#LiveReview

[-Livereview][bleft]

#CDReview

[-cdreview][twocolumns]

#Live Review: Last Show 2015 "El Triunfo De La Actitud"

Es difícil encontrar, aparentemente, las palabras exactas para describir el ambiente que se vivió durante la jornada del centro de eventos San Diego 1455. Y digo ‘aparentemente’ porque, en un medio en el que, lamentablemente, el prejuicio impera por sobre el encuentro entre mundos supuestamente distintos (sobran fundamentalistas, falta actitud), los más de cien fans que repletaron el recinto santiaguino no solo fueron testigos sino también protagonistas indiscutidos en un festival en el que imperó aquello que mueve la escena cuando los recursos parecen jugar en contra: PASIÓN. Y cuando la pasión se sobrepone a todo tipo de fundamentalismos (y también al sofocante calor reinante en la capital durante la segunda mitad del día), no existe frontera alguna que resista a la energía devastadora, del Rock, el Metal, el Punk, el Hardcore… Mucha etiqueta para describir el sudor, la sangre y las lágrimas (sí, leyó bien) derramadas desde el primero hasta el último acorde.
   
Si lo mencionado anteriormente le parecerá a alguien subjetivo y exagerado, es porque se perdió la apertura de este Last Show a cargo de Mountains, cuya puesta en escena desató la salvaje respuesta de un público que sabía perfectamente como terminar este año: tirando toda la carne a la parrilla. Death Metal con toques melódicos pero con la suciedad propia de la calle, derivando en un sonido que, pese a algunos problemas técnicos y acústicos, denota el profesionalismo a toda prueba de una agrupación que nos e hace problemas en ser de los primeros en el cartel. Ejemplo de actitud por donde se le mire.

    Del Metal Extremo en su estado puro pasamos a la propuesta desconcertante de Caminos. Con dos excelentes álbumes de estudio (entre ellos, el reciente EP “Anhedonia”), el quinteto capitalino salió al escenario a ofrecer una performance tan intensa como, a ratos, psicodélica. La influencia por parte de referentes como The Dillinger Escape Plan y Protest The Hero no ha sido en vano: una base rítmica impredecible que hace fácil lo complicado, a lo que se suma un trabajo de guitarras capaz de generar atmósferas envolventes y densas y una voz que fácilmente intercala la calidez melódica con la demencia inflamable. Show algo mermado por los problemas de sonido (la batería, en un momento, ‘tapaba’ a los demás instrumentos), pero redondo en cuanto a ejecución y entrega.

   Luego llegaría el turno de Intenta Detenerme, agrupación que se ha hecho un nombre y un lugar merecido en la escena Hardcore/Punk con tres salvajes álbumes de estudio, en especial el reciente “Tiene Que Ser Ahora” (2014), cuyas letras reflejan un real sentido de compromiso con la escena. Hay que acotar que sería en esta parte del evento cuando la pista de baile se volvería un tornado. El mosh y el slam se volverían auténticos protagonistas en una jornada en donde el espectáculo se dará tanto sobre el escenario como dentro del público. Más que el último evento del año, había que tomárselo como el último de sus vidas, dejarlo todo en la cancha.

  El Hardcore-Punk volvería al escenario de San Diego 1455, esta vez de la mano de 562, una joven agrupación que ha sabido forjar con éxito su propio camino como ‘graduados con honores’ de la escuela fundada por Napalm Death, Biohazard y los nacionales Total Mosh. La entrega se mantiene e incluso aumenta, la pasión se hace notoria en sus seguidores, incluso volviéndose una suerte de karaoke entre quienes coreaban con puño en alto las letras del combo nacional. Punto a destacar fue la interpretación de ‘Circle Pit’ a duo con Matías Leonicio, frontman y voz de Nuclear,  coronando una actuación destructora de la que muchos apenas se sobrepondrían para lo que se vendría después.

