#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#LiveReview: Rockafest "¡Aún Tenemos Rock, Ciudadanos!"


Solo sensaciones positivas se nos vienen a la mente tras la realización de la edición debut de Rockafest la noche del viernes 2 de diciembre en el Club Kmasú, un recinto, a estas alturas, tradicional cuando se trata de eventos relacionados con el Rock y el Metal. No solo por la altísima calidad de las bandas que conformaban el cartel, sino también por la convocatoria y el ejemplar comportamiento del público, partícipes y testigos privilegiados en una jornada que reunió a los más granado del Metal nacional en su vertiente más épica y directa. El Heavy Metal, más allá de los clichés y ciertos ‘dogmas’ impuestos, es un género que ha demostrado su capacidad para rejuvenecer su mentalidad gracias al surgimiento de agrupaciones surgida en la década presente, todas exudando calidad artística/técnica y actitud sobre el escenario gracias a propuestas certeras en su fórmula e interpretación. El evento, por cierto, también marcó un momento especial protagonizado por Húsar, la Opera Metal nacional creada liderada por el gran Ives Gullé, a quien podemos agradecer de por vida el haber procreado el concepto basado en uno de los capítulos más apasionantes de nuestra historia patria, como lo es la Guerra de Independencia (1815-1818). Suficiente como para hacer de uno de los últimos festivales del año un evento imperdible.


  Alrededor de las 20 horas se abrirían los fuegos con Triboulet, una de las revelaciones que nos trajo este 2016, nada exagerado si consideramos que tanto su reputación sobre el escenario como la excelente recepción obtenida por su LP debut “The March Of The Fallen” constituyen razones fundamentales por las que el sexteto se ha ganado la devoción por parte de una inmensa minoría y el respeto -totalmente merecido- dentro de una escena en la que prima tanto el virtuosismo como la innovación siempre necesaria. ‘You’ll Never Be Alone’, ‘To Start Over Again’, ‘In Our Hands’, ‘Perhaps’, ‘Dreams Of Freedom’ y ‘March Of The Fallen’ definen, sobre el escenario, las gigantescas dimensiones proyectadas por una agrupación que orienta sus capacidades técnicas siempre al servició de la música por sobre las individualidades. Fundamental el trabajo desempeñado por Nicolás Sáez en los teclados, quien se encarga de generar la atmósfera necesaria para que las guitarras de Max Jaque y Benjamín Bello descarguen toda su artillería, siempre con Sebastián Jaque al frente y su privilegiado registró vocal. Breve presentación pero contundente, gran mérito por parte de una agrupación que, desde el comienzo, sale directamente a atacar.


Del Power Metal pasamos, minutos después, al Hard Rock en su faceta más fiestera, al estilo del Glam ochentero, pero certera gracias a sus coros gancheros y melodías tan pegajosas como potentes en su ejecución. El gran mérito de Exxocet radica en combinar un repertorio de buenas canciones con la incandescente energía del Rock en su máxima expresión. ‘Latina Girl’, ‘Goodbye I Say My Love’, ‘Alive’, ‘Speed Of The Wind’ y ‘Raise Your Fist’ se dejan caer una tras otra, siempre manteniendo en alto la actitud desenfadada con que el quinteto se para sobre el escenario, al mismo tiempo que, dentro de una puesta escénica siempre ligada a la parafernalia, hace gala de su calidad interpretativa a nivel instrumental, cuya prolijidad resulta llamativa en un género pocas veces puesto bajo la lupa de la crítica especializada. Cualquier análisis técnico o crítica rebuscada resulta inútil ante los primeros acordes de ‘Party Tonite’ o la más agresiva ‘Battleline’, dejando en claro que el Rock ‘n’ Roll, nos guste o no, es mucho más serio que la vida misma. Parece contradictorio, pero a los fans presentes en el recinto ubicado en Avda. Blanco poco y nada parece importarles. Lo que importa es vivir el momento y Exxocet nos lo recuerda a su manera. Fiesta esta noche y todas las noches.



