho respecto a Paul Bruce Dickinson. Es cierto, su carrera ha estado marcada, durante más de tres décadas, por su irrefutable desempeño vocal y escénico dentro del Heavy Metal y el Rock en general. Sus años al frente de Iron Maiden, la banda más grande del género por donde se le mire, hablan por sí solos. Cuando la banda liderada por el bajista Steve Harris se dio cuenta de que con Paul Di'Anno era imposible expandir su sonido hacia algo más grande luego del, hasta entonces, insuperable Killers (1981), el cantante proveniente de Samson -banda con la grabó un par de álbumes con el nombre artístico de 'Bruce Bruce' pero jamás pudo despegar del amateurismo-, llegó para completar las piezas del rompecabezas. Y vaya que lo logró. Siete soberbios trabajos de estudio en una década y un álbum en vivo -Live After Death (1985) es un documento obligatorio, de ahí en adelante es cosa de gustos-, con que la Doncella de Hierro se situó en los '80 como el equivalente a lo que fue Led Zeppelin durante la década anterior. Y si bien el mérito es compartido entre los componentes de una alineación que escribió y grabó su historia a fuego -obviando, por supuesto, el excelso trabajo de marketing a cargo del histórico manager Rod Smallwood, el 'Peter Grant' del Heavy Metal-, el desempeño dentro y fuera el escenario demostrado por Dickinson no tardó en mutar en una escuela que hasta hoy se mantiene vigente luego de casi 40 años en cuanto a influencia, tanto a nivel de interpretación como de presencia e interacción con el público.


Sin embargo, reducir la carrera de Bruce Dickinson a lo realizado como integrante de Iron Maiden sería injusto y superficial, sobretodo si nos referimos a un personaje que, a diferencia de la gran mayoría de sus colegas de generación y profesión, sobrepasó las barreras de la música y, con el mismo profesionalismo que lo llevó a convertirse en un frontman a prueba de balas, el músico originario de Worksop decidió abrazar otras actividades, algunas a las que ya se dedicaba desde antes de dedicarse a la música de manera profesional y otras que surgieron una vez obtenida la consagración y durante su etapa solista.

Quizás la faceta extra-musical más reconocida de Dickinson, al menos desde antes de ingresar a las filas de Maiden, es la esgrima, disciplina deportiva que el cantante practicó de manera profesional hasta los 23 años. Al momento de su “retiro”, allá por 1981, figuraba en el séptimo lugar del circuito local, dato que deja en claro un dominio abismal con el florín, así como la destreza física necesaria para moverse de manera libre e inteligente, lo cual sería bien aprovechado sobre el escenario a medida que las giras se hacían más largas y extenuantes. La reputación de Bruce Dickinson como esgrimista de primer nivel era reconocida hasta por la propia federación olímpica de su país: Dickinson sería convocado para representar a Inglaterra en los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992, pero la gira promocional del álbum Fear OF The Dark, editado ese mismo año, sería desciva al momento de declinar la merecida invitación. Sin embargo, en 2013, Dickinson se daría el gusto en enfrentar al ex campeón olímpico Bartosz Piasecki, quien se referiría a su ‘colega’  como un contrincante ágil y veloz a pesar de su baja estatura. Casi nada.


