#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#LiveReview: Alto Voltaje + Karma "Con el Rock N' Roll hasta la muerte"

   
Hace una década, Alto Voltaje publicaba su segundo LP titulado "Historia de mi Vida hasta mi Muerte", el cual basa su concepto en la vida de Guillermo Escobar, padre del cantante Víctor Escobar (fallecido en 2001). La eterna lucha del ser humano por sobrevivir desde los primeros años, enfrentando todo tipo de vicisitudes con el temple propio de quienes aprendieron a realizarse como personas en la calle. Musicalmente, la placa no buscaba exponer ninguna intención aparte de reventar los parlantes en base a un Heavy-Speed Metal de corte tradicional, pero suficiente como para levantar a los muertos, denotando también la honestidad propia de una agrupación que, pese a todo -y a todos-, mantiene sus principios de manera inquebrantable. Aquel Rock n' Roll forjado en la calle, en medio de todos los peligros y 'encantos' que conlleva, reflejaba en 12 tracks un concepto tan simple como real y cotidiano, con el cual es imposible no identificarse. 



Y sería precisamente aquella placa, incluso más allá de su décimo aniversario, la que nos convocaría la noche del 26 de Agosto en la Sala SCD de Vespucio (La Florida). Esto porque no era solo conmemorar la historia, sino también celebrar un estilo de vida. Una celebración a la que todos están invitados, no importa la edad, el sexo ni el estrato socioeconómico. Aquel mensaje lo entendieron perfectamente los chicos de Karma, encargados de abrir la jornada con una explosión de riffs y actitud que no en vano les ha valido su reputación tanto en vivo como la experticia técnica y la creatividad, elementos plasmados en un homenaje más que merecido hacia los mismos anfitriones. Tal como anunciaba el evento, El quinteto liderado por Cristian Farías en la voz se la jugó por repasar algunos momentos del LP "Luchando Por el Rock", trabajo que los mismos Alto Voltaje reeditaron hace unos años. De aquel trabajo, como homenaje hacia los anfitriones, fueron rescatados de manera aplastante ‘Mente Suicida’, ‘Rebelión’ y ‘Esclavo’ Uno a uno destacaron cortes de la talla de 'Ni Olvido ni Perdón', 'Dolor' y 'Destino', suficientes como para apreciar el poder en vivo de una banda cuya actitud refleja lo que debe ser el Rock n' Roll: actitud pura, nada de endulzantes ni etiquetas. Desde la interpretación de Cristian Farías (un frontman que no se guarda nada al momento de transmitir el discurso de Karma de manera magistral), hasta el desempeño abrumador en las seis cuerdas por parte de Francisco Urrutia y Cristian Reyes, ambos conformando una pareja de guitarras gemelas que cumple su labor de manera contundente. Respecto a la base rítmica, resulta un placer para los sentidos la labor de América Soto en el bajo, denotando un protagonismo de primer nivel y una exquisitez técnica que, al mismo tiempo, mantiene el hilo melódico como unidad junto a sus compañeros. Mientras, en la batería, Piero Urzúa saca a relucir sus credenciales respecto a su dominio técnico con el instrumento. Una máquina en todo sentido, encargado de generar la fuerza aplastante y necesaria. Después del cierre potente con ‘La vida es más que sueños’, ‘Destino’ y ‘Cenizas’, nos queda claro el nivel de actitud que posee Karma, una agrupación que sobre el escenario, barre con los convencionalismos imperantes. A su manera.



Poco después, ya pasadas las 21 horas, y con la intro que, posteriormente da paso a 'Historia', Alto Voltaje aparece sobre el escenario a hacer lo que mejor sabe: Rock n' Roll. Como mencionamos anteriormente, "Historia de mi Vida hasta mi Muerte" representa la esencia de una agrupación cuya inspiración no solo está en el Rock n' Roll, sino también en la calle, donde muchas veces, para sobrevivir, no solo hay que evadir los peligros, sino también conocerlos, casi al límite. El comienzo demoledor con 'Historia' da inicio al recorrido de manera directa, cruda, con esos riffs siempre dispuestos al ataque. La voz inconfundible de Víctor Escobar, secundado por el excelente bajista Ery López en los coros (por lejos, el encargado de generar y mantener el groove ametrallador propio de la banda) se encarga de ejercer el mando de esta pandilla que solo vive y muere por y para el Rock n' Roll. 'Holocausto' y 'El Chacal' son la ocasión perfecta para que la dupla de guitarristas conformada por Jonatan Cáceres y José Canales  den gala de un desempeño apabullante cuando se trata de riffs tan asesinos como marciales. 'Rock & Burdel', con esa intro estruendosa a cargo del baterista Pedro Muñoz, se encarga de recrear el ambiente propio de los locales nocturnos de la capital, y por ende, ya es un himno del Rock chileno con actitud callejera a estas alturas, al igual que 'La Ciudad', un himno con una fuerza destructora que llama a sobrevivir con todas nuestras fuerzas, aunque parezca que todo se nos viniera encima.



  Un momento especial llegaría con 'El Desaparecido', cuando Víctor Escobar relata que esta canción fue presentada en un conocido programa de TV allá por el 2001, lo que, por razones obvias, les valdría la censura y 'complicaciones' varias durante aquellos años. Y eso es, justamente, lo que hace de este track un clásico, con un discurso claro respecto a las atrocidades cometidas por el régimen militar impuesto a la fuerza en 1973. El vértigo de 'Adiós a la Fábrica' y la melancolía asumida de 'Un Cigarro y un Café', pese a la diferencia estética, se intercalan de manera magistral, recreando el ocaso del protagonista del álbum de manera emotiva. Cuánto sentimiento podemos notar en la voz de Victor Escobar, al punto de recordarnos que de todos somos iguales e "Historia de mi Vida..." no es solo un álbum de Rock, sino un testimonio de la vida misma. 'Agonía' y 'Fin del Dolor' culminan el recorrido por esta 'Historia' de manera magnánima, sin necesidad de pomposidades inútiles. Solamente Rock n' Roll en estado puro, sin dobles intenciones.



  Para finalizar, luego de la interpretación íntegra de "Historia de mi Vida...", llegaría el bis compuesto por una tirada de cortes, entre ellos una versión potente de 'Gato Negro', de los nacionales Killterry, seguida de 'Rocker', original de los españoles Ángeles del Infierno pero que hace rato Alto Voltaje la hizo suya. Y, para rematar, el corte que le da título a la banda, con la banda que ando los últimos cartuchos como si se tratara del último momento de nuestras vidas, incluyendo aquella sección final de 'Overkill' (sí, la de los eternos Motörhead, la legendaria pandilla cuyo líder dejó, hace unos meses, el mundo terrenal para volverse inmortal). Cierre glorioso para una presentación que no solo anticipa lo que será el Chile Rock Fest que se llevará a cabo en octubre, sino también un aviso respecto al próximo show dedicado a repasar una vez más el trabajo del '06, próximo a realizarse en noviembre. La historia sigue escribiéndose, aún falta bastante para que llegue la hora final. Alto Voltaje no solamente repasó un álbum histórico; también nos recordó, por 1 hora, que el sentido de la vida, la propia sobrevivencia, nos hace creer que la lucha constante por el Rock representa el ideal perfecto para quienes sabemos hacia dónde va la cosa. Ni la muerte podrá con nosotros con el viejo y querido Rock n' Roll de nuestro lado. Con nuestros Principios hasta la muerte.


Escrito por: Claudio Miranda
Fotos por: Diego Pino
Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]