#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#Especial: Heaven Shall Burn "Con Sentido y Razón"


Son contadas las veces las que el Metal, al menos en sus vertientes más ligadas a lo extremo, ha enfocado su discurso en la injusticia social y el racismo como elementos nocivos para la convivencia de los seres humanos. Si hasta hace dos o tres décadas, el género tenía como temáticas habituales la lucha entre el bien el mal, la blasfemia, historias épicas al estilo de calabozos y dragones, el Metal como estilo de vida y un largo etc., el despertar del nuevo milenio trajo consigo el surgimiento de una agrupación que, desde Alemania, decidió gritar las cosas como son: de manera directa y basando su contenido en el enemigo real, el que nos jode la existencia al punto de transformar nuestro diario vivir en el infierno que, en el pasado, bandas como Slayer y Possessed nos describían de manera implacable. 

 Formados en 1996 bajo el nombre de Consense, la agrupación liderada por el guitarrista Maik Weichert –a la postre, el único integrante fundador sobreviviente luego de la partida del baterista Matthias Voight luego del lanzamiento del álbum Veto (2013)-, luego de grabar un demo, adoptan el nombre con que se haría conocida a nivel mundial, inspirados en Heaven Shall Burn... When We Are Gathered (1996), cuarto LP en estudio de la mítica banda Marduk, referente absoluto del Black Metal durante los años ’90. Lo curioso de esto es que, a diferencia de lo que suele creerse, la admiración por los suecos nunca adquirió ribetes de fanatismo acérrimo. Sin embargo, el nombre del álbum seduce a la banda por su metáfora provocativa, lo cual congenia con el sentido de rebeldía contra el status quo que el quinteto plasmaría de manera apabullante en cada una de sus 8 placas de estudio.

  Uno de los momentos que definiría la contundencia del discurso con consciencia social de Heaven Shall Burn se daría en 2005, cuando la banda originaria de Saafield publica un Split titulado Tsunami Benefit –con la canción “Strassenkampf”, “lucha callejera” en alemán, original de la banda punk alemana  Die Skeptiker-, en el cual uniría fuerzas con dos insignes del Metal Extremo: Napalm Death y The Haunted. Este trabajo es concebido para recolectar fondos para quienes sufrieron los embates del tsunami que afectó a los países del Océano Índico el año anterior y su venta fue exclusiva en un par de conciertos exclusivos en los que Napalm Death fue el cabeza de cartel. Ese mismo 2004, mientras la tragedia azotaba las costas asiáticas, Heaven Shall Burn se anotaba un ‘golazo’ con un trabajo que ratificaría su compromiso con la justicia social a nivel global, el colosal Antigone, trabajo con el cual la banda, por entonces reconocida cultora de un Death Metal Melódico con claras influencias de referentes mundiales como Arch Enemy, se para de frente ante todo un planeta reticente, en un comienzo, a aquellas Declaraciones de Principios con contenido 100% real, cuyo compromiso social se extiende a lo largo de la historia y del mundo mismo. Prueba de aquello es el single “The Weapon They Fear”,  un homenaje de antología al cantautor chileno Víctor Jara (1939-1973), asesinado cobardemente por la dictadura de Augusto Pinochet poco después del Golpe de Estado ocurrido el 11 de Septiembre de 1973. Aquel oscuro episodio de nuestra historia patria inspiraría, anteriormente, el corte titulado “The Martyr’s Blood” –original del álbum Wathever It May Take (2002)-, inspirado en la figura de Salvador Allende (1908-1973), Presidente de la República al momento del Golpe y quien perdería la vida el mismo día que los aviones Hawker Hunter enviados por Richard Nixon –presidente de EE.UU. en ese período y opositor al Gobierno socialista elegido democráticamente- bombardeaban el Palacio de Gobierno.


  Por estos días, Heaven Shall Burn se encuentra promocionando Wanderer (2016), un trabajo en estudio con el cual la agrupación no solo ratifica la contundencia de su propuesta musical, sino además deja en claro que hay ciertas temáticas que se mantienen vigentes a pesar de los años. “They Shall Not Pass”, por ejemplo, relata de manera golpeante los acontecimientos ocurridos en las calles de Londres el 4 de octubre de 1936, cuando una facción antifacista, compuesta por judíos, anarquistas, socialistas y comunistas, opuso tenaz resistencia contra la BUF –British Union of Fascists-, liderada por el líder de la Extrema Derecha británica Sir Oswald Mosley, suceso que marcaría la derrota definitiva del fascismo en el Reino Unido. En tanto, “Bring The Warhome” abarca la temática de la guerra desde el punto de vista de un soldado desilusionado ante el inútil sacrificio de quienes sacrificaron sus vidas en vano para proteger los interés de quienes ostentan el poder sin pisar jamás el campo de batalla, donde la mayoría de las muertes ocurre, evidentemente, en la primera línea de combate. Nada más degradante para el alma que encarar la muerte con valentía por una causa que solo nuestros gobernantes saben de qué se trata realmente. Los mismos gobernantes que, como describe “Corium”, se creen el derecho de utilizar a su antojo la energía nuclear como herramienta de “entendimiento” –como ocurrió en Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, víctimas de uno de los crímenes más horrendos de la historia cometido por el Gobierno estadounidense- con tal de aplacar la ira que determina, muchas veces, nuestras acciones y pensamientos. Sin duda, canciones que reflejan lo peor de nosotros como humanidad y, a la vez, nos invita a cambiar nuestra mentalidad antes de que sea demasiado tarde para lamentarlo. El paraíso del que nos hablaba Jesucristo hace 2.000 años está destinado a arder hasta reducirse a cenizas y la responsabilidad de aquello recae, inapelablemente, en nosotros como seres humanos. Pocas veces el Metal ha tenido sentido y razón, sobretodo en estos tiempos cuando es más fácil pedir explicaciones a nuestros políticos que moldear nuestra mentalidad como individuos. Heaven Shall Burn la tiene más que clara. Tal como lo expresaría Víctor Jara en su inmortal “Manifiesto”

Escrito por: Claudio Miranda

Un éxito ha sido este combo triple de metal internacional que anunció su arribo hace unos meses: ya agotaron las entradas de cancha y palcos. Carcass, Lamb of God y Heaven Shall Burn confirmaron una cumbre épica para el 29 de junio en el Teatro Caupolicán.  Y todo indica que será a teatro lleno.

ValoresCancha $29 mil
Platea $29 mil
*Valores más cargo por servicio.
A la venta en Ticketek.cl,  Falabella,  Kmuzzik, The Knife y Centro Ticketek (Antonio Bellet 230, Providencia. Callcenter 2 2690 2000
Sin cargo y sólo en efectivo en tienda The Knife (Eurcentro) y en Rockmusic (Portal Lyon). 


Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]