Otra de las áreas en la que el cantante más emblemático del Heavy Metal se desempeñaría de manera certera, adjunto a sus dotes ya probadas como letrista, ha sido la literatura. A mediados de los ’80, una vez finalizada la gira promocional del álbum Somewhere In Time, Bruce Dickinson comienza a escribir su primera novela, The Adventures of Lord Iffy Boatrace, una sátira hacia la clase pudiente británica claramente influenciada por la obra de Tom Sharp, referente inglés de la novela satírica con altas dosis de humor negro. El éxito obtenido tras su publicación en 1990 lo impulsa a escribir una especie de secuela titulada The Missionary Position (1992), novela que también contiene elementos de la sátira, esta vez dirigidos hacia el televangelismo reinante en la época. Años más tarde, en 2008, diez años después de la publicación del insuperable álbum Chemical Wedding, el cantante y escritor une fuerzas con el director de cine Julian Doyle para escribir el guión de la película del mismo nombre, la cual sería producida y transmitida por la televisión británica y protagonizada por el actor Simon Callow, quién posee un extenso currículum que incluye participaciones en películas como Amadeus, Ace Ventura, Shakespeare In Love y Four Weddings and a Funeral, entre otras.
Y si hablamos de la pasión que mueve a Bruce Dickinson durante estos días y desde hace un par de décadas, la aviación es tema obligado. Lo que comenzó como clases de vuelo recreacional allá a comienzos de los ’90 y su afición a la historia aeronáutica, derivó en lo que sería su licencia de piloto profesional, la cual le permitiría, por ejemplo, manejar un avión de pasajeros modelo Boeing. Trabajo que desempeñaría en las recientes giras Somewhere Back In Time (2008-09), The Final Frontier (2010-11) y The Book Of Souls (2016-17), donde sería el piloto encargado de comandar el Ed Force One, nave de pasajeros modelo Boeing acondicionada para transportar todo el equipo técnico utilizado por Iron Maiden en sus shows alrededor del mundo, así como a músicos y staff. Lo rescatable de esta faceta es cómo el cantante la supo aprovechar en distintos grados. Desde un programa documental emitido por Discovery Channel a comienzos de la década pasada, hasta la fundación de empresas con las que se crearon nuevos empleos para quienes se desempeñan en la aeronáutica. Pero el rol de piloto siempre está latente, sobretodo cuando se trata de ayudar a quienes necesitan ayuda en distintas latitudes del globo. Bien lo saben los 200 ciudadanos británicos que, en 2008, se encontraban atrapados en el Líbano durante el conflicto bélico que asolaba aquella zona ocupada por Israel, al igual que los hinchas del Rangers FC y el Liverpool, quienes viajaron a Israel (2007) e Italia (2010), respectivamente,  para alentar a sus equipos en aquellas latitudes.



Se habla mucho de la música, el escenario, Iron Maiden, el Heavy Metal y la gloria. Pero también da gusto saber de la existencia de personajes que rompen totalmente con los clichés del Rock n’ Roll. Si en “Tattooed Millionaire” se burlaba con categoría de las estrellas de Rock como Axl Rose y sus berrinches, en “Chemical Wedding” nos entregaba una serie de secretos relacionados con la vida eterna y la transmutación de los metales en oro puro, con una serie de mensajes crípticos certeramente escondidos en la poesía influenciada por el mítico poeta William Blake. Espadas, deporte, literatura, cine y el cielo extendiéndose al infinito. He ahí el secreto de la alquimia de los tiempos modernos. De alguna manera, gracias a Bruce Dickinson, todas las coincidencias fueron derribadas. Si Da Vinci viviera, lo más probable es que terminaría cantando Heavy Metal y piloteando su propia nave. Que no quepa duda.

Escrito por: Claudio Miranda
Post A Comment
  • Blogger Comment using Blogger
  • Facebook Comment using Facebook
  • Disqus Comment using Disqus

1 comentario :

  1. Bruce también se midió en el 2009 con nuestro campeón de esgrima Paris Inostroza y como era de esperase Paris lo pulverizó.

    "- tuviste la posibilidad de combatir con Bruce Dickinson, el vocalista de Iron Maiden.
    - Sí, fue inolvidable porque desde chico me gustaba ese grupo. Yo sabía que él era esgrimista aficionado, me avisaron que estaba en el gimnasio y partí al tiro. Había harta gente, muchos fans afuera. Él fue súper agradable.
    - ¿Era bueno?
    - Le pegaba bastante bien. Igual él ya tenía más de 50 años y era el día siguiente del recital. Imagino que estaba hecho pedazos."

    ResponderEliminar


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]