El nombre de Resilience se ha instalado en una posición privilegiada dentro de la escena nacional, gracias a su propuesta que combina la pasión del Heavy Metal con una magnánima puesta escénica que refleja la abrumadora honestidad con que exponen su arte a un numeroso público con el que la conexión se establece desde el inicio. El comienzo con ‘Respira’, ‘Resiliencia’, ‘Alma Perdida’ y ‘Voces’, adelantos de lo que será su próximo LP titulado “Contra el Viento” -producido por el prestigioso músico nacional Gabriel Hidalgo- sorprende de manera grata por parte de una agrupación enfocada en su fructífero presente. Y gran parte de esa sensación de sorpresa se la debemos a Nasson, un frontman cuyo magistral desempeño vocal –lo que se llama ‘sentir lo que uno canta’, importante tomar apunte de aquello para ustedes cantantes!- es comparable con su tremenda personalidad, perfecta para hacer de una excelente presentación musical en un espectáculo al que todos estamos invitados. Incluso el cantante se da el lujo de caracterizarse, en algunos pasajes, con capucha y máscara, al más puro estilo de leyendas como Peter Gabriel y Russell Allen. Por supuesto, el desempeño instrumental a cargo del guitarrista Felipe Valdés, el bajista Marcelo Oyanadel y el batería Hugo Ibarra no resulta fundamental en la propuesta de Resilience, sino además da cuenta de la imponente calidad música con que la banda marca presencia desde los primeros acordes. El futuro es ahora y para Resilience, se avizora un futuro esplendoroso.


Para Neogenesis, Rockafest debe ser la consolidación de un excelente 2016 marcado por la publicación de su LP debut “Desde Las Cenizas”, trabajo con el que, recuperan de manera certera, la mística de un género que intercala la grandilocuencia con actitud en escena. Desde el comienzo con ‘Cy’ hasta ‘Desde Las Cenizas’, resulta un placer para los sentidos el poder apreciar la inmensa calidad técnica con que sus componentes trazan en cada línea el universo imaginario plasmado en el álbum mencionado. Decisiva la labor de Carlos Silva en los teclados, no solo como generador del sonido de la banda, sino también impartiendo categoría en conjunto con el guitarrista Ricardo Martínez, ambos conformando una dupla aplastante en todas sus líneas. Mención similar para Daniel Sandoval, dueño de un excelente registro vocal potenciado por la personalidad necesaria para interactuar con un público que no tarda en caer rendido ante tamaña muestra de calidad y desplante, como pudimos apreciar en pasajes como ‘Sonidos del Metal’. ‘Tolerancia’, ‘Oscura Soledad’ y ‘Aferrado a Todo’, sobre el escenario, resultan tan matadoras como claros ejemplos de la tridimensionalidad con que Neogenesis se planta sobre el escenario para presentarnos sus credenciales a pesar del su relativa juventud. No cabe duda de que la V Región sigue haciendo historia cuando se trata de exportar agrupaciones cuya calidad técnica y creatividad supera todo lo esperado. Esperemos que 2017, tal como indica el nombre de la banda, implique un nuevo amanecer para un género que, a nivel local, tiene aún bastante que decir y expresar.


   Apenas se apagan las luces, y con la intro ‘Retirada’, el público presente en Kmasú aplaude al ritmo de la cueca inicial de fondo, mientras el ambiente adquiere un tono cada vez más dramático, mientras aparecen uno a uno los guitarristas Nicolás Arce y Matias Baeza, el bajista Ery López, y el baterista Vincent Zbinden, todos liderados por Ives Gullé (caracterizando al protagónico ‘Manuel Rodríguez’), acompañado por Felipe del Valle (‘José Miguel Carrera’), interpretando ambos la inicial ‘Condena’. De inmediato llegan la coreada por el público ‘Ejército Libertador’, ‘Humillación’ y ‘Opresión’, todas dando cuenta de las virtudes interpretativas con que Ricardo Susarte (‘Bernardo O´Higgins’),  Víctor Escobar (‘José de San Martín’), Jaime Salva (‘José Miguel Neira’), América Soto (‘Marcó del Pont’) y Cristián Farías (‘Mariano Osorio’) marcan su presencia sobre el escenario, con el público reforzando los coros con fuerza. Por supuesto, Ives Gullé, en su rol como el ‘incorregible’ revolucionario, lleva la batuta y su inmersión en el personaje es el resultado de una metamorfosis que sumerge al público en una experiencia fantástica, un viaje al pasado hacia una época sonorizada de manera adecuada.


