#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#Especial: Morbid Visions-Los Inicios Caoticos de Sepultura


A menudo nos olvidamos que la mayoría de nuestros héroes, antes de la grandeza, comenzaron de manera casi humilde, como todo ser humano. En el Metal no son pocos los casos de bandas y músicos que, antes de alcanzar la inmortalidad, tuvieron que lidiar con la inexperiencia, la escasez de recursos económicos y el nulo apoyo por parte de los medios. Por otro lado, factores como la juventud y las ganas de expresarse a través de la música, o cualquier otra rama artística, juegan a favor en cierto período de la vida en que no importa la adversidad cuando se apunta de manera inquebrantable hacia el horizonte.



  Sepultura, la agrupación pionera por excelencia del Metal Extremo en Latinoamérica -a menos que exista otra de similar renombre-, encarnó de manera gráfica aquellos comienzos antes de alcanzar la gloria a comienzos de los '90. A mediados de la década anterior, Max e Igor Cavalera eran dos hermanos adolescentes, fans acérrimos de un género que, hasta entonces, formaba parte exclusivamente de la cultura popular de los países del Hemisferio Norte -salvo Japón y Australia-, por lo que el Hemisferio Sur del Globo terráqueo era un terreno desconocido tanto para las bandas europeas como norteamericanas. Por entonces, bandas como Motörhead, Venom, Slayer, Possessed, Kreator y Sodom eran las favoritas de ambos hermanos quienes decidieron formar su propia agrupación luego de asistir a la primera edición del festival Rock In Rio, en enero de 1985. La experiencia de poder presenciar el poder en vivo de megaestrellas como Queen, Iron Maiden, AC/DC, Ozzy Osbourne y Scorpions fue decisiva al momento de empezar una aventura en medio de una escena que, por entonces, solo contaba con los legendarios Vulcano como la agrupación más importante del Metal brasileño en esos años, dentro de una escena casi inexistente respecto a lo que ocurría en tierras yankies y teutonas. Sepultura -nombre inspirado en la canción “Dancing On Your Grave” de la pandilla liderada por el eterno Lemmy- no se quedaría atrás y en el mismo año 1985 editaría un miniálbum titulado Bestial Devastation, cuya crudeza, acentuada por lo precaria de su producción, y ejecución técnica sorprendía pese a la evidente desprolijidad. Por entonces la banda liderada por los hermanos Cavalera contaba también en sus filas con el bajista Paulo Jr. y el guitarrista Jairo 'Tormentor' Guedz, todos promediando los 15 años en ese entonces. Con esta alineación, un año más tarde, Sepultura publica su LP debut, el crudo y enajenado Morbid Visions (1986), un trabajo subvalorado y superado de inmediato por las placas que le sucedieron, pero que se ganó con el tiempo el cariño de los fans más acérrimos.



   Editado y distribuido por el sello local Cogumelo, Morbid Visions condensa la brutalidad de Slayer, la violencia desquiciada de Kreator y el aura demoníaca de Celtic Frost, emulando lo realizado un año antes por Possessed, esa tempestad de azufre y fuego llamada Seven Churches (1985).  El desenfrenado comienzo con el track homónimo no esconde ninguna otra intención que la violencia misma llevada hacia el extremo, a través de esas guitarras carentes de prolijidad pero tan sedientas de sangre y venganza como las cuerdas vocales de un Max Cavalera de 17 años, mientras  su hermano menor, el quinceañero Igor, desempeña un papel fundamental en la batería, instrumento en el cual su dominio progresará de manera monstruosa en tan solo un par de años. El gran 'perjudicado' por la pobre mezcla del álbum es el bajo a cargo de Paulo Jr., aunque aquel detalle pasará al olvido en los siguientes trabajos gracias a su notable desempeño en las bajas frecuencias. De cualquier manera, a pesar de su escasa experiencia, aquella alineación protagonizaba el inicio de una carrera discográfica que no tardará en convertirse en referente para todo el Metal latinoamericano y, por qué no, a nivel mundial.

   Musicalmente, cada uno de los 8 tracks que componen Morbid Visions poseen una estructura similar de composición, siempre orientados hacia la violencia en su estado más puro, la visión terrorífica de un posible cataclismo bastante cercana al Apocalipsis de la mitología cristiana y las blasfemias más abominables que puede concebir el ser humano respecto a las divinidades impuestas a la fuerza. “Mayhem”, “War”, “Crucifixion” y “Funeral Rites” son solo algunos ejemplos de lo que encarnaba Sepultura en sus inicios, incluso acercándose al naciente Black Metal y el Hardcore-Punk, mientras “Empire Of The Damned” -notable el final con el trozo de “Carmina Burana” finalizando la placa de manera magnánima- daba cuenta de una complejidad técnica que no tardaría en refinarse. Pero el mayor clásico incluido en este crudo debut y que se mantendrá estable en los sets hasta hoy es “Troops Of Doom”, una pieza que combina la atmósfera doom de Black Sabbath en su intro para luego estallar en la metralla Hardcore notoriamente influenciada por Dead Kennedys y GBH.  Por lejos, el momento más alto durante estos 33 minutos de música violenta, desquiciada y blasfema a más no poder.



   Desgraciadamente, la obviamente nula aceptación por parte de los medios masivos y el resultado final del álbum tuvo secuelas inmediatas. Jairo Guedz, disconforme con la placa y la dirección musical que tomaría la banda, renuncia para formar un proyecto de Heavy Metal con tintes más accesibles, pero éste no llegaría a puerto, por lo que el joven músico, quizás frustrado, decide retirarse de la música. Respecto a su ex banda, el relevo no tardaría en llegar: Andreas Kisser, con 18 años recién cumplidos, llega para registrar un segundo LP, el más pulido pero igual de putrefacto Schizophrenia, trabajo publicado en 1987 y... Bueno, el resto de la historia ya la sabemos. De cualquier manera, Morbid Visions, sea para gusto y disgusto de muchos, siempre será recordado como el comienzo de lo que será una de las carreras más apasionadas y épicas de las últimas décadas. Cuando el Thrash Metal parecía ser un género reservado exclusivamente para los países del Norte, hubo una banda liderada por dos hermanos que, a pesar de su juventud, decidió dar el primer paso hacia terrenos mayores, sin importar las condiciones al momento de grabar.  En lo personal, aún recuerdo la copia en cassette blanco que me prestó un compañero y que tuve la oportunidad de copiar en mi equipo -y sí, también le saqué fotocopia al booklet por ambos lados-, dejándome 'peinado pa' atrás' con ese sonido 'carne molida' que jamás me esperé de lo que conocía de ellos. Quizás no es mi favorito como sí lo son Chaos AD (1993), el insuperable Arise (1991) o el siempre fundamental Beneath The Remains (1989), pero era necesario hacerle justicia. Más allá de los gustos personales, Morbid Visions fue el primer paso hacia la destrucción total. Los ejércitos del infierno, regidos por la ira inmisericorde de un Dios que esconde dos caras, desataron el caos y, con ello, la mortandad se esparció por todo el planeta. Tres décadas no son nada, según las visiones mórbidas de los dioses del infierno y sus hordas de demonios hambrientos de muerte.  





Las entradas se encuentran a la venta bajo el sistema Puntoticket (En el siguiente ENLACE Cinemark y tiendas Ripley


Escrito por: Claudio Miranda
Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]