#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#LiveReview: Drake + Violent Passion Surrogate "Dándolo todo y más"


Es sabido, a estas alturas, que el Metal nacional suele moverse a través de la autogestión, lo que implica, más allá de lo material, una constancia donde prima la pasión y la libertad de poder disfrutar lo que nos ofrece el género en sus variadas ramas, permitiendo establecer la siempre necesaria conexión entre el público y los fans.


A eso de las 21 horas, la intro que da inicio a "The Beat Of Machinery" nos anuncia el comienzo del espectáculo de Violent Passion Surrogate, agrupación formada hace poco menos de un año y liderada por el insigne guitarrista Gabriel Hidalgo, cuyo interés en la faceta más experimental del Metal Extremo lo llevó a reclutar a músicos dotados de una gran técnica y cuyos niveles de experiencia los ha llevado a tomar el camino que combina la energía del Metal Extremo con una orientación hacia la exploración más allá de los convencionalismos propios del género. Por lo mismo resulta enriquecedor el poder ser testigo de un despliegue escénico y técnico que amplifica en vivo lo logrado en el estudio. "Pain Will Remain", "Dance Of Shapes" y "Sound of Hate" cobran en vivo una fuerza sin contrapeso alguno, con Sergio "Panqueque" Domínguez marcando presencia con una personalidad comparable a su desempeño en la voz. Sin embargo, sensaciones encontradas nos quedan ante el sonido en vivo, en que la saturación juega en contra cuando se trata de apreciar cada elemento al detalle, incluso dejando en segundo plano el notable desempeño del baterista Guillermo Pereira, una máquina cuando se trata de hacer y deshacer con una maestría única. Sin embargo, tanto el material correspondiente al EP homónimo como los adelantos de lo que será el primer LP funcionan con una solidez tremenda, en especial cortes como el single recién estrenado "Fear Index" y "Shadow Goverment" -esta última dedicada "con cariño" a la clase política que manipula los hilos de nuestro país- funcionan de manera magistral en base a interpretaciones contundentes y una actitud en escena que, pese a las escasas presentaciones en vivo, va amoldando esta maquinaria que esparce violencia y pasión por toneladas.


   Poco después llegaría el turno de los nacionales Drake, cuyo fructífero presente se ve reflejado en el éxito obtenido a través de su álbum Simbiosis (2016), lo que les ha valido forjar una reputación incuestionable a nivel de propuesta sonora y escénica, gran mérito por parte de Felipe Del Valle, quien desde el explosivo comienzo con "Espíritu" lidera la escuadrilla con una personalidad que amplifica su figura, como también ocurre con su prodigiosa voz. Por supuesto, la dupla de guitarras compuesta por Felipe Vargas y Gonzalo Nuñez sacan a relucir de inmediato sus virtudes instrumentales en favor de lo que realmente significa Drake en vivo y en estudio, al igual que lo hacen el baterista Julio Parraguez y el bajista Jaime Ballesteros, ambos encargándose de darle peso y profundidad a una propuesta en que la actitud y el buen gusto al momento de componer y tocar resultan unidas en un despliegue de poder tan inusual como necesario e nuestro medio.


 El coro gigante de "Inmortal", la pasión candente de "La Respuesta" y el golpe eléctrico de "Con Fe En Existir" dan cuenta de como el quinteto lo da todo sobre el escenario, sobre todo ante un público escaso en cantidad pero que no tarda en conectar con  lo que ocurre sobre el escenario, donde cada componente utiliza sus cualidades en favor de una sola unidad de energía capaz de levantar muertos y derribar muros. Desde la velocidad de "Ellos No saben cuál es tu dios" hasta el groove sísmico de "Atlas", elementos que se intercalan de manera certera con una maestría impresionante, a la altura de lo que pueden ofrecer cinco personalidades distintas entre sí pero enfocados en brindar un espectáculo de primer nivel. Eso, en su esencia, es Drake: al igual que el famoso corsario inglés que asoló nuestras tierras a mediados del siglo XVII, el 'azote de Dios' toma forma humana para no dejar a nadie ileso en su incursión. Prueba de ello es la interpretación de "Tierra de Brujos", la cual nos sumerge de inmediato en la mitología del sur de nuestro país, ante lo cual no hay manera de escapar, simplemente caer rendidos ante la magia del Heavy Metal en su faceta más épica y siempre con un mensaje que nos llama tomar consciencia respecto a nuestras fortalezas como seres humanos.



A nivel de individualidades, es poco lo que se puede desmenuzar cuando sus cinco componentes unen sus fuerzas en plan casi suicida, siempre dispuestos a dejarlo todo y más durante poco más de una hora de show. Jaime Ballesteros no solo es el encargado de las bajas frecuencias, sino también uno de los responsables de remarcar la actitud de la banda junto a Felipe Del Valle -un frontman total, en todo sentido-, mientras el tridente Nuñez-Parraguez-Vargas cumple su tarea en el sonido clásico de Drake con una efectividad que barre con todo intento de crítica meticulosa. Conclusión que nos queda luego del final con "En Silencio se forja el Metal", punto cúlmine de una presentación que, insistimos, mereció mucho más asistencia , lo cual da para pensar. Y a pedido de un público ya encendido, una tremenda versión de "Eterna Paz", suficiente para coronar una presentación sólida en todas sus líneas y donde quedó graficado fielmente el significado del Rock/Metal más allá de cualquier etiqueta o tecnicismo inútil. La noche del 31 de Marzo imperó la actitud y el deseo de innovar por parte de dos agrupaciones que, más allá de las diferencias estilísticas, dieron cuenta del profesionalismo adquirido en un medio que ha sabido moverse contra viento y marea hacia su objetivo.

Escrito por: Claudio Miranda
Fotos por: Cristhian Quiroz
Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]