  ‘Unión’ y ‘Guacho’, ambas pertenecientes al disco 2 de la edición doble editada en 2012, marcan el aumento del nivel dramático de la historia, en especial la última, con Ricardo Susarte sacando a relucir todas sus virtudes histriónicas al momento de interpretar al Padre de la Patria, quien se enfrasca en una fuerte discusión con Rodríguez, quien le encara su condición social por haber nacido fuera del matrimonio. ‘Héroe’ -con la participación de Cristián Banda en la guitarra acústica-y ‘Clandestino’ se intercalan de manera magistral manteniendo el desarrollo dramático de la historia en base a interpretaciones soberbias. Y si hablamos de momentos incendiarios, ‘Guerra’ marca el peak, gracias a la arrolladora interpretación de Fox Torres como ‘Wekufe’, el espíritu maligno presente en la magia negra, de acuerdo a la mitología mapuche, quien no duda en causar estragos en el campo de batalla mientras las emprende contra un vulnerable O’Higgins -herido durante la ‘sorpresa’ de Cancha Rayada en marzo de 1818-. ‘Libertad’, ‘Lamentos’ y la más extensa ‘La Muerte’ conforman el clímax de una obra en que, si en un com,ienzo el motivo era la causa independista, ahora nos encontramos con los conflictos internos provocados por los desencuentros entre O´Higgins y Rodríguez, acentuados en gran parte por la influencia de la Logia Lautarina y acabando en el arresto y posterior asesinato del osado caudillo en Til-Til. Tanto Rodrigo Varela (‘Diego José Benavente’, amigo de Rodríguez) y Jaime Contreras (‘Bernardo Monteagudo’, consejero de O’Higgins y correligionario en la Logia) se lucen con interpretaciones magistrales, donde cada uno deja en claro la importancia de su papel, ambos fundamentales al momento de revelar la oposición de ambos bandos.
Musicalmente, la gran virtud de Húsar radica en la participación de sus músicos sobre el escenario. Tanto Nicolás Arce como Matias Baeza participan activamente a nivel escénico y el desplante de cada uno aumenta la electricidad de sus interpretaciones, sobretodo al momento de los solos. Similar apreciación debemos plantear respecto a Ery López, cuya presencia poco y nada tiene que envidiar a la de Gullé y cía. Ahí es donde radica el secreto de Húsar, no solo como Ópera Metal, sino también como una oportunidad para apreciar las virtudes interpretativas de las voces más destacadas de nuestro país. De eso se trata el Metal, el Rock en sus vertientes más pesadas y progresivas, si uno prefiere. Durante poco más de 4 horas de Metal nacional en vivo, pudimos transportarnos a otras épocas y dimensiones, experimentar sensaciones placenteras para nuestros sentidos en base a la música. Y lo mejor de todo: la sangre se renueva de manera categórica. Para concluir, solo citaré las últimas palabras al cierre de la presentación por parte de Ives Gullé: “Aún tenemos ROCK, ciudadanos!”. Y que así sea por, al menos, un par de eternidades. El Ejército Libertador del Rock chileno presentó a sus nuevos cadetes, liderados por una selección e sus mejores comandantes.


Galería Web

Fotos en Facebook

Escrito por: Claudio Miranda
Fotos por: Diego Pino

Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]