   Este 2015 ha sido el año de lanzamientos demoledores a nivel nacional. Tan demoledores como lo que es capaz de generar Lefutray sobre el escenario. Por estos días, el cuarteto está presentando el reciente “Oath”, su tercer LP, con el que la banda, además de afianzar su reputación en el circuito local, le ha dado nuevos aires a un género que no tranza sus principios por nada del mundo. Una ejecución técnica aplastante al que le sumamos una entrega y puesta en escena que revelan el compromiso de la agrupación con este encuentro de dos mundos. Más allá de la influencia del Death Metal de Vieja Escuela, lo de Lefutray es la gráfica definición de brutalidad y actitud sin aditivos. Una aplanadora.

    Pasadas las 20 horas llegará el turno de los dueños de casa, los organizadores, los anfitriones de la fiesta. Y eso se hizo sentir apenas Cenizas salió al escenario en medio de una euforia pocas veces vista en escenarios nacionales. Un año alejados de los escenarios era demasiado y por lo tanto, el regreso no podía ser de otra manera, con un centenar de fans interpretando a viva voz esos coros que despiertan la pasión entre los fans del Deathcore. Un auténtico karaoke, con el público prácticamente apropiándose del micrófono. Vuelvo a mencionar el concepto ‘Pasión’ una y otra vez porque lo que hace Cenizas sobre el escenario es sobrecogedor.

   Poco después de las 21 horas el sol de ha puesto y las luces del local serán suficientes para recibir a una banda que, por estos días, tiene un nombre asegurado gracias a su reciente lanzamiento, el bestial “Sol Agnates”. Y no nos equivocamos al afirmar que All Tomorrows es una de las pocas agrupaciones locales que ha sabido aspirar a lo alto sin olvidarse de lo más importante: los fans. Difícil encontrar alguna razón específica para la comunión generada entre ellos y una banda cuya propuesta ha logrado moverse contra la corriente. Poco más de media hora le bastó a All Tomorrows para despedir el año sin guardarse nada. La clase no se adquiere, se tiene. Y a los nacionales, sobre un escenario, le sobra por montón. Un salud por los embajadores del Caos Sistemático.

   Para cerrar el evento (y, por ende, el año) había que ‘tirar la casa por la ventana’, no guardarse nada, dejarlo todo tanto en el escenario como en la cancha. Y desde el golpe directo al mentón con ‘Belligerance’, Nuclear salió al escenario para hacer lo que sabe hacer: reflejar la violencia que nos envuelve a diario para recordarnos, de alguna manera, que el enemigo es uno solo (en palabras del mencionado Matías Leonicio). Una performance arrolladora, que incluyó algunos cortes del reciente “Formula For Anarchy”, ratificando una y otra vez el poder devastador de una agrupación que siembra la mortandad y el caos en cualquier escenario tanto de Chile como del mundo (hace un par de meses estuvieron promocionando en Europa el álbum mencionado).  Desde el retorno al set de ‘Violence That Burns’ hasta el emotivo final con ‘Apátrida’, la reputación de Nuclear en vivo ha sido forjada en acero puro, algo que sus fans saben de sobra, en especial quienes vestían poleras con motivos del renombrado ‘Formula For Anarchy’, reafirmando de esta manera una vigencia bien aprovechada. Show redondo, demoledor.  Cierre perfecto para una jornada en que no solamente cerró de manera brillante la temporada de eventos en vivo, sino también dejó en claro que de nada sirven los fundamentalismos ni los prejuicios cuando hay un rumbo al que todos apuntamos. El 26 de diciembre debemos recordarlo como el día en que la actitud y la pasión primaron junto a la música. Excelente manera de despedir el año para empezar 2016 de manera más auspiciosa. ‘Last Show’ fue solo un nombre escogido para el evento. Por nosotros, que se vengan muchos más.

Escrito por: Claudio Miranda
Fotos por: Diego Pino




  
Dejar un comentario
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook
  • Disqus Com Disqus

No hay comentarios :


Galerías

[-Galería][threecolumns]

Especiales

[-Especiales][grids]

Entrevistas

[-Entrevista][bleft]

Info de Concierto

[-Info de concierto][